El deporte en la guerra fría

deporte de guerra fría
Un cartel de propaganda soviético que enfatiza la fuerza y ​​el estado físico de los atletas soviéticos.

Las tensiones y rivalidades de la Guerra Fría a menudo se desarrollaron en el ámbito deportivo. Al igual que con la tecnología y la exploración espacial, el deporte era un área donde las potencias rivales podían demostrar o afirmar su dominio sin ir a la guerra. Como consecuencia, el deporte en la Guerra Fría a menudo estaba muy politizado.

Competencia

Al igual que la carrera espacial, el deporte era un área donde las naciones podían demostrar su destreza o dominio. Como consecuencia, los países occidentales y las naciones del bloque soviético invirtieron fuertemente en entrenamiento y desarrollo deportivo. Esto fue particularmente cierto en deportes con una competencia internacional significativa.

Los Juegos Olímpicos se convirtieron en un escenario destacado donde se desarrolló esta rivalidad. Como el Nazis en 1936, Las superpotencias de la Guerra Fría buscaron explotar los Juegos Olímpicos para obtener ventajas políticas e ideológicas. Los Juegos Olímpicos albergaron muchos enfrentamientos notables entre combatientes de la Guerra Fría; estos concursos recibieron una atención significativa de los medios y algunos terminaron de manera desordenada o controvertida. Los Juegos Olímpicos también sirvieron como escenario para protestas políticas, como los controvertidos boicots a principios de la década de 1980.

El deporte en la Guerra Fría también podría ser constructivo. El deporte ocasionalmente sirvió como rompehielos. El interés en los deportes proporcionó un terreno común y una oportunidad para que los rivales políticos se comuniquen y forjen mejores relaciones.

Soviets y Juegos Olímpicos

La Unión Soviética (URSS) no compitió en los Juegos Olímpicos de Verano entre las dos guerras mundiales. La URSS fue invitada a asistir a los Juegos Olímpicos de Londres en 1948, pero se negó, aparentemente porque Joseph Stalin le preocupaba que los atletas soviéticos no estuvieran a la altura del estándar mundial.

Moscú lanzó un esfuerzo intensivo para prepararse para los Juegos Olímpicos de 1952 en Helsinki, Finlandia. Esto se validó cuando la Unión Soviética envió a casi 300 atletas a Helsinki y ganó 71 medallas, 22 de ellas de oro.

El enfoque continuo de Moscú en el deporte dio sus frutos en 1956. El equipo soviético dominó los Juegos Olímpicos de Invierno de 1956 en Italia, ganando 16 medallas. Los soviéticos también terminaron en la cima del recuento de medallas en los Juegos Olímpicos de Verano en Melbourne, Australia, ganando 98 medallas (37 de oro). Esta fue la mayor cantidad de medallas ganadas por una sola nación en los Juegos Olímpicos, eclipsando las 74 medallas de Estados Unidos (32 de oro). Los miembros del equipo soviético fueron aclamados como héroes cuando regresaron de Melbourne; 17 fueron galardonados con la prestigiosa Orden de Lenin.

Inversión en deporte

deporte soviético
Póster, "Mejorar el nivel del fútbol soviético"

Moscú continuó invirtiendo fuertemente para asegurar el éxito olímpico. A los atletas que ganaron medallas olímpicas o rompieron récords nacionales o mundiales se les prometieron recompensas en efectivo o recompensas en especie. Las instalaciones deportivas, las academias y los programas de entrenamiento y entrenamiento recibieron una cantidad considerable de fondos estatales. Entre 1960 y 1980, el gobierno soviético invirtió fuertemente en infraestructura deportiva, duplicó el número de estadios y piscinas, y construyó casi 60,000 nuevos gimnasios.

La prensa estatal y la propaganda celebraron a los deportistas exitosos. Se alentó a los ciudadanos comunes a participar en deportes y los programas deportivos se hicieron obligatorios en las escuelas soviéticas. Los esquemas de identificación de talentos detectaron atletas jóvenes prometedores, a quienes se les ofreció entrenamiento o becas financiadas por el estado.

