Soviéticos en Afganistán

soviets en afganistán
Mujahideen combatientes en Afganistán

Afganistán es un pequeño país sin salida al mar en Asia central. Durante la Guerra Fría, compartió fronteras con las repúblicas soviéticas al norte, Irán al oeste y Pakistán al sur. Con su ubicación remota, terreno montañoso y clima severo, Afganistán ha sido visto en Occidente como un lugar de misterio y cierta inestabilidad. Como nación encrucijada que une Oriente y Occidente, Afganistán siempre ha tenido una importancia estratégica. Durante gran parte de la Guerra Fría, Afganistán estuvo gobernado por Mohammed Zahir, un Shah (rey) educado y algo ilustrado que hizo intentos sinceros de modernizar su país. A mediados de la década de 1960, Afganistán tenía la mayoría de las características de un Estado democrático moderno: elecciones libres, un parlamento representativo y reformas que mejoraban los derechos de las mujeres. Zahir y su gobierno se negaron a alinearse con Estados Unidos o la Unión Soviética, a pesar de que Washington y Moscú lo cortejaron financiando carreteras y otros proyectos de infraestructura.

En 1973, mientras Mohammed Zahir se encontraba en el extranjero siendo operado, fue derrocado por un golpe incruento. Este golpe fue dirigido por Mohammed Daoud Khan, primo de Zahir y primer ministro. Daoud abolió inmediatamente la monarquía y asumió el cargo de presidente. Él convocó a un loya jirga ('gran consejo de tribus') para aprobar una nueva constitución que transformó Afganistán en un estado republicano de partido único. Daoud buscó socavar la oposición comunista a su gobierno reduciendo la dependencia de Afganistán de la URSS. En cambio, buscó forjar vínculos con naciones musulmanas ricas en petróleo como Egipto, Irán y Arabia Saudita. Temerosos de que Daoud eventualmente se alineara con Occidente, los agentes soviéticos y los comunistas locales comenzaron a planear su caída. En 1978, Daoud fue destituido mediante un golpe de estado –la llamada Revolución Saur– organizado por el Partido Comunista Popular Democrático (PDPA) de Afganistán y dirigido por oficiales del ejército que simpatizaban con él. El PDPA proclamó la victoria el 28 de abril anunciando que Daoud había “dimitido por problemas de salud” (en parte era cierto: le habían disparado).

soviets en afganistán
Mohammed Daoud Khan, derrocado en un golpe de estado en 1978

En 1979, la inestabilidad en Afganistán había aumentado notablemente y el gobierno estaba al borde del colapso. Ante la anarquía y la revolución inminente, el régimen comunista de Kabul hizo frecuentes súplicas a Moscú para que interviniera militarmente. En diciembre de 1979, el Kremlin actuó y envió más de 100,000 soldados del Ejército Rojo a Afganistán para apuntalar al gobierno. Esta medida fue retratada en Occidente como una acción soviética imperialista y agresiva; en realidad, fue buscado y aprobado por la facción dominante en el gobierno de Afganistán. Las Naciones Unidas actuaron para condenar la acción soviética, mientras que 34 naciones musulmanas emitieron un comunicado pidiendo la retirada incondicional de todas las tropas soviéticas. Un movimiento de protesta comenzó a presionar para boicotear los Juegos Olímpicos de 1980 en Moscú. El presidente estadounidense Jimmy Carter advirtió que los atletas estadounidenses no asistirían a los Juegos Olímpicos de Moscú si las tropas soviéticas no se retiraban de Afganistán antes del 20 de febrero de 1980. Los soviéticos ignoraron el ultimátum de Carter y 65 naciones, incluidos Estados Unidos, Japón, Israel y Canadá, no asistieron a los Juegos Olímpicos de Moscú.

soviets en afganistán
Los tanques soviéticos ruedan hacia el sur hacia Afganistán durante la invasión 1979

En privado, los estrategas estadounidenses estaban encantados con los acontecimientos en Afganistán. La intervención soviética no sólo brindó oportunidades de propaganda, sino que los soviéticos se enfrentaron a lo que un político estadounidense llamó “su propio Vietnam”. Washington trabajó para hacer más difícil la tarea soviética desestabilizando el régimen comunista y armando y entrenando a sus enemigos. Trabajando principalmente a través de Pakistán, los agentes estadounidenses comenzaron a proporcionar equipo militar y fondos a los fundamentalistas musulmanes locales, conocidos colectivamente como los muyahidines ('luchadores por la libertad'). Agentes de la CIA trabajaron clandestinamente en Afganistán, entrenando a los muyahidines y reclutar nuevos miembros; Para este fin se introdujeron de contrabando en el país hasta 20 millones de dólares. Muchos de los que se beneficiaron de esta asistencia estadounidense se unieron más tarde a los talibanes, un grupo islámico que tomó el control de Afganistán en 1996. Otro beneficiario de la ayuda estadounidense durante la ocupación soviética fue un joven voluntario nacido en Arabia Saudita llamado Osama Bin Laden. La asistencia estadounidense aumentó bajo la presidencia de Ronald Reagan; El gobierno estadounidense reservó más de 600 millones de dólares al año para armar, entrenar y apoyar a la resistencia afgana.

soviets en afganistán
Representantes de la muyahidines reunirse con el presidente estadounidense Ronald Reagan en la Casa Blanca

El Ejército Rojo soviético consideró que la ocupación y estabilización de Afganistán era una tarea difícil. A principios de 1980, las fuerzas soviéticas controlaban muchas de las ciudades, carreteras principales y lugares de infraestructura de Afganistán, pero más de cuatro quintas partes del país permanecían bajo el control de tribus locales y grupos islámicos. Los soviéticos lanzaron una serie de ofensivas para capturar las provincias controladas por los afganos, pero se vieron frustrados por la resistencia local. El muyahidines empleó tácticas de sabotaje, terrorismo y guerrilla contra soldados soviéticos y fuerzas leales al gobierno civil. La electricidad en las ciudades fue interrumpida regularmente por los ataques a las centrales eléctricas; edificios gubernamentales fueron bombardeados rutinariamente; políticos y servidores públicos fueron asesinados. Mujahideen Los ataques contra el poderoso ejército soviético fueron mucho menos frecuentes, aunque las pequeñas patrullas y los soldados individuales a menudo fueron emboscados y asesinados.

soviets en afganistán
Osama bin Laden, utilizando equipo suministrado por Estados Unidos durante su servicio con los afganos muyahidines

La guerra soviético-afgana continuó hasta mediados de los años 1980, cuando Moscú decidió retirar gradualmente sus fuerzas de Afganistán. Se reforzaron las fuerzas locales y se eliminó gradualmente la presencia soviética. Hubo pocos combates y sólo un par de campañas ofensivas después de 1987. Casi 15,000 soldados y personal soviético murieron durante los ocho años de ocupación de Afganistán por la URSS. En cambio, más de medio millón muyahidines y un millón de civiles afganos murieron. Hubo enormes daños en las ciudades, la infraestructura, las tierras agrícolas y el ganado de la nación en lo que había sido uno de los países más pobres del mundo, incluso antes de 1979.

“La participación soviética en Afganistán, particularmente desde la Segunda Guerra Mundial, había sido claramente diseñada para colocar a Afganistán bajo la hegemonía soviética. La URSS había utilizado varios métodos de forma interactiva. Antes de la Segunda Guerra Mundial, la atención se centraba en iniciativas puramente diplomáticas y ayuda económica, pero después de la guerra los soviéticos ampliaron su enfoque para incluir asistencia militar y manipulación política. En 1978, estos métodos habían tenido éxito: la URSS era el mayor socio comercial y fuente de ayuda económica de Afganistán, había modernizado las fuerzas armadas de Afganistán y, con su apoyo, el naciente partido comunista de Afganistán gobernaba el país. Pero una de las guerras más sangrientas y destructivas de la historia de Afganistán aún estaba por llegar”.
Larry P. Goodson, historiador

La retirada soviética representó una victoria de la Guerra Fría para Washington, pero tendría ramificaciones a largo plazo para Estados Unidos. Sin el respaldo de las tropas soviéticas, el gobierno de Afganistán colapsó y la nación se desintegró en años de guerra civil. En 1996, un grupo de musulmanes suníes fundamentalistas llamados talibanes (“estudiantes”) obtuvo el control de la capital, Kabul. Durante los siguientes cinco años, los talibanes gobernaron Afganistán con celo religioso y opresión implacable, prohibiendo la televisión y la radio, prohibiendo la vestimenta occidental e imponiendo la ley Sharia y castigos brutales. Quizás las peores víctimas del gobierno talibán fueron las mujeres afganas, a quienes se les prohibió trabajar, estudiar o incluso salir de sus hogares sin un acompañante masculino. Los talibanes también dieron refugio seguro a un pequeño grupo de terroristas islámicos que se hacían llamar Al Qaeda (“la base”). Fue en sus campos de entrenamiento en Afganistán donde Osama bin Laden y miembros de Al Qaeda planearon los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 que asesinaron a más de 3,000 personas en Estados Unidos.

guerra fría afganistán

1 Afganistán es un asiático sin litoral que comparte fronteras con Irán, Pakistán y varias repúblicas soviéticas. Hasta 1973 era un estado relativamente democrático y progresista.

2. Dos golpes de estado en la década de 1970, instigados por el Partido Democrático Popular Comunista (PDPA) y respaldados por Moscú, llevaron a un gobierno comunista a tomar el poder en Afganistán.

3 Esto condujo al crecimiento de una insurgencia anticomunista en muchas partes de Afganistán. A finales de 1979, las tropas soviéticas invadieron la nación, supuestamente a petición del PDPA.

4 Estos insurgentes antisoviéticos, llamados muyahidines, eran miembros de tribus locales respaldados y suministrados por los Estados Unidos, a través de la CIA. Uno de ellos era el futuro terrorista islámico Osama bin Laden.

5 La ocupación soviética de Afganistán duró casi una década y resultó muy costosa, con casi rusos 15,000 muriendo allí. La retirada soviética de los últimos 1980 llevó al surgimiento de los talibanes, un grupo islámico fundamentalista.


El contenido de esta página es © Alpha History 2018. Este contenido no se puede volver a publicar o distribuir sin permiso. Para obtener más información, consulte nuestro Términos y Condiciones de Uso.
Esta página fue escrita por Jennifer Llewellyn, Jim Southey y Steve Thompson. Para hacer referencia a esta página, use la siguiente cita:
J. Llewellyn et al, “Soviets in Afganistán”, Alpha History, consultado [fecha de hoy], https://alphahistory.com/coldwar/soviets-in-afghanistan/.