El levantamiento húngaro

levantamiento húngaro
Civiles húngaros sobre tanques soviéticos en Budapest durante el levantamiento de 1956

El Levantamiento Húngaro fue un movimiento reformista que tomó forma en la Hungría del bloque soviético en la segunda mitad de 1956. Liderados principalmente por estudiantes, los manifestantes exigieron la desestalinización de su país y reformas y libertades liberales. Después de algún retraso, las tropas soviéticas entraron en la capital húngara, Budapest, reprimieron el levantamiento, arrestaron a sus líderes e instalaron un régimen títere.

Antecedentes

Hungría pasó a formar parte del bloque soviético a principios de la década de 1950. Como otras naciones de Europa del Este, fue "sovietizado" en contra de la voluntad de su gente.

La Hungría de la posguerra había sido gobernada por una coalición democrática dirigida por un primer ministro conservador, Zoltan Tildy. El partido comunista local era pequeño y recibió menos de una quinta parte de los votos en las elecciones de 1945. Sin embargo, los comunistas de Hungría fueron respaldados por los soviéticos, que mantuvieron su ocupación hasta finales de la década de 1940. Como en otros lugares, los agentes soviéticos interfirieron en la política interna de Hungría, manipulando a los partidos locales para facilitar el gobierno comunista.

Lo lograron en 1948 cuando los grupos comunistas húngaros se fusionaron con los socialdemócratas locales para formar el Partido del Pueblo Trabajador de Hungría. El nuevo líder nacional fue Matyas Rakosi, quien se inspiró en Stalin y se propuso imitar las políticas soviéticas.

La vida bajo Rakosi

levantamiento húngaro
Rakosi, el líder húngaro prosoviético instalado por Moscú

En 1950, Rakosi creó una fuerza policial política, la Allamvedelmi Hatosag ('Autoridad de Protección del Estado' o AVH). Durante los siguientes seis años, más de un cuarto de millón de húngaros fueron arrestados, encarcelados o asesinados por la AVH por delitos políticos, tanto reales como imaginarios. El régimen de Rakosi también priorizó la industrialización y el gasto militar, en detrimento de la gente, que sufría escasez de alimentos, combustible y bienes de consumo.

La muerte de Joseph Stalin y Nikita KhrushchevEl 'Discurso Secreto' denunciando el legado de Stalin fomentó el optimismo entre los estudiantes y trabajadores húngaros, muchos de los cuales creían que la reforma política y la liberalización podrían ser inminentes.

A la cabeza de este movimiento estaban los estudiantes, que durante años habían sido reprimidos por el gobierno prosoviético y AVH. Bajo Rakosi, las escuelas y universidades húngaras se vieron obligadas a enseñar programas de estudios aprobados por los comunistas; aprender ruso también era obligatorio en muchas instituciones. Los maestros, académicos y estudiantes que no cumplieron con estas regulaciones fueron despedidos o expulsados ​​o, en casos severos, tratados por la AVH.

Los estudiantes toman medidas

En el otoño de 1956, los sindicatos de estudiantes que una vez fueron prohibidos bajo Rakosi fueron revividos y los estudiantes comenzaron a organizar foros de discusión para debatir el futuro de Hungría. En la capital Budapest, un grupo redactó Un conjunto de demandas de reforma política:

“1. Exigimos la retirada inmediata de todas las tropas soviéticas ...

2. Exigimos la elección de nuevos líderes en el Partido de los Trabajadores Húngaros… por votación secreta.

3. El gobierno debe ser reconstituido ... todos los líderes criminales de la era estalinista-Rakosi deben ser relevados de sus puestos de inmediato ... ...

12. Exigimos total libertad de opinión y expresión, libertad de prensa y una radio libre, así como un nuevo diario de gran circulación ...

13. Exigimos que las estatuas de Stalin, el símbolo de la tiranía estalinista y la opresión política, se eliminen lo antes posible ... "

El levantamiento estudiantil se convirtió en un levantamiento popular. El 23 de octubre, más de 100,000 personas se reunieron en Budapest, donde las demandas de los estudiantes fueron leídas y recibidas con vítores. Luego, la multitud marchó hacia una estatua de bronce de Stalin de diez metros de altura en el centro de la ciudad. Enrollaron cables de acero alrededor de su cuello, lo tiraron al suelo con camiones y desfiguraron el ícono caído. Un acto así habría sido impensable cuando Stalin todavía estaba vivo.

levantamiento húngaro
Un momento icónico del levantamiento, el derribo de esta estatua de Joseph Stalin

En otra parte de Budapest, otro grupo luchó contra la policía frente a una estación de radio local mientras los escuadrones AVH fueron asediados y atacados. Los revolucionarios tomaron los edificios públicos, destruyeron símbolos soviéticos y abrieron las cárceles, liberando prisioneros políticos que habían estado encerrados durante años.

La violencia continuó hasta después de la medianoche cuando los primeros tanques soviéticos entraron en la capital para ayudar a la AVH a restablecer el orden. Sin embargo, la presencia del Ejército Rojo no intimidó a los ciudadanos de Budapest. Algunos desempacaron rifles para disparar a los tanques mientras los niños salían disparados de los callejones para lanzar proyectiles. Hubo algunos ataques contra los soldados soviéticos, pero en la mayoría de los casos, fueron bienvenidos e invitados a unirse a los rebeldes, y algunos aceptaron la oferta.

Nagy lidera la revolución

La primera fase de esta Revolución Húngara, como se la conoció, fue exitosa para los rebeldes. El primer ministro prosoviético huyó a Rusia temiendo por su vida y el liderazgo nacional pasó a Imre Nagy.

El 27 de octubre, Nagy accedió a las demandas populares disolviendo la AVH, aboliendo las restricciones del partido único, prometiendo elecciones libres y el fin de la colectivización económica al estilo soviético. Los partidos políticos que alguna vez estuvieron prohibidos bajo Rakosi comenzaron a reaparecer.

Al principio, el gobierno soviético no tomó medidas punitivas contra Nagy y el nuevo régimen en Hungría. Se dieron órdenes de retirar los tanques y las tropas soviéticas de Hungría. Presidente de los Estados Unidos Dwight Eisenhower alabó esta moderación soviética, llamándola el "amanecer de un nuevo día" en Europa del Este.

En realidad, el Politburó de Moscú se equivocaba y deliberaba sobre qué medidas tomar. Los intransigentes querían enviar tanques y aplastar el levantamiento, mientras que los moderados creían que Hungría podía volver al redil soviético con presión política.

Los soviéticos responden

levantamiento húngaro
Una víctima del levantamiento húngaro, que se cree que es un agente de AVH

Esta inacción soviética no duró mucho. El 30 de octubre, turbas en Budapest atacaron edificios comunistas y varios agentes de la AVH fueron asesinados. Al día siguiente, Imre Nagy cedió a la presión pública y declaró la intención de su gobierno de retirar a Hungría del pacto de Varsovia.

Ambos desarrollos convencieron al Politburó de tomar medidas más firmes contra los disidentes en Hungría. Permitir que continúