Cuba bajo Castro

Cuba Castro
Un mapa de Cuba, que muestra su proximidad al estado estadounidense de Florida

La nación insular de Cuba fue otra fuente importante de tensiones de la Guerra Fría. Cuba, vecina cercana de los Estados Unidos, está ubicada a menos de 100 millas al sur de Florida. Aunque nominalmente independiente, Cuba durante décadas dependió del apoyo político del gobierno de Estados Unidos y de los intereses comerciales estadounidenses, lo que apuntaló su pequeña economía. Esta relación colapsó en 1959 cuando un grupo de revolucionarios de izquierda tomó el poder en Cuba. Su líder, el franco y carismático. Fidel Castro, predicó el antiimperialismo y prometió una vida mejor para el pueblo cubano. Así como el Revolución china permitió que el comunismo echara raíces en Asia, la Revolución Cubana lo llevó al propio patio trasero de Estados Unidos. Washington se negó a reconocer o tratar con el gobierno revolucionario de Cuba. Como consecuencia, Castro recurrió a la Unión Soviética en busca de apoyo. Esta alianza dio lugar a la crisis de los misiles cubanos de 1962, probablemente el enfrentamiento entre superpotencias más peligroso de la Guerra Fría.

Cuba es la más grande de la cadena de islas de las Indias Occidentales, ubicada en el Mar Caribe. Está cerca del continente de los Estados Unidos, una pequeña franja de agua que separa la capital cubana, La Habana, de Key West, Florida. Cuba fue colonizada por exploradores españoles a principios del siglo XVI. Sus campos de caña de azúcar, trabajados por un ejército de esclavos importados de África occidental, generaron enormes ganancias para el Imperio español durante el siglo XIX. En la segunda mitad del siglo XIX, Cuba fue devastada por levantamientos y movimientos independentistas. La independencia cubana finalmente se aseguró en 1500, durante una guerra entre Estados Unidos y España. Las fuerzas estadounidenses ocuparon Cuba mientras se elaboraban una constitución y un gobierno. Cuando se finalizó la constitución en 19, a Washington se le dio la autoridad constitucional para intervenir en los asuntos cubanos. Estados Unidos también recibió una estación naval permanente en la Bahía de Guantánamo, en el sureste de la isla. Cuba obtuvo su independencia en mayo de 1800, pero su gobierno y su economía siguieron dependiendo del apoyo estadounidense.

batista cuba
Fulgencio Batista, el corrupto líder cubano de los 1950

En marzo de 1952, un oficial cubano, el general Fulgencio Batista, encabezó un golpe militar que tomó el control de la isla. El golpe de Batista impidió la elección del nacionalista de izquierda Roberto Agramonte, que lideraba las encuestas presidenciales. El régimen de Batista justificó sus acciones basándose en temores de la Guerra Fría, afirmando que era necesario un golpe de estado para frustrar la subversión comunista. Batista contaba con el apoyo y el reconocimiento de Estados Unidos, que entonces se encontraba en las garras del McCarthyism. Sin embargo, Batista estaba menos preocupado por suprimir el comunismo que por consolidar y expandir su propio poder. Fue reelegido presidente en noviembre de 1954, aunque estas elecciones estuvieron empañadas por amenazas, intimidación, abstencionismo generalizado y denuncias de fraude electoral. Los opositores políticos y disidentes fueron amenazados, golpeados, torturados y obligados al exilio; algunos desaparecieron o fueron asesinados por la policía de Batista. Mientras tanto, Batista abrió la economía cubana a más inversiones y turismo estadounidenses. Cuba se convirtió en un virtual estado esclavista, y sus campos de azúcar, minas, pozos petroleros y ranchos eran propiedad de compañías estadounidenses. La capital, La Habana, se convirtió en un patio de recreo para la clase media estadounidense, ansiosa por escapar del conservadurismo de las ciudades estadounidenses. A finales de la década de 1950, La Habana estaba inundada de bares, casinos y burdeles, muchos de ellos dirigidos por mafiosos estadounidenses.

Castro Cuba
Castro y sus hombres entran a La Habana en 1959

La servil aquiescencia de Batista a los intereses extranjeros hizo que millones de dólares estadounidenses fluyeran hacia Cuba, pero la mayoría fue directamente a los bolsillos de las elites cubanas, los compinches del gobierno y el propio Batista. El gobierno gastó poco en infraestructura, vivienda, salud, educación o reformas sociales. Como consecuencia, los niveles de vida de los cubanos comunes y corrientes se estancaron durante la década de 1950. La oposición al régimen de Batista aumentó constantemente. El grupo de oposición más importante estaba dirigido por Fidel Castro, un joven abogado habanero involucrado en la política de izquierda. Indignado por el golpe de Batista, Castro lanzó un movimiento clandestino que almacenó armas, publicó literatura anti-Batista y reclutó a docenas de jóvenes estudiantes y trabajadores descontentos. En julio de 1953, los rebeldes de Castro atacaron una base militar en Santiago de Cuba. Este ataque fracasó y Castro fue arrestado y encarcelado. Liberado gracias a una amnistía general en mayo de 1955, Castro reanudó sus actividades revolucionarias. Viajó al extranjero en busca de asesoramiento y apoyo, reclutando al militante nacido en Argentina. Ernesto 'Che' Guevara. Desde su base montañosa en el este de Cuba, unidades guerrilleras lideradas por Castro y Che lanzaron una serie de ataques guerrilleros contra las fuerzas gubernamentales. A medida que aumentaba la impopularidad entre Batista, también lo hacían los voluntarios preparados para luchar bajo el mando de Castro y atacar al gobierno. En 1958, Cuba se había vuelto casi ingobernable. A finales de diciembre de ese año Batista huyó, dejando la isla con grandes cantidades de dinero en efectivo. Castro entró en La Habana en enero de 1959, proclamando victoria y control del gobierno.

Cuba Castro
Castro se reúne con el vicepresidente estadounidense Richard Nixon en abril 1959

Castro se convirtió en primer ministro y figura dominante del gobierno revolucionario. En las primeras semanas de su gobierno, las intenciones políticas de Castro eran inciertas. Washington y Moscú estaban al tanto de sus afiliaciones pero había dudas sobre el compromiso de Castro con el socialismo. Una vez en el poder, Castro se negó a describirse a sí mismo o a su gobierno como “socialista” o “comunista”. No tenía vínculos con Moscú y no los buscó inicialmente. Según las memorias del líder soviético. Nikita Khrushchev, Moscú "no tenía idea de qué curso político seguiría su régimen [de Castro]... No teníamos contactos oficiales con ninguno de los nuevos líderes cubanos y, por lo tanto, no teníamos nada más que rumores". Algunos en Washington etiquetaron a Castro como una “sandía”, verde por fuera pero roja (comunista) por dentro. Otros lo veían como un oportunista ingenuo que, como Batista antes que él, podía ser comprado y controlado. En las primeras semanas del gobierno de Castro, el nuevo líder cubano buscó vínculos económicos con Washington. Castro visitó EE.UU. en abril y mantuvo una incómoda reunión con el vicepresidente Richard Nixon (el presidente, Dwight Eisenhower, prefirió jugar al golf). Castro propuso una versión latinoamericana del plan Marshall, un programa de reconstrucción cubana financiado con ayuda estadounidense. La Casa Blanca se negó a reconocer el nuevo régimen en Cuba, sin embargo, prefirió esperar y ver qué haría Castro.

Castro y Jruschov
Castro abraza a su nuevo aliado, el líder soviético Nikita Khrushchev

Si bien Castro describió su revolución como “humanista” más que socialista, pronto adoptó políticas socialistas. El régimen de Castro lanzó un programa de reforma agraria, tomando el control de grandes propiedades (aunque con compensación a los propietarios existentes). En 1960 Castro decretó que sólo los cubanos podían comprar tierras cubanas. Firmó un acuerdo comercial con Moscú, intercambiando azúcar y alimentos cubanos por petróleo y productos industriales soviéticos. Castro también se embarcó en un amplio programa de nacionalización, transfiriendo empresas de propiedad privada a manos del gobierno. Las primeras nacionalizaciones se produjeron en la industria minera, dominada por intereses estadounidenses. Después de invertir millones de dólares en la minería cubana, a las empresas estadounidenses se les confiscaron sus tierras, materiales y maquinaria, la mayoría sin compensación. Cuando las refinerías de petróleo estadounidenses en Cuba se negaron a procesar el petróleo comprado a la Unión Soviética, Castro respondió nacionalizando las refinerías (junio de 1960). En total, se confiscaron más de 600 empresas de propiedad estadounidense. Castro también limpió las zonas más sórdidas y los barrios rojos de La Habana. Los gánsteres estadounidenses fueron expulsados ​​de la ciudad, sus casinos y burdeles cerrados, sus secuaces encarcelados o llevados a los puertos para deportarlos a Florida.

castro cuba bahía de cerdos
Una portada de Estados Unidos después del fiasco de la Bahía de Cochinos

La toma de capital estadounidense por parte de Castro provocó una respuesta hostil de Washington. En julio de 1960, Eisenhower suspendió las importaciones de 700,000 toneladas de azúcar desde Cuba. Castro respondió nacionalizando las refinerías de azúcar estadounidenses, así como las compañías telefónicas y eléctricas estadounidenses. En octubre, el gobierno de Estados Unidos prohibió todas las exportaciones a Cuba, con excepción de medicamentos y alimentos esenciales. Washington bloqueó todas las importaciones de azúcar cubana en diciembre de 1960. El 3 de enero de 1961, Eisenhower cerró la embajada estadounidense en La Habana y rompió todos los lazos diplomáticos con Cuba. Entre bastidores se estaban desarrollando estrategias más radicales. En marzo de 1960, Eisenhower aprobó un plan secreto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para derrocar a Castro apoyando a las guerrillas contrarrevolucionarias dentro de Cuba. Eisenhower comprometió 13 millones de dólares para la operación. Cuando esto fracasó, la CIA ideó un plan para derrocar a Castro apoyando una invasión anfibia de Cuba por parte de exiliados cubanos. La Operación Zapata, como se la conoció, fue aprobada por Eisenhower y avalada por su sucesor, John F. Kennedy. En abril de 1961, alrededor de 1,500 contrarrevolucionarios, entrenados y abastecidos por la CIA, desembarcaron en Cuba en Bahía de Cochinos. Castro respondió rápidamente a su incursión y los invasores fueron asesinados o capturados en cuatro días. La fallida invasión de Bahía de Cochinos causó una considerable vergüenza a Washington, que había subestimado el apoyo popular a Castro.

El fiasco de Bahía de Cochinos, junto con los complots internos y las amenazas, hicieron que Castro se volviera sospechoso, paranoico e intolerante con la oposición. A finales de 1961 declaró a Cuba un estado socialista de partido único. Se cerraron todos los periódicos, estaciones de radio y televisión que no eran propiedad del gobierno ni estaban controlados por él. Por temor a nuevos ataques de la CIA contra él o su régimen, Castro prohibió a los turistas estadounidenses visitar Cuba. Sus temores probablemente estaban justificados: la Operación Mangosta de la CIA incluyó numerosos complots para asesinar o paralizar al líder cubano, utilizando de todo, desde ataques aéreos de precisión hasta batidos envenenados y cigarros explosivos. Esta artimaña estadounidense acercó aún más a Castro a Moscú. Comenzó a aceptar equipo y experiencia militares soviéticos y consintió en la instalación de misiles balísticos soviéticos en Cuba. Las personas que representaban una amenaza para el régimen de Castro (antiguos aliados de Batista, políticos liberales, académicos y profesores radicales, jefes del crimen organizado) fueron encarceladas indefinidamente y, según informes, algunas fueron torturadas. El régimen de Castro apunta a maricones (homosexuales), declarándolos un grupo subversivo y socialmente disruptivo. Castro también brindó apoyo a otros grupos revolucionarios de izquierda en todo el mundo. Durante los 1960 y 1970, desplegó las tropas cubanas de 300,000 para luchar en guerras civiles y apoyar insurgencias en África, particularmente en Angola y Etiopía.

