La primavera de praga

praga primavera
Los civiles abarrotan un tanque soviético durante la Primavera de Praga

La Primavera de Praga fue un intento de moderar y suavizar el comunismo en Checoslovaquia a mediados de la década de 1960. El experimento duró poco, sin embargo, la Unión Soviética lideró un pacto de Varsovia invasión de Checoslovaquia. Cuando el Ejército Rojo entró en Praga en agosto de 1968, no se encontró con una oposición violenta, sino con un pueblo unido detrás de su gobierno reformista y contra la mano de hierro del comunismo soviético.

Antecedentes

praga primavera
Un cartel de propaganda del líder checo Klement Gottwald (derecha) y Stalin

Checoslovaquia era una nación relativamente joven, formada a finales de Primera Guerra Mundial. Fue invadido por los nazis al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, luego liberado por el Ejército Rojo soviético en 1945.

Intercalada entre Alemania del Este, Hungría, Polonia y Rumania, Checoslovaquia fue otro país de Europa del Este tragado por el bloque soviético a finales de los 1940. En 1946, el Partido Comunista tomó el poder en Checoslovaquia después de una elección donde ganó el 38 por ciento de los votos y el 31 por ciento de los escaños parlamentarios.

Durante los siguientes dos años, las políticas comunistas resultaron impopulares entre muchos checoslovacos. El mal uso de la policía y las fuerzas armadas, la nacionalización de la industria, los planes para colectivizar las granjas y la interferencia soviética en la política doméstica checoslovaca erosionaron el apoyo al Partido Comunista local.

Se esperaba que los comunistas perdieran el poder en las elecciones programadas para mediados de 1948, pero estas elecciones nunca se celebraron. En 1948, con los tanques soviéticos agrupados amenazadoramente en la frontera, los comunistas checoslovacos tomaron el control total de la nación en un golpe sin sangre. Klement Gottwald, un antiguo ebanista leal a Moscú y a las políticas de Stalin, se convirtió en el nuevo presidente. Todos los demás partidos políticos fueron prohibidos y se impuso la censura de los medios. Catorce ex líderes políticos fueron juzgados y la mayoría de ellos ejecutados.

Estancamiento y reforma

Como en otros estados satélites soviéticos, el nuevo régimen se centró principalmente en la industrialización. Sin embargo, a principios de la década de 1960, la economía nacional de Checoslovaquia había comenzado a estancarse. El país dependía de las importaciones de alimentos, pero su sector industrial no podía igualarlas con las exportaciones. Para los checoslovacos comunes, el nivel de vida se estaba deteriorando rápidamente. Los alimentos y los bienes de consumo eran difíciles de obtener y muy caros.

Los intelectuales criticaron la planificación económica centralizada del gobierno comunista. Sorprendentemente para un estado del bloque soviético, el gobierno comenzó a escuchar.

En 1965, el gobierno de Praga aceptó un paquete de reformas propuestas llamado Nuevo Modelo Económico. Esta propuesta recomendó la adopción de características capitalistas, como la eliminación de los controles de precios y salarios. Los gerentes de fábrica y los burócratas debían tener una mayor libertad en la toma de decisiones para que pudieran responder a la disponibilidad de recursos y las necesidades del mercado.

Cambios fundamentales al socialismo.

praga primavera
Alexander Dubcek, quien dirigió el gobierno checoslovaco durante la primavera de Praga

Este impulso a la reforma creció en la primavera de 1968 cuando el Partido Comunista local emitió otro manifiesto, el Plan de Acción. Esto hizo un llamado a Checoslovaquia a adoptar su propia forma de socialismo - apodado "socialismo con rostro humano" - en lugar de seguir ciegamente las políticas soviéticas.

Según el Plan de Acción, el socialismo checoslovaco sería fundamentalmente democrático, tolerante con el debate y las diferentes opiniones. Los derechos y libertades individuales, como la libertad de expresión y la posibilidad de viajar al extranjero, estarían protegidos por la ley.

El impacto de las reformas checoslovacas se extendió por el bloque soviético y resonó fuerte en Moscú. El Politburó soviético celebró tres días de reuniones del 15 al 17 de agosto para discutir la situación en Checoslovaquia. El último día, el Politburó emitió una declaración en la que señalaba que se habían agotado "todos los medios políticos de asistencia" y que el gobierno checoslovaco no podía "rechazar a las fuerzas derechistas y antisocialistas".

Los soviéticos responden

praga primavera
Un hombre local discute con un soldado soviético. La resistencia pacífica fue el sello distintivo de la Primavera de Praga

La declaración del Politburó era un de facto ultimátum a Praga: revierta las reformas o enfrente una ocupación militar. El gobierno checoslovaco ignoró el ultimátum, que provocó una reunión de delegados del Pacto de Varsovia. Allí, comenzaron a planificar y justificar la acción militar.

La reunión del Pacto de Varsovia declaró a Checoslovaquia un estado deshonesto y autorizó una invasión. En agosto, 21st 1968, alrededor de 200,000, las tropas del Pacto de Varsovia cruzaron las fronteras hacia Checoslovaquia. El gobierno de Praga, dirigido por Alexander Dubcek, decidió no resistir la invasión, por lo que se ordenó a las fuerzas armadas checoslovacas que permanecieran en sus cuarteles.

La ausencia de oposición militar sorprendió a las tropas invasoras del Pacto de Varsovia, que habían anticipado una fuerte resistencia. Lo que más les alarmó fue la respuesta de los ciudadanos checoslovacos.

