Alemania del Este

Alemania del Este
Un mapa que muestra Alemania Oriental (naranja) y sus estados vecinos

Alemania Oriental fue una nación socialista formada en 1949 después de la división de la Alemania de posguerra. Durante la Guerra Fría, Alemania Oriental fue el estado soviético más importante de Europa después de Rusia, pero sus políticas socialistas llevaron al estancamiento económico, la opresión política y la insatisfacción generalizada entre la gente de Alemania Oriental.

Orígenes

Alemania Oriental fue, en muchos aspectos, el primer hijo de la Guerra Fría. Cuando Alemania fue invadida por los Aliados y la Unión Soviética al final de la Segunda Guerra Mundial, acordaron ocupar diferentes zonas. En este punto, no había ningún plan para dividir Alemania en estados separados.

Sin embargo, en medio de las tensiones y divisiones de 1945-48, el futuro de la posguerra de Alemania se volvió menos seguro. Los acontecimientos en la Alemania oriental ocupada por los soviéticos la colocaron en un camino de desarrollo separado. En abril de 1946, un grupo prosoviético dirigido por Walter Ulbricht formó el Partido de Unidad Socialista (Sozialistische Einheitspartei Deutschlands, o SED). Con el respaldo de las autoridades militares soviéticas, Ulbricht y el SED llegaron a dominar el panorama político en el este de Alemania.

Eventos como el Bloqueo de Berlín de 1947-48 contribuyó al ensanchamiento del abismo entre las zonas aliada y soviética. Estas divisiones culminaron con la formación de una nación independiente, la República Democrática Alemana (RDA), el 7 de octubre de 1949. Los Aliados se negaron a reconocer esta nueva nación o su gobierno socialista. Sin embargo, el mundo llegó a conocerla como Alemania Oriental.

Un estado socialista

Alemania Oriental tenía una población de poco más de 18 millones de personas en 1949. Intercalada entre la Alemania Occidental ocupada por los Aliados y el bloque soviético, la RDA se convirtió en un punto focal de las tensiones e intrigas de la Guerra Fría. 

Como nación recién creada, construida sobre las ruinas del estado nazi, Alemania Oriental se convirtió en un campo de pruebas para el gobierno y las políticas socialistas. Walter Ulbricht se convirtió en la figura más significativa de esta transformación. Un comunista fanático, Ulbricht llevaba una barba como la de Vladimir Lenin mientras que su estilo de liderazgo se basó en Joseph Stalin.

El poder y el perfil de Ulbricht crecieron de manera constante a principios de la década de 1950. Se desempeñó como viceprimer ministro en los primeros meses del gobierno de Alemania Oriental, convirtiéndose en secretario general del SED en 1950 y primer secretario del partido en 1953. La muerte de Stalin en marzo de 1953 planteó interrogantes sobre la futura política de Moscú sobre Alemania Oriental. Conocido por ser un estalinista comprometido, la propia posición de Ulbricht se volvió incierta.

El levantamiento de junio

Alemania del Este
Los manifestantes arrojan piedras durante el levantamiento de junio 1953 en Berlín Oriental

El 16 de junio de 1953, los trabajadores de la construcción en Berlín Oriental se declararon en huelga en protesta contra el aumento de las cuotas de trabajo y las amenazas de recortes salariales. Al día siguiente, se les unieron 40,000 berlineses, la mayoría enojados por las austeras condiciones económicas y la falta de libertades políticas.

La violencia en Berlín Oriental se extendió rápidamente a otras partes del país. Se desplegaron policías y soldados de Alemania Oriental, así como tropas soviéticas, para detener las manifestaciones y sofocar un posible levantamiento. Esto resultó en muchas muertes y heridas; las estimaciones de los muertos oscilan entre 80 y más de 500.

El Levantamiento de Junio, como se conoció, convenció al Kremlin de que se necesitaba mano firme en Alemania Oriental. Ulbricht fue convocado a Moscú en julio y se le dio autoridad para purgar el SED y tomar medidas enérgicas contra los disidentes. La notoria agencia de policía secreta de Alemania Oriental, la Ministerium für Staatssicherheit o 'Stasi', se reemplazó su liderazgo y se expandieron los poderes.

Además de silenciar a los alborotadores, Ulbricht también se movilizó para aplacar a los manifestantes. En los meses siguientes, se movió para aliviar la escasez de alimentos, aumentar los salarios y las pensiones, y reducir el precio de los bienes de consumo y el transporte.