“Algunas cosas cambiaron drásticamente con la caída del bloque soviético, que eliminó las relaciones comerciales y de ayuda que habían sostenido la economía de Cuba durante tres décadas. Para sobrevivir en el nuevo contexto internacional, el gobierno cubano implementó reformas económicas dramáticas, incluida la apertura a la inversión extranjera, permitiendo algunas formas de empresa privada ... y promoviendo el turismo. Sin embargo, mantuvo el compromiso de preservar algunos de los logros clave de la Revolución, especialmente los sistemas de salud y educación ”.
Aviva Chomsky, historiadora

Para los cubanos comunes y corrientes, la revolución de 1959 tuvo resultados mixtos. El régimen de Castro llegó al poder prometiendo igualdad social y, en muchos aspectos, cumplió esa promesa. Los estratos más pobres de la sociedad cubana se beneficiaron significativamente de las reformas de Castro. El gobierno proporcionó viviendas subsidiadas, electricidad más barata y atención médica y educación gratuitas. En 1961 se enviaron equipos de educadores a zonas campesinas para combatir el analfabetismo; a mediados de la década de 1960, el analfabetismo cubano se había reducido de alrededor del 35 por ciento a menos del cinco por ciento. El Estado-nación de Castro se hizo conocido por su atención médica: Cuba contaba con más médicos per cápita que Gran Bretaña y la mayoría de las demás naciones occidentales. Sin embargo, estas mejoras se concentraron en las ciudades y no fueron uniformes en toda la isla. También hubo un lado mucho más oscuro en el gobierno de Castro. El totalitarismo del régimen y los ataques a opositores políticos, la religión y los homosexuales generaron críticas de grupos de derechos humanos. El colapso del comunismo a finales de los años 1980 provocó una crisis económica y una escasez generalizada de bienes de consumo. En respuesta, Castro permitió cierta liberalización económica y social. En 2008, Castro, ahora de 80 años y con mala salud, pasó la presidencia a su hermano Raúl y se retiró de la vida pública. Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba dieron lugar a conversaciones bilaterales, la reanudación del turismo y la flexibilización de los embargos comerciales. En julio de 2015, Washington y La Habana acordaron restablecer las relaciones diplomáticas, poniendo fin a más de 40 años de guerra fría entre Estados Unidos y Cuba. Fidel Castro murió en noviembre de 2016, tres meses después de cumplir 90 años.

guerra fría cuba

1 Cuba es una nación insular en el Caribe, a menos de 100 millas de los Estados Unidos. Durante el siglo 19, Cuba era una colonia española conocida por su lucrativa producción de azúcar.

2. En 1952, el general Fulgencio Batista lideró un golpe militar que tomó el control de Cuba. El régimen de Batista era pro-estadounidense, corrupto y no logró mejorar la vida de la mayoría de los cubanos.

3. En enero de 1959 Batista fue derrocado por un levantamiento encabezado por Fidel Castro. Estados Unidos, inseguro de la ideología o las intenciones de Castro, se negó a reconocer su nuevo régimen.

4 Castro se embarcó en un programa de nacionalización, confiscando más de 600 compañías estadounidenses. Hubo reformas que beneficiaron al pueblo cubano pero también violencia política y opresión.

5 En abril, 1961, una invasión respaldada por la CIA a través de la Bahía de Cochinos no logró derrocar a Castro. Esto desencadenó una guerra fría prolongada entre los Estados Unidos. Castro también buscó ayuda y apoyo de la Unión Soviética, lo que precipitó la crisis de los misiles cubanos 1962.

fuentes de la guerra fría

El Consejo de Seguridad de la ONU insta a la negociación entre Estados Unidos y Cuba (julio 1960)
El líder soviético Jruschov promete apoyar y defender a Cuba (julio 1960)
Discurso de John F. Kennedy después del fiasco de Bahía de Cochinos (abril de 1961)
Fidel Castro condena la agresión estadounidense contra Cuba (abril 1961)
Fidel Castro: ¿Por qué Estados Unidos odia la revolución cubana? (Febrero 1962)
Una evaluación de la CIA de la situación política, económica y militar en Cuba (agosto 1962)


El contenido de esta página es © Alpha History 2018-23. Este contenido no puede volver a publicarse ni distribuirse sin permiso. Para obtener más información, consulte nuestra Términos y Condiciones de Uso.
Esta página fue escrita por Jennifer Llewellyn y Steve Thompson. Para hacer referencia a esta página, utilice la siguiente cita:
J. Llewellyn & S. Thompson, “Cuba under Castro”, Alpha History, consultado [fecha de hoy], https://alphahistory.com/coldwar/cuba-under-castro/.