La crisis de los misiles cubanos.

crisis de los misiles en Cuba
Una caricatura que representa a Kennedy y Jruschov en desacuerdo durante la crisis de los misiles cubanos

La crisis de los misiles cubanos se desarrolló durante dos semanas en octubre de 1962, luego del descubrimiento de misiles soviéticos con capacidad nuclear en la isla de Cuba, frente a las costas de los Estados Unidos. La presencia de estos misiles dio a la Unión Soviética la capacidad de "primer ataque" y el gobierno estadounidense estaba decidido a forzar su retirada. El enfrentamiento que siguió acercó a las dos superpotencias a la guerra y al conflicto nuclear que en cualquier otro momento de la Guerra Fría.

Misiles descubiertos

En octubre 14th 1962, un estadounidense Avión espía U-2 completó una carrera relativamente rutinaria sobre la isla de Cuba, tomando fotografías de reconocimiento desde una altitud de 12 millas.

Cuando se desarrolló la película, reveló evidencia de misiles ensamblados y erigidos en suelo cubano. Los analistas militares y de la CIA los identificaron como misiles balísticos de medio alcance soviéticos, capaces de transportar ojivas nucleares.

La presencia de estas armas en la vecina Cuba significó que los soviéticos pudieran lanzar ataques en lugares del sur y este de Estados Unidos. Esto le daría a la Unión Soviética una capacidad de primer ataque, dando a ciudades como Washington DC, Nueva York y Filadelfia solo unos minutos de advertencia.

La respuesta de Kennedy

crisis de los misiles en Cuba
EXCOMM se reúne en la Casa Blanca durante la crisis de los misiles cubanos

Presidente John F. Kennedy fue informado sobre los misiles cuatro días después (18 de octubre). Al final del día, Kennedy había formado un 'comité ejecutivo' (EXCOMM), un equipo de 13 personas para monitorear y evaluar la situación y formular opciones de respuesta. Los miembros de EXCOMM incluían al vicepresidente Lyndon Johnson, el hermano de Kennedy, Robert, el secretario de defensa Robert McNamara y otros asesores del ejército y del Departamento de Estado.

Durante los siguientes días, Kennedy y EXCOMM sopesaron sus opciones. Estuvieron de acuerdo en que Estados Unidos no podía tolerar la presencia de misiles soviéticos en Cuba. También se descartó la presión diplomática sobre los soviéticos para que retiren los misiles.

El consejo de EXCOMM sugirió que los soviéticos responderían mal al lenguaje o acciones beligerantes. Una oferta de intercambio, como la retirada o el desmantelamiento de las bases de misiles estadounidenses en Europa, podría hacer que la administración Kennedy pareciera débil, dándole a los rusos una victoria propagandística. Los jerarcas militares de Kennedy recomendaron un ataque aéreo para destruir los misiles, seguido de una invasión terrestre de Cuba para eliminar Fidel Castro y su regimen.

Kennedy, ahora más cauteloso con los consejos militares desde la fallida invasión de Bahía de Cochinos a Cuba, quería evitar un enfrentamiento militar con la Unión Soviética. En cambio, autorizó un bloqueo naval de la isla. Estados Unidos trazaría una línea firme alrededor de Cuba mientras buscaba evitar acciones hostiles que pudieran desencadenar una guerra nuclear.

Cuarentena

crisis de los misiles en Cuba
Kennedy se dirige a la nación por televisión en octubre 1962

El 22 de octubre, Kennedy se dirigió a la nación por televisión anunciando una “cuarentena” de la isla cubana. También dijo que su administración consideraría cualquier ataque con misiles lanzado desde Cuba como un ataque de la URSS, que requiere una respuesta total de represalia.

Líder soviético Nikita Khrushchev describió la cuarentena de Kennedy como una "acción pirata" e informó a Kennedy por telegrama que los barcos soviéticos la ignorarían. Kennedy le recordó a Khrushchev que la presencia de misiles soviéticos en Cuba violaba una promesa anterior del gobierno soviético.

