Golpes de guerra fría y guerras de poder

guerras de poder de golpe de guerra fría
Una interpretación de dibujos animados de pequeños conflictos de poder durante la Guerra Fría

Estados Unidos (EE.UU.) y la Unión Soviética (URSS) no entraron en guerra entre 1945 y 1991. En cambio, ambas superpotencias ejercieron poder e influencia global manipulando a naciones más pequeñas. Lo hicieron de muchas maneras: a través de la diplomacia, tratados y alianzas, proporcionando ayuda o acuerdos comerciales y suministrando armas, equipo militar y entrenamiento. Ambas superpotencias también estuvieron involucradas en numerosos golpes de estado y guerras por poderes. Durante la Guerra Fría, varios líderes elegidos democráticamente fueron reemplazados por gobiernos títeres, juntas militares o dictadores.

Una era de interferencia extranjera

La interferencia extranjera se convirtió en un sello distintivo de la era pasada de la Segunda Guerra Mundial, incluso en sus primeros meses. La interferencia política soviética en las naciones de Europa oriental fue un factor que contribuyó a la Guerra Fría y a la formación de una Cortina de Hierro separando Europa Oriental y Occidental.

A fines de la década de 1940, Estados Unidos ofreció apoyo e incentivos para dar forma al futuro político de las naciones más pequeñas. Estos incluían promesas de reconocimiento y respaldo políticos, promesas de ayuda financiera (como la plan Marshall), tratados bilaterales y multilaterales, acuerdos económicos y comerciales, y suministro de entrenamiento militar, armas y equipo.

Sin embargo, no se pudo comprar a algunos gobiernos y políticos. Cuando los líderes políticos estaban decididos a adoptar políticas socialistas o nacionalistas, Estados Unidos adoptó medidas punitivas, como embargos comerciales o la suspensión de la ayuda. Cuando esto falló, los agentes de la CIA a menudo tenían la tarea de provocar lo que hoy se conoce como “cambio de régimen”. Lo hicieron identificando enemigos del gobierno o posibles líderes golpistas y luego proporcionándoles fondos, armas, inteligencia y respaldo político. Estos agentes estadounidenses rara vez participaron directamente en golpes de estado o asesinatos, pero ciertamente contribuyeron a su éxito.

Golpes de estado y guerras de poder

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos y sus aliados apoyaron los golpes de estado, los intentos de golpe o las insurgencias de la Guerra Fría en varios lugares. Los países que sufrieron cambios de régimen relacionados con la Guerra Fría incluyeron al Tíbet (1950), Irak (1958), Cuba (1960), Bolivia (1970), Uganda (1971), Argentina (1976), Pakistán (1977), Afganistán (1978), Irán (1979), República Centroafricana (1979) y Turquía (1980).

Además, tanto los Estados Unidos como la URSS estuvieron involucrados en guerras civiles en Malaya (1948-60), Laos (1953-1975), Camboya (1967-75) Etiopía (1974-91), Líbano (1975-90) y El Salvador (1980-92).

Durante la Guerra Fría, Washington envió tropas estadounidenses a Vietnam (1965-75), República Dominicana (1965), Líbano (1982), Granada (1983) y Panamá (1989). Algunos de estos golpes e intervenciones de la Guerra Fría se describen brevemente a continuación.

Irán (1953)

golpe de la guerra fría de Irán
Escenas del golpe iraní de 1953

Irán es una nación del Medio Oriente, ubicada entre Turquía, Irak, Afganistán, Pakistán y el Golfo Pérsico. Sus ricas reservas de petróleo hicieron de Irán un aliado codiciado, incluso antes del estallido de la Guerra Fría.

Las fuerzas británicas y soviéticas invadieron Irán durante la Segunda Guerra Mundial, prometiendo restaurar su soberanía e independencia más tarde. Sin embargo, las tropas soviéticas violaron este acuerdo y permanecieron instaladas en el norte de Irán después de la guerra. Los soviéticos intentaron diseñar la desintegración de Irán, creando repúblicas pro-Moscú y fomentando una guerra civil. Las fuerzas soviéticas no se retiraron hasta mediados de 1946, bajo la presión de Estados Unidos. Muchos nacionalistas iraníes siguieron siendo amigos de Moscú y hostiles a Gran Bretaña y Estados Unidos.