Las tropas invasoras fueron recibidas en las calles por civiles, armados no con armas sino con palabras, pancartas y protestas. Derribaron y reemplazaron los letreros de las calles para que los tanques invasores no pudieran ubicar edificios importantes. Se reunieron en multitudes en las calles principales, fuera de los edificios públicos y la infraestructura, bloqueando el camino y hostigando a los soldados del Pacto de Varsovia. Carteles y grafitis que dicen "¡Los rusos se van a casa!" fueron enyesados ​​por toda Praga.

Los lugareños involucraron a los invasores en debates, preguntando por qué habían invadido Checoslovaquia e invitándolos a unirse al levantamiento. Un grupo de rebeldes se atrincheraron dentro de la principal estación de radio de Praga, transmitiendo mensajes inspiradores y críticas a la Unión Soviética. Más de 100,000 personas llenaron la calle frente a la estación de radio, en un intento por protegerla de las tropas enviadas para cerrarla. La estación de radio finalmente fue invadida, pero las emisoras pasaron a la clandestinidad y siguieron transmitiendo desde allí.

Las reformas retrocedieron

Aunque hubo pocos combates y murieron menos de 80, la Primavera de Praga siempre estuvo destinada al fracaso. Miembros del gobierno checoslovaco, incluido Dubcek, fueron localizados, arrestados y trasladados a Moscú.

Aunque no sufrieron daños, Dubcek y sus seguidores fueron sometidos a una intensa presión, intimidación y probablemente amenazas, antes de ser devueltos a Praga una semana después. Dubcek le dijo a su gente que Moscú lo había autorizado a continuar con un programa de “reformas moderadas”, pero en unos meses había sido reemplazado por Gustav Husak, un comunista más leal a las políticas soviéticas.

Entre 1969 y 1971, el régimen de Husak se embarcó en lo que llamó "normalización": esencialmente un "retroceso" de las reformas iniciadas por el gobierno de Dubcek. Los políticos, burócratas y académicos reformistas fueron destituidos de posiciones de influencia; se reinstalaron los poderes policiales y la censura; se restablecieron los controles económicos centralizados. Husak permanecería en el poder en Checoslovaquia mientras durara la Guerra Fría.

Respuesta internacional

praga primavera
Una caricatura que representa la respuesta soviética a los acontecimientos en Praga

La incursión de Moscú en Checoslovaquia provocó críticas internacionales generalizadas. En las Naciones Unidas, varios estados miembros apoyaron una resolución que condenaba la intervención soviética, aunque fracasó debido al veto de la URSS.

La reacción estadounidense fue comparativamente suave, principalmente porque Estados Unidos y su liderazgo estaban más concentrados en el empeoramiento del atolladero de la La guerra de Vietnam; Las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética también se habían relajado y el presidente Lyndon Johnson no quería enemistarse con Moscú.

Los comunistas no soviéticos de Europa condenaron la invasión de Checoslovaquia como un acto de imperialismo. Los líderes de Finlandia, Rumania y Albania criticaron el trato que Moscú dio a Praga. Incluso hubo una pequeña pero visible protesta en Moscú, aunque fue rápidamente reprimida.

La opinión de un historiador:
“Irónicamente, la invasión de Checoslovaquia por el Pacto de Varsovia de 1968 estabilizó la región donde había comenzado la Guerra Fría y proporcionó una base sólida para la distensión. Después de 1968, ninguna de las partes contempló seriamente ir a la guerra en Europa, y mucho menos a la guerra nuclear. Durante la crisis checoslovaca, ambas partes "mostraron una disposición prudente a subestimar su propia fuerza y ​​sobrestimar la fuerza del adversario", concluye un estudioso. La inacción de [Lyndon] Johnson y su marcado distanciamiento durante la Primavera de Praga, y en respuesta a la invasión del Pacto de Varsovia, también marcaron el comienzo del fin de la hegemonía de Estados Unidos en la arena global ".
Gunter Bischof

guerra fría praga

1 La Primavera de Praga fue un intento pacífico pero infructuoso de liberalizar y reformar el socialismo en Checoslovaquia. Fue suprimido por una invasión soviética en agosto 1968.

2 Checoslovaquia fue liberada y ocupada por las tropas soviéticas después de la Segunda Guerra Mundial. Después de un golpe comunista en 1948, se convirtió en un estado socialista de un solo partido bajo un líder estalinista.

3 Al igual que otras naciones del bloque soviético, Checoslovaquia adoptó políticas económicas centralizadas centradas en el crecimiento industrial. Sin embargo, su economía se estancó y provocó escasez y dependencia de las importaciones.

4. A principios de la década de 1960, la opinión pública y las críticas a la política hicieron que el gobierno checo adoptara una serie de reformas. Su objetivo declarado era adoptar el “socialismo con rostro humano”.

5 Las naciones del Pacto de Varsovia respondieron con un ultimátum para revertir estas reformas. Cuando este ultimátum fue ignorado, las tropas del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia. Hubo poca lucha o violencia, sin embargo, los líderes políticos reformistas fueron reemplazados por Moscú y las reformas de la Primavera de Praga fueron rechazadas por un nuevo gobierno pro-soviético.

fuentes de la guerra fría

Ludvik Vaculik: el 'Manifiesto de las dos mil palabras' (1968)
Las naciones soviéticas firman la Declaración de Bratislava (1968)
El ultimátum soviético para poner fin a las reformas checas (1968)

Información de citas
Titulo: "La primavera de Praga"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/prague-spring/
Fecha de publicación: October 1, 2020
Fecha accesada: 19 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.