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética se unió a muchas federaciones deportivas internacionales y se volvió competente en varios deportes, incluso aquellos deportes con una historia limitada en Rusia, como el baloncesto, el voleibol y el fútbol (fútbol).

Alemania del Este

Otras naciones comunistas hicieron inversiones similares en el deporte. Alemania del Este (DDR) puso gran énfasis en la destreza deportiva, motivada principalmente por su intensa rivalidad con Alemania Occidental.

Ninguna de las dos alemanas compitió en los Juegos Olímpicos de 1948, mientras que Alemania Oriental boicoteó los Juegos de 1952 después de que el Comité Olímpico Internacional (COI) insistiera en un equipo alemán unificado. Alemania Oriental envió su propio equipo olímpico por primera vez en 1968, cuando sus atletas terminaron en quinto lugar en el medallero, ganando 25 medallas (nueve de oro). Los Juegos Olímpicos de 1972, celebrados en Munich, fueron un triunfo para los alemanes orientales. El equipo DDR compitió en 18 deportes y terminó tercero en el recuento de medallas (40 medallas, 13 de oro), 26 medallas por encima de la nación anfitriona, Alemania Occidental.

A pesar de su población relativamente pequeña de 16 millones, Alemania del Este se convirtió en una de las naciones deportivas más exitosas de las décadas de 1970 y 1980, particularmente en atletismo, natación, remo y gimnasia. El equipo de Alemania Oriental terminó subcampeón en el medallero, detrás de la Unión Soviética, en los Juegos Olímpicos de 1976, 1980 y 1988 (al igual que la URSS, Alemania del Este boicoteó los Juegos de Los Ángeles de 1984). Los alemanes orientales también terminaron primero o segundo en cinco Juegos Olímpicos de Invierno consecutivos.

El programa deportivo de Alemania del Este se vio empañado más tarde por acusaciones de dopaje y uso generalizado de esteroides, aunque se demostró poco.

'Sangre en el agua'

deporte guerra fría
Un sangrante Ervin Zador es llevado durante el rencoroso partido de waterpolo de 1956

Los Juegos Olímpicos de Melbourne (1956) fueron notables por ser un ejemplo de tensiones políticas que se extendieron a la arena deportiva.

Dos semanas antes de la ceremonia de apertura, las fuerzas soviéticas invadieron Hungría, depuso el gobierno reformista de Imre Nagy y mató a más de 2,000 manifestantes húngaros. Luego, el equipo de waterpolo de Hungría se enfrentó al equipo de la Unión Soviética en una semifinal.

Durante este encuentro, más tarde apodado el partido 'Blood in the Water', ambos equipos intercambiaron insultos, patadas y puñetazos. Las duras tácticas del equipo húngaro inquietaron a los soviéticos, que concedieron cuatro goles y no consiguieron marcar. Hacia el final del partido, el jugador húngaro Ervin Zador fue golpeado en la cabeza por su oponente soviético. Zador salió de la piscina sangrando por un corte en el ojo y el partido se suspendió con un minuto para el final.

El equipo soviético fue abucheado y escupido por la multitud australiana cuando los jugadores abandonaron la arena. Hungría avanzó a la final donde derrotó a Yugoslavia 2-1 para ganar la medalla de oro. El equipo soviético tuvo que conformarse con el bronce.

La controversia del baloncesto 1972

deporte de guerra fría
El equipo estadounidense derrotado en la final de los Juegos Olímpicos de 1972

Otro choque olímpico notable involucró a los equipos de baloncesto masculino de Estados Unidos y la Unión Soviética en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972. Ambas naciones tenían equipos poderosos con un largo historial de éxitos. El equipo de Estados Unidos, entonces compuesto por jugadores universitarios en lugar de profesionales, había ganado el oro en los siete Juegos Olímpicos anteriores. El equipo soviético fue un medallista de plata olímpico regular y campeón de Europa.

Los equipos estadounidenses y soviéticos fueron sorteados en diferentes grupos en Munich. Ambos avanzaron a la final con relativa facilidad, los soviéticos derrotaron a Cuba y los estadounidenses derrotaron a Italia en las semifinales. El partido por la medalla de oro recibió una gran atención de los medios, dada la fuerza de ambos equipos y las rivalidades políticas de sus naciones.  

Los soviéticos lideraron la mayor parte del juego, sin embargo, en los últimos segundos, los estadounidenses habían luchado para liderar por un punto. Los errores y la confusión entre el cronometrador y los árbitros permitieron a los soviéticos transferir el juego a su final y anotar la canasta ganadora. La victoria soviética por 51-50 provocó un gran revuelo en el campo estadounidense, que afirmó que la jugada final era ilegítima. Los funcionarios estadounidenses presentaron una protesta infructuosa y luego una apelación al Comité Olímpico Internacional (COI). Los jugadores estadounidenses se negaron a aceptar la medalla de plata, postura que mantienen desde entonces.

Hockey sobre hielo canadiense-soviético

deporte de guerra fría
Un gol canadiense durante la serie 1972 Summit

Estados Unidos no fue la única nación occidental que disfrutó de una intensa rivalidad con la Unión Soviética. En 1972, diplomáticos canadienses y soviéticos en Moscú iniciaron una serie de partidos de hockey sobre hielo entre los dos países. Esta serie de ocho juegos, cuatro en cada país, se jugó en septiembre de 1972. Inicialmente apodada la "Serie de la Amistad", se conoció como la Serie Cumbre.

En términos deportivos, la serie Summit fue un éxito, produciendo hockey sobre hielo de alta calidad. Canadá ingresó a la serie como favoritos, pero se sorprendió en sus cuatro juegos en casa, arrastrando a 2-1 a los soviéticos después de cuatro partidos. La serie atrajo una intensa cobertura mediática y despertó el sentimiento nacionalista en ambos lados.

En el campo, se vio empañado por reclamos de arbitraje sesgado, tácticas controvertidas y habilidad para el juego de ambos lados. En el sexto partido, el jugador canadiense Bobby Clarke fue acusado de herir deliberadamente a Valeri Kharlamov en el sexto juego, fracturando su tobillo. Canadá ganó la serie 4-3 pero el alto nivel de los jugadores soviéticos sorprendió a sus oponentes.

Protestas políticas

Los Juegos Olímpicos ocasionalmente se convirtieron en una plataforma para agravios políticos. En los juegos de 1968 en la Ciudad de México, la checoslovaca Vera Caslavska, una gimnasta campeona del mundo y una crítica abierta de Comunismo soviético en su país de origen - volvió la cabeza mientras tocaba el himno soviético.

China comunista no fue reconocido por el COI, por lo que no compitió en los Juegos Olímpicos de Verano entre 1956 y 1980. El equipo de la República de China (Taiwán) boicoteó los Juegos Olímpicos de 1976 después de que la nación anfitriona Canadá se negara a reconocer su soberanía.

Sin embargo, los boicots olímpicos más grandes se produjeron en los 1980. En 1980, Estados Unidos y varios otros países se negaron a asistir a los Juegos Olímpicos de Moscú, una protesta contra el Invasión soviética de Afganistán. En cambio, Estados Unidos organizó una 'Olimpiada alternativa', la Liberty Bell Classic, a la que asistieron atletas de 29 países. La Unión Soviética y 14 naciones del bloque soviético tomaron represalias boicoteando los juegos de 1984 en Los Ángeles. Los soviéticos también organizaron su propio carnaval alternativo, llamado Juegos de la Amistad.

'Diplomacia de ping-pong'

deporte de guerra fría
Una caricatura que muestra los efectos secundarios de la 'diplomacia de ping pong' entre Estados Unidos y China

El deporte en la Guerra Fría fue a menudo confrontativo pero ocasionalmente constructivo. No hay mejor ejemplo que el papel del tenis de mesa en la restauración de las relaciones entre Estados Unidos y China.

En 1971, los miembros del equipo de tenis de mesa estadounidense realizaron una gira por Japón y se hicieron amigos de los miembros del equipo chino. Los funcionarios chinos respondieron invitando al equipo estadounidense a visitar su país. La invitación fue aceptada y el equipo estadounidense realizó una gira por China en abril de 1971. 

Esta visita, que incluyó partidos de exhibición y visitas a la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla China, despertó una gran curiosidad y atención mediática en ambos países. Si bien la invitación fue indudablemente diseñada por líderes chinos, el tenis de mesa sirvió como un rompehielos diplomático, permitiendo muestras de confianza y buena voluntad sin signos de debilidad política. Esta "diplomacia de ping-pong", como se la conoció, allanó el camino para visitas y reuniones de alto nivel y, finalmente, el acercamiento entre China y Estados Unidos.

Tres meses después de la gira estadounidense Secretario de Estado de Estados Unidos Henry Kissinger visitó China para conversaciones secretas con Zhou Enlai. Kissinger fue seguido por el presidente Richard Nixon, quien visitó Beijing y se reunió Mao Zedong en febrero 1972. Más tarde, China fue aceptada como estado miembro de las Naciones Unidas, mientras que Washington restableció las comunicaciones diplomáticas con Beijing.

Los juegos de buena voluntad

juegos de buena voluntad guerra fría
El logo de los Juegos de Buena Voluntad

Los Juegos de Buena Voluntad fueron otro ejemplo del deporte utilizado para curar las heridas de la Guerra Fría. Desarrollados por el locutor estadounidense Ted Turner y organizados por su compañía Time Warner, los Juegos de Buena Voluntad tenían la intención de sanar la acritud de los boicots olímpicos en 1980 y 1984.

A los primeros Juegos de Buena Voluntad, celebrados en Moscú en julio de 1986, asistieron alrededor de atletas de 3,000 de diferentes naciones de 79. Estos juegos fueron un éxito rotundo, tanto dentro como fuera del campo. Sin embargo, no estuvieron exentos de problemas políticos, ya que Moscú prohibió a los atletas de Israel y Corea del Sur. Se celebraron otros cuatro Juegos de Buena Voluntad: en Seattle (1990), San Petersburgo (1994), Nueva York (1998) y Brisbane (2001). Luego fueron abandonados debido a las bajas calificaciones de televisión, la disminución del interés de los atletas, el final de la Guerra Fría y la mejora de las relaciones internacionales.

A pesar de perder millones de dólares en los Juegos de Buena Voluntad, Turner no se arrepintió, alegando que su creación desempeñó un papel fundamental para aliviar las tensiones de la Guerra Fría.

La opinión de un historiador:
“Lo que distingue a los alemanes del Este del resto de los atletas del mundo no es que algunos (no todos) compitieron tomando esteroides, [sino que su] programa fue planeado. Lo que hay que recordar es la importancia que tuvo la cultura física obligatoria en la vida de Alemania del Este, el número considerable de entrenadores e instructores voluntarios altamente capacitados que trabajaron en el país y la vigilancia para encontrar y capacitar a personas con potencial deportivo ".
James Riordan, historiador

deporte de guerra fría

1 Durante la Guerra Fría, muchas naciones utilizaron el deporte con fines políticos o ideológicos, como demostrar la superioridad de su sistema sobre otros.

2 Desde finales de 1940, la Unión Soviética invirtió mucho en el deporte, creando infraestructura y programas para identificar, desarrollar y entrenar nuevos talentos deportivos.

3 Este financiamiento estatal pagó dividendos para la URSS en sus dos primeros Juegos Olímpicos. Alemania Oriental siguió un camino similar y se convirtió en una nación deportiva dominante en los 1970.

4. Las tensiones de la Guerra Fría alimentaron algunos enfrentamientos olímpicos controvertidos o violentos, como el famoso partido 'Blood in the Water' entre los equipos de waterpolo soviético y húngaro en Melbourne, 1956.

5. El deporte en ocasiones ayudó a sanar las divisiones de la Guerra Fría, al fomentar mejores comunicaciones y buena voluntad. La "diplomacia de ping-pong" de Estados Unidos y China (1971-72) y los Juegos de Buena Voluntad (1986-2001) fueron ejemplos de esto.

Información de citas
Titulo: "Deporte en la Guerra Fría"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/sport-cold-war/
Fecha de publicación: 15 de septiembre de 2020
Fecha accesada: 23 julio de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.