En 1951, el nuevo primer ministro de Irán, Mohammed Mossadegh, nacionalizó la industria petrolera del país, que había sido desarrollada y pertenecía a intereses británicos. Gran Bretaña respondió bloqueando las compras de petróleo iraní, una medida que desencadenó una crisis económica y política en Irán. Temiendo que Mossadegh pudiera alinearse con la Unión Soviética, Estados Unidos y Gran Bretaña comenzaron a planear su destitución.

A principios de 1953, la CIA lanzó la Operación Ajax, una campaña para desacreditar a Mossadegh y forzar su destitución por parte del monarca reinante de Irán, el Sha. Esto culminó con el derrocamiento de Mossadegh en agosto de 1953 golpe de Estado. El Sha se convirtió en el gobernante político de Irán y en su jefe de estado. El Sha de Irán siguió siendo un aliado incondicional de Occidente en el Medio Oriente, aunque sufrió una creciente impopularidad dentro de su propio país. El propio Shah fue derrocado por una revolución islamista en 1979 y el control del país pasó al El ayatolá Jomeini.

Guatemala (1954)

guerra fría de guatemala
Castillo Armas (derecha), el dictador militar de Guatemala de 1954

Guatemala es una pequeña nación centroamericana, intercalada entre México y Honduras. Entre 1931 y octubre de 1944, Guatemala fue gobernada por Jorge Ubico, un líder dictatorial con inclinaciones proestadounidenses. Ubico dio rienda suelta a las empresas estadounidenses en Guatemala, lo que provocó bajos salarios y maltrato a los trabajadores locales.

En octubre de 1944, Ubico fue derrocado por un golpe dirigido por estudiantes y trabajadores descontentos. Juan José Arévalo, un profesor filósofo de mentalidad liberal, fue elegido presidente del país. Arévalo implementó una serie de reformas sociales, denominadas “socialismo espiritual”. Se ampliaron los derechos de voto y se garantizaron los derechos civiles; se crearon programas de educación y alfabetización; mientras se aprobaron leyes para proteger los derechos de los trabajadores.

En 1952, el sucesor de Arévalo, Jacobo Arbenz, inició un programa de reforma agraria, confiscando más de un millón de acres de tierras agrícolas. El mayor perdedor de estas reformas fue la United Fruit Company, de propiedad estadounidense, que durante mucho tiempo se había beneficiado de las importaciones de bananos guatemaltecos baratos. En 1953, la CIA comenzó a entrenar y abastecer a exiliados guatemaltecos. Invadieron el país en junio de 1954, respaldados por el apoyo aéreo de Estados Unidos. Arbenz se vio obligado a dimitir y huir, dejando el gobierno en manos de militares dirigidos por Castillo Armas.

Guatemala estuvo gobernada por juntas militares durante el resto de la Guerra Fría. Sus líderes dieron marcha atrás a las reformas de 1945-54, prohibieron los partidos políticos, rechazaron las elecciones libres y utilizaron al ejército para perseguir, encarcelar y ejecutar a los disidentes políticos. A pesar de sus violaciones a los derechos humanos, la junta militar de Guatemala continuó recibiendo respaldo y fondos de líderes estadounidenses, particularmente Ronald Reagan.

República Dominicana (1961-65)

Guerra Fría República Dominicana
Un levantamiento popular en la República Dominicana, antes de la intervención de los Estados Unidos.

La República Dominicana es una pequeña nación del Caribe. Como su vecina Cuba, la República fue fuertemente influenciada por Estados Unidos.

Entre 1930 y 1961, la República Dominicana fue gobernada por el hombre fuerte respaldado por Estados Unidos, Rafael Trujillo. Aunque proclamó un compromiso con la libertad y la democracia, Trujillo fue un dictador asesino que eliminó la oposición dondequiera que surgiera. Como otros déspotas latinoamericanos, Trujillo conservó el apoyo de Estados Unidos explotando los temores de la Guerra Fría.

A fines de la década de 1950, la oposición internacional al régimen de Trujillo era intensa. En noviembre de 1960, los secuaces de Trujillo asesinaron a las hermanas Mirabal, tres mujeres involucradas en la oposición a su gobierno. Presidente entrante de Estados Unidos John F. Kennedy no estaba dispuesto a correr el riesgo de vergüenza internacional manteniendo el apoyo al dictador dominicano. Kennedy recortó la ayuda a Trujillo e impuso sanciones económicas a República Dominicana.