Según las órdenes de Kennedy, los buques de guerra de la Armada de los Estados Unidos iniciaron la cuarentena de Cuba. Permitieron el paso de algunos cargueros pequeños, pero detuvieron a los buques más grandes para inspeccionarlos y no encontraron equipo militar. Mientras tanto, los U-2 estadounidenses continuaron sus misiones sobre Cuba, volando cada dos horas. Estos sobrevuelos no informaron de ninguna pausa o desaceleración en el montaje de misiles soviéticos.

La guerra parece inevitable

No hubo cambios en la situación después de cuatro días de cuarentena. Con la cuarentena sin efecto, Kennedy fue presionado por sus generales para ordenar un ataque aéreo, con el fin de destruir los misiles antes de que entraran en funcionamiento.

En este punto, un enfrentamiento militar entre Estados Unidos y la URSS parecía casi inevitable, lo que generó temores sobre un posible intercambio nuclear. Todos los niveles del gobierno organizaron apresuradamente medidas de defensa civil, como refugios antiaéreos públicos. En la mayoría de los casos, estos eran capaces de albergar apenas a un tercio de la población.

Algunos ciudadanos construyeron sus propios refugios y almacenaron alimentos enlatados y otras necesidades. Muchos se reunieron en oración en sus iglesias locales. Otros empacaron sus pertenencias y se tomaron largas vacaciones con familiares en áreas remotas donde era menos probable que cayeran misiles nucleares. En la Rusia soviética, la censura de la prensa significaba que la mayoría de los ciudadanos desconocían en gran medida la crisis que se estaba desarrollando en el Caribe.

Punto muerto roto

crisis de los misiles en Cuba
Un mapa americano que muestra ubicaciones conocidas de instalaciones de misiles soviéticos en Cuba

La guerra se evitó y el estancamiento se rompió mediante una serie de acontecimientos durante dos días.

El 25 de octubre, Adlai Stevenson, el embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, confrontado al embajador soviético en el Consejo de Seguridad con evidencia fotográfica de los misiles cubanos. Dadas sus negativas anteriores, esto expuso públicamente la deshonestidad soviética durante la crisis.

Por esta época, la Casa Blanca también recibió una oferta secreta para resolver la crisis, que un agente soviético pasó a un reportero de Washington. El 26 de octubre, el Departamento de Estado de EE. UU. Recibió una carta larga y laberíntica, supuestamente de Khrushchev. Esta carta prometía retirar los misiles cubanos, siempre que Estados Unidos se comprometiera a nunca atacar ni invadir Cuba.

Un mensaje de seguimiento propuso un intercambio más directo: la eliminación de los misiles cubanos, a cambio de la eliminación de los misiles estadounidenses Júpiter de Turquía e Italia. Kennedy estuvo de acuerdo con esto, siempre que el trato no se hiciera público.

El arreglo se finalizó en la noche del 27 de octubre, aunque casi fracasó después de que un U-2 estadounidense fuera derribado sobre Cuba por un misil tierra-aire soviético. Kennedy resistió la presión considerable de sus generales para tomar represalias. Más tarde se supo que los soviéticos en Cuba habían disparado contra el U-2 sin autorización de Moscú.

Importancia

La crisis de los misiles cubanos fue posiblemente el punto "más caliente" de la Guerra Fría. Fue lo más cerca que ha estado el mundo de una guerra entre Estados Unidos y la URSS, una guerra nuclear y la aniquilación. También fue un ejemplo clásico de política arriesgada de la Guerra Fría. Como señaló el secretario de Estado de Estados Unidos, Dean Rusk, hacia el final de la crisis, “estábamos cara a cara y el otro parpadeó”.

La información revelada años después sugirió que la crisis podría haberse deteriorado fácilmente en un intercambio nuclear. Varios oficiales militares soviéticos fueron autorizados a usar armas nucleares por su propia cuenta, lo que hizo que el delicado manejo de la crisis por parte de Kennedy fuera aún más juicioso.