Política económica

Alemania Oriental republikflucht
Tres alemanes del este atrapados mientras intentaban cruzar la frontera

Alemania Oriental se mantuvo económicamente atrasada en su primera década. Hubieron varias razones para esto.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el sector industrial del este de Alemania, los bienes manufacturados y las materias primas fueron asaltados y confiscados por la Unión Soviética, que los reclamó como reparaciones de guerra. Más de la mitad de la capacidad industrial de la región pasó a manos soviéticas entre 1945 y 1949, y la mayor parte de lo que quedaba fue nacionalizado.

A falta de materias primas, las industrias restantes de Alemania Oriental comenzaron a depender de importaciones caras. Después de la independencia en 1949, las exportaciones de Alemania Oriental sólo se podían vender a las naciones del bloque soviético a precios fijos; no pudieron acceder a los mercados más grandes y lucrativos de Alemania Occidental o Europa Occidental.

En 1950, el gobierno socialista de Ulbricht adoptó una política económica estalinista que enfatizaba la producción industrial y la agricultura colectivizada. Los trabajadores estaban sujetos a rigurosos objetivos y cuotas de trabajo, mientras que los salarios y los precios los fijaba el estado.

la Republikflucht

Este énfasis en la producción industrial y la infraestructura condujo a una escasez de viviendas y bienes de consumo. Hubo una disminución significativa en los niveles de vida, lo que contribuyó a la Republikflucht: un éxodo de personas de Alemania del Este. Un promedio de 175,000 emigrantes abandonaron la República cada año entre 1949 y 1953. Las pésimas condiciones de trabajo y de vida también contribuyeron al levantamiento de junio de 1953 mencionado anteriormente.

A mediados de la década de 1950, el gobierno de Alemania Oriental relajó sus políticas económicas. Su plan quinquenal estalinista fue reemplazado por una versión más moderada de siete años, mientras que se puso mayor énfasis en la producción de bienes de consumo. Sin embargo, estas reformas fueron bastante superficiales y la economía de Alemania Oriental mostró solo signos marginales de crecimiento.

Desesperado por igualar los éxitos económicos de Alemania Occidental, Ulbricht respondió acelerando la transición al socialismo completo. A finales de los 1950, su gobierno ordenó una mayor colectivización de la agricultura y la nacionalización de las industrias que todavía están en manos privadas. Berlín Oriental también intensificó su campaña de adoctrinamiento y propaganda comunista. 

Estos cambios lograron poco, a excepción de otro pico en el Republikflucht. En 1960, Alemania Oriental sufrió su peor éxodo anual de ciudadanos, perdiendo casi 200,000 personas al otro lado de la frontera. En 1961, uno de cada cinco alemanes orientales había abandonado el país. Más de la mitad de este número tenía menos de 30 años; muchos eran trabajadores bien capacitados, educados o calificados. Esta 'fuga de cerebros' precipitó la crisis de Berlín de 1961, el cierre de las fronteras Este-Oeste y la erección del muro de Berlín.

Reformas económicas y el muro de Berlín

Alemania del Este
Los alemanes orientales hacen cola en una tienda de comestibles, alrededor de 1970

En 1963, el gobierno de Ulbricht anunció el Nuevo Sistema Económico (NES). El NES prometía una economía mixta, combinando la gestión económica descentralizada con elementos de un sistema basado en el mercado. Los controles de precios se relajaron y los precios se vieron más influenciados por la oferta y la demanda.

Se otorgó una mayor autonomía a los gerentes de fábrica, mientras que los sindicatos de trabajadores pudieron participar en la toma de decisiones. Las unidades de trabajo fueron recompensadas con incentivos para cumplir los objetivos, en lugar de castigos por no cumplirlos.

La NES produjo algunas mejoras a corto plazo, pero nuevamente, estas reformas demostraron ser demasiado superficiales para lograr un cambio duradero. Después de casi dos décadas en el poder, Ulbricht no había logrado arreglar la estancada economía de Alemania Oriental. 

Cuando te Willy Brandt se convirtió en canciller de Alemania Occidental en 1969 y comenzó a insinuar la apertura de relaciones con Alemania Oriental. Ulbricht mostró poco interés y mantuvo su retórica beligerante hacia Occidente. El viejo estalinista, al parecer, era el hombre de ayer. En 1971, el SED, con el respaldo de Moscú, empujó silenciosamente a Ulbricht del poder. Permaneció como jefe de estado de Alemania Oriental, pero no ejerció ningún control sobre la política.