En mayo de 1961, Trujillo fue asesinado por rebeldes con cierto apoyo de la CIA. La República celebró sus primeras elecciones democráticas en 1962, pero sucumbió a tres años de luchas de poder e inestabilidad política. El presidente estadounidense Lyndon Johnson ordenó 20,000 soldados estadounidenses en la República Dominicana en abril de 1965, supuestamente para sofocar una revolución comunista. A fines de 1966, el país estaba en manos de Joaquín Balaguer, antiguo aliado de Trujillo. Balaguer gobernó durante gran parte de las siguientes tres décadas, empleando tácticas similares a Trujillo y recibiendo apoyo y ayuda de Washington.

Brasil (1964)

golpe de guerra fría brasil
Los tanques ingresan a las calles de la ciudad brasileña durante el golpe 1964

En 1964, Estados Unidos orquestó un golpe de Estado en Brasil, la nación más grande de América del Sur.

Brasil había luchado con los aliados durante la Segunda Guerra Mundial, recibiendo equipo militar estadounidense y una considerable ayuda financiera. Los brasileños utilizaron esta ayuda para industrializar y reactivar su economía subdesarrollada. Durante los últimos años de la década de los cuarenta y los cincuenta, Brasil siguió siendo un firme aliado de Estados Unidos, prohibiendo los partidos comunistas y firmando un tratado militar con Washington (1940).

Los gobiernos brasileños posteriores, sin embargo, adoptaron un curso diferente. La formación de la petrolera Petrobras le dio al gobierno brasileño el monopolio de las considerables reservas de petróleo del país. El presidente Joao Goulart (1961-64) fue un izquierdista moderado que implementó reformas democráticas, aumentó el gasto en educación e intentó gravar a las empresas extranjeras que comerciaban en Brasil. Goulart y sus predecesores también reconocieron y negociaron con el República Popular de China y Régimen de Castro en Cuba.

Estas políticas causaron consternación entre los conservadores brasileños y en Washington DC. A principios de 1964, la CIA comenzó a apoyar a grupos anti-Goulart y a promover disturbios públicos contra su gobierno. Los oficiales brasileños tomaron el poder a principios de abril de 1964, lo que obligó a Goulart a exiliarse en Uruguay. Los militares gobernaron Brasil durante las siguientes dos décadas, asistidos por el respaldo político y la ayuda financiera estadounidenses.

República Democrática del Congo (1965)

La República Democrática del Congo es una nación centroafricana. En 1945 tenía una población de alrededor de 11 millones. Antiguamente una colonia belga, el Congo se independizó en junio de 1960.

Su primer primer ministro elegido democráticamente, Patrice Lumumba, era un anticolonialista que buscaba reducir la influencia occidental en su país. Frente a la oposición del ejército congoleño controlado por Bélgica, Lumumba buscó ayuda y armas de la Unión Soviética. Sin embargo, estas comunicaciones fueron vigiladas por agentes estadounidenses, y Washington se preocupó de que los grandes depósitos de cobre y uranio del Congo cayeran en manos soviéticas.

Los oficiales militares belgas y los operativos de la CIA comenzaron a trabajar juntos para derrocar a Lumumba. Participaron en su arresto, tortura y ejecución en enero de 1961. En noviembre de 1965, un golpe de Estado llevó al poder al general Joseph Mobutu en el Congo. Mobutu gobernaría como dictador militar durante más de tres décadas. Abolió el cargo de primer ministro, prohibió todos los partidos políticos menos el suyo y utilizó sus fuerzas armadas para eliminar a los grupos de oposición. Washington mantuvo su respaldo a Mobutu, a pesar de su gobierno violento y antidemocrático.

África del Sur

La Guerra Fría también dio forma al desarrollo político de los países africanos al sur del Ecuador. La nación más poderosa y próspera del continente fue Sudáfrica, una ex colonia británica que obtuvo la independencia en 1910. Desde 1948, Sudáfrica fue gobernada por los nacionalistas, un partido minoritario blanco comprometido con un programa de segregación racial que llamó segregación racial. En 1950, el régimen nacionalista aprobó la Ley de supresión del comunismo.