Los oficiales soviéticos en Cuba estaban equipados con alrededor de 100 armas nucleares tácticas, así como la autoridad para usarlas en caso de ataque. Fidel Castro, convencido de que una invasión estadounidense de Cuba era inminente, instó tanto a Jruschov como a los comandantes soviéticos en Cuba a lanzar un ataque preventivo contra Estados Unidos. Y durante la cuarentena naval, un destructor estadounidense lanzó cargas de profundidad sobre un submarino soviético que, sin el conocimiento de los estadounidenses, estaba armado con un misil nuclear de 15 kilotones y la autoridad para lanzarlo.

A raíz de la crisis, los soviéticos reorganizaron su estructura de mando y sus protocolos de lanzamiento nuclear para garantizar que los oficiales militares no se lanzaran sin la autorización explícita de Moscú. La Casa Blanca y el Kremlin también instalaron una "línea directa", un enlace telefónico entre los dos líderes, para garantizar la comunicación directa en una emergencia similar.

“La suerte estaba echada cuando el presidente se reunió con su Comité Ejecutivo en el Salón Oval a las 2.30 pm. Fue una sesión larga y, hacia el final, inesperadamente amarga. Las opciones que se le presentaron a Kennedy esa tarde fueron dos: comenzar con el bloqueo naval y, si es necesario, ascender en la escala de respuestas militares, peldaño a peldaño; o comenzar con un ataque aéreo y luego pasar casi con certeza a una invasión a gran escala de Cuba ... El presidente hizo una pausa grave antes de decir lo que pensaba. Dijo que prefería comenzar con una acción limitada. Sentía que un ataque aéreo era la forma incorrecta de empezar ... Kennedy todavía esperaba una maniobra soviética contra Berlín, pase lo que pase en Cuba ".
Elie Abel, periodista

misiles cubanos de la guerra fría

1 La crisis de los misiles cubanos se desarrolló en octubre 1962, luego del descubrimiento por parte de aviones espías estadounidenses de sitios de misiles soviéticos que se instalaron en la cercana Cuba.

2. Los misiles en Cuba dieron a la Unión Soviética una capacidad de "primer ataque". No dispuesto a tolerar esto, el presidente Kennedy formó un comité para orquestar su destitución.

3. Considerando todas las opciones, desde la presión diplomática hasta un ataque aéreo o una invasión, EXCOMM estableció una “cuarentena” naval de todos los barcos soviéticos que navegaban hacia Cuba.

4 La crisis cubana y el bloqueo de los Estados Unidos conllevaron un riesgo significativo de confrontación militar entre los Estados Unidos y la URSS, con el consiguiente riesgo de guerra nuclear.

5 La crisis finalmente se resolvió mediante un acuerdo secreto, en el que los soviéticos retiraron los misiles cubanos a cambio de la retirada de los misiles estadounidenses Júpiter de Turquía e Italia.

fuentes de la guerra fría

Una evaluación de la CIA de la situación en Cuba (agosto 1962)
Un informe de la CIA sobre la acumulación militar en Cuba (septiembre 1962)
Informe estadounidense dice que los misiles soviéticos en Cuba son poco probables (septiembre 1962)
Los primeros informes de misiles balísticos soviéticos en Cuba (octubre 1962)
Una evaluación estadounidense de la amenaza de misiles soviéticos en Cuba (octubre 1962)
Kennedy y asesores discuten los misiles cubanos (octubre 1962)
Kennedy anuncia una cuarentena naval de Cuba (octubre 1962)
Castro responde al bloqueo de Kennedy (octubre de 1962)
Adlai Stevenson se enfrenta a Zorin en la ONU (octubre 1962)
Carta de Khrushchev a Kennedy pidiendo una resolución (octubre de 1962)
Delegados de EE. UU. Y la URSS debaten la crisis en la ONU (octubre 1962)
Discurso alternativo de Kennedy que anuncia un ataque (octubre de 1962)
Los misiles de octubre (Película 1974)
Trece días (Película 2000)
Robert McNamara reflexiona sobre la crisis de los misiles cubanos (2003)

Información de citas
Titulo: "La crisis de los misiles cubanos"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/cuban-missile-crisis/
Fecha de publicación: 25 de septiembre 2020
Fecha accesada: 17 de septiembre 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.