Alemania del Este bajo Honecker

Alemania del Este
Erich Honecker (derecha) con el líder de Alemania Occidental Willy Brandt, 1985

Ulbricht fue reemplazado como secretario general por Erich Honecker, cuyo liderazgo más flexible contribuyó a una década de Ostpolitik (a veces denominado el 'alemán Relajación').

Las negociaciones de Honecker con Brandt llevaron a la firma del Tratado Básico (Diciembre de 1972) y el restablecimiento del contacto diplomático entre Alemania Oriental y Occidental. La frontera de Alemania Oriental se abrió al tránsito y al turismo, mientras que el gobierno de Honecker negoció acuerdos comerciales con países no soviéticos.

Honecker también gastó mucho para mejorar las condiciones de vida, en particular la vivienda (se construyeron más de un millón de casas y apartamentos nuevos durante los 1970). La planificación económica se reorientó para producir mayores volúmenes de bienes de consumo, especialmente artículos eléctricos y artículos cotidianos como artículos de tocador.

En 1975, el gobierno afirmó que las tres cuartas partes de los hogares de Alemania Oriental tenían un refrigerador, mientras que dos tercios tenían un televisor y una lavadora. El nivel de vida de Alemania Oriental se convirtió en el más alto del bloque soviético. Sin embargo, a pesar de estas mejoras, sus ciudadanos aún carecían de la diversidad, las opciones y las comodidades disponibles en Alemania Occidental.

Una sociedad estancada

A pesar de las reformas económicas de Honecker, la sociedad de Alemania Oriental en las décadas de 1970 y 1980 era opresiva, estancada y poco inspiradora.

Los alemanes orientales continuaron soportando una aburrida rutina de trabajo, obediencia y conformidad. La mayoría de los aspectos de la vida estaban dominados por valores y expectativas socialistas. La televisión, la radio y la prensa eran todas de propiedad estatal. El cine era popular, pero la mayoría de las películas se producían en el bloque soviético.

Los alimentos básicos eran suficientes, pero la mayoría de los alimentos eran monótonos e insípidos. La participación en la religión disminuyó, hasta el punto en que menos de uno de cada tres alemanes orientales se identificaron como cristianos. Los lugares de trabajo, los sindicatos, las organizaciones culturales e incluso los clubes deportivos eran controlados o supervisados ​​por socialistas leales.

Los guardianes de esta rígida existencia socialista fueron los temidos Stasi, ayudado por una red de espías e informantes. Este aparato de seguridad se apresuró a tomar medidas enérgicas contra las amenazas políticas, los posibles alborotadores y las críticas al gobierno. Los grupos políticos, los movimientos culturales o el individualismo no aprobados fueron rápidamente suprimidos. La mayoría de los alemanes orientales soportaron esta falta de libertad retirándose a sus vidas privadas.

La opinión de un historiador:
“Los ciudadanos de Alemania del Este [tenían] acceso a la televisión de Alemania Occidental, que les mostraba la libertad y el bienestar económico de Occidente. Al principio, la dirección de Honecker no se tomó muy en serio esta penetración cultural. [Pero] la exposición constante a la cultura de consumo de Alemania Occidental tuvo un impacto insidioso en la sociedad de Alemania Oriental, alentando a los alemanes orientales a compararla con su propia sociedad relativamente decadente y desfavorecida ".
Minton F. Goldman

guerra fría alemania oriental

1 Alemania Oriental (la República Democrática Alemana o RDA) era un estado socialista independiente. Se formó en octubre 1949 de la zona de ocupación soviética en Alemania.

2 En sus dos primeras décadas, Alemania Oriental fue gobernada por el Partido de Unidad Socialista (SED) y Walter Ulbricht, un comunista que se inspiró en Lenin y Stalin.

3. El gobierno de Ulbricht impuso políticas económicas socialistas, reprimió la disidencia tras el levantamiento de junio de 1953, cerró sus fronteras y erigió el Muro de Berlín.

4 En 1971 Ulbricht fue reemplazado por Erich Honecker. Desarrolló una relación de trabajo con Alemania Occidental mientras se movía para mejorar el nivel de vida en la RDA.

5. A pesar de las reformas económicas de Honecker, la sociedad de Alemania Oriental se estancó, con las libertades políticas y el individualismo reprimidos por la Stasi y espías e informadores del gobierno.

Información de citas
Titulo: "Alemania del Este"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/soviet-union-under-khrushchev/
Fecha de publicación: 11 de septiembre de 2020
Fecha accesada: 03 de Mayo de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.