Sobre esta superficie, esta legislación faculta al gobierno para eliminar la amenaza que representa el comunismo en Sudáfrica. En realidad, se utilizó para aplastar la oposición a segregación racial y silenciar a líderes como Nelson Mandela. Aunque muchos en los países occidentales se opusieron segregación racial por motivos morales, Sudáfrica siguió siendo un importante aliado de la Guerra Fría.

En Angola, país de África occidental, las potencias de la Guerra Fría apoyaron a las facciones rivales en una sangrienta guerra civil que estalló en 1975. El Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), respaldado por los soviéticos y cubanos, controlaba la mayor parte de Angola en 1980, lo que obligó a la retirada. de tropas americanas y sudafricanas. Mozambique también fue paralizado por una guerra civil (1977-92) donde las fuerzas opuestas fueron respaldadas por protagonistas de la Guerra Fría.

La China comunista se involucró fuertemente en África en la década de 1960, forjando vínculos comerciales, construyendo grandes proyectos de infraestructura y ferrocarriles, y suministrando armas y equipos a los movimientos de liberación en todo el continente.

Chile (1973)

golpe de estado de la guerra fría de chile
Augusto Pinochet, líder del golpe de estado 1973 de septiembre en Chile

Una de las guerras frías más infames. golpes de estado ocurrió en la nación sudamericana de Chile. Neutral durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Chile luego se alineó con Estados Unidos, firmando tratados de ayuda financiera (1947) y asistencia militar (1952).

Esta alianza se vio amenazada por el surgimiento de Salvador Allende, un socialista moderado que se había desempeñado como ministro en gobiernos anteriores. Allende se presentó varias veces a la presidencia chilena, acercándose a la victoria en 1958. Esto hizo sonar las alarmas en Washington, lo que llevó a una campaña de propaganda financiada por la CIA para socavar y desacreditar a Allende. Cuando Allende fue elegido presidente en 1970, los agentes de la CIA comenzaron a sobornar a los políticos chilenos y a agitar por un golpe militar.

Durante su corto tiempo en el poder, Allende inició proyectos de reforma agraria, autorizó el levantamiento de salarios y aumentó el gasto en salud y educación. También abrió relaciones diplomáticas con naciones comunistas, incluidas Cuba, China y Corea del Norte. Lo que más preocupaba a Washington era el plan de Allende de nacionalizar las industrias chilenas, incluidas varias minas de cobre de propiedad estadounidense. El presidente estadounidense Richard Nixon ordenó a sus asesores que “hicieran gritar a la economía [chilena]”, lo que provocó boicots y embargos económicos y la suspensión de la ayuda exterior.

El 11 de septiembre de 1973, militares chilenos respaldados por la CIA derrocaron a Allende. Su gobierno fue reemplazado por una dictadura militar represiva encabezada por el general Augusto Pinochet. En los primeros meses del gobierno de Pinochet, más de 40,000 chilenos fueron arrestados y hasta 5,000 desaparecieron o fueron asesinados. El régimen de Pinochet fue apoyado por Estados Unidos hasta 1976, cuando sus abusos contra los derechos humanos fueron expuestos al mundo.

Nicaragua (1979)

guerra fría de nicaragua
Un mitin sandinista en Nicaragua

La pequeña nación centroamericana de Nicaragua se encuentra entre Honduras y Costa Rica. Nicaragua obtuvo su independencia de los españoles en 1821. A esto le siguieron décadas de agitación política y cambios de gobierno. Durante este período, el gobierno de Estados Unidos y los intereses comerciales estadounidenses ejercieron una influencia considerable sobre el país.

Entre 1927 y 1979, Nicaragua fue gobernada por miembros de la familia Somoza, cuya lealtad a Washington y a los capitalistas estadounidenses solo fue igualada por su codicia y corrupción. Hacia el final de su reinado, los Somoza valían casi mil millones de dólares, mientras que Nicaragua seguía siendo una de las naciones más pobres del mundo.

La elección de Jimmy Carter en 1976 provocó un cambio en la política estadounidense y la retirada del apoyo a la dinastía Somoza. En julio de 1979, Nicaragua fue tomada por el Frente Sandinista, un movimiento guerrillero socialista inspirado por la revolución de Castro en Cuba.

Cuando Ronald Reagan asumió el cargo en 1981, condenó a los sandinistas por sus vínculos con Cuba y la Unión Soviética. Bajo la Doctrina Reagan, se ordenó a la CIA organizar, entrenar y armar una fuerza contrarrevolucionaria para tomar el poder en Nicaragua. Entre 1982 y 1984 la CIA entregó más de 50 millones de dólares a estos contrarrevolucionarios, conocidos como los Contras. Cuando el Congreso de Estados Unidos rechazó nuevos pagos a la Contra, la administración de Reagan recaudó fondos vendiendo armas a Irán, a pesar de que este último estaba en manos de fundamentalistas islámicos.

El asunto Irán-Contra, como se conoció, escandalizó a la administración Reagan, aunque gran parte de la culpa recayó en los subordinados de Reagan. Los Contras llevaron a cabo una guerra de guerrillas contra el gobierno sandinista durante casi una década, cometiendo cientos de asesinatos y otros abusos contra los derechos humanos.

Grenada (1983)

guerra fría granada
Soldados estadounidenses arrestan a presuntos marxistas en Granada, 1983

Una de las intervenciones estadounidenses más controvertidas de la Guerra Fría ocurrió en Granada. Granada, una pequeña nación insular al norte de Trinidad y Venezuela, tenía una población de menos de 100,000 habitantes. Durante casi dos siglos había sido una colonia británica. Granada siguió siendo un estado miembro de la Commonwealth británica después de que se le concediera la independencia en 1974.

En marzo de 1979, el gobierno de Granada fue tomado por un grupo marxista moderado, el New Jewel Movement (NJM), dirigido por Maurice Bishop. En octubre de 1983, elementos de línea dura del NJM, descontentos con la falta de progreso socialista en Granada, arrestaron y ejecutaron a Bishop. El nuevo régimen declaró la ley marcial y buscó la ayuda de la Cuba de Castro.

Temiendo que Granada se convirtiera en un peón de Moscú y La Habana, y en una posible parada de reabastecimiento de combustible para los aviones cubanos que transportaban mercenarios a Centroamérica, Ronald Reagan decidió actuar. Días después del golpe de octubre de 1983, Reagan ordenó la entrada de más de 7,000 soldados estadounidenses en Granada, con el pretexto de proteger a los ciudadanos estadounidenses y otros civiles. Reagan dio esta orden sin la aprobación o conocimiento del primer ministro británico. Margaret Thatcher, a pesar de que Granada es una nación de la Commonwealth británica.

Los desembarcos de Estados Unidos en Granada provocaron indignación en todo el mundo. Un total de 108 estados miembros de las Naciones Unidas condenaron la invasión de Granada, calificándola de “una flagrante violación del derecho internacional”. Los críticos afirmaron que Reagan ordenó la invasión por publicidad, buscando una fácil victoria militar sobre un régimen comunista en América Latina. Las fuerzas estadounidenses se retiraron en diciembre de 1983 después de sacar al NJM del poder e instalar un gobierno pro-estadounidense.

guerra fría guerras de poder

1 Estados Unidos y la URSS no entraron en guerra entre 1945 y 1991, sin embargo, ambas superpotencias utilizaron sus activos y agencias para influir en el desarrollo político de los países más pequeños.

2. Ambas superpotencias financiaron grupos y movimientos políticos "amistosos", mientras financian, suministran u orquesta golpes de estado para eliminar gobiernos o líderes "hostiles".

3. Las superpotencias también estuvieron involucradas en las llamadas "guerras de poder", conflictos en los que abastecieron y apoyaron a un lado, sin que las tropas estadounidenses o soviéticas estuvieran directamente involucradas.

4. Los agentes estadounidenses de la CIA fueron particularmente activos en la organización y financiación de golpes de estado anticomunistas, como la destitución de Salvador Allende por Augusto Pinochet en Chile en septiembre de 1973.

5. Estos golpes de Estado, guerras por poderes y la intromisión extranjera a menudo tuvieron efectos devastadores para los lugareños, llevando al poder a líderes que eran antidemocráticos, dictatoriales, brutales y corruptos.

Información de citas
Titulo: "Golpes de la Guerra Fría y guerras por poderes"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/coups-proxy-wars/
Fecha de publicación: 20 de septiembre de 2020
Fecha accesada: 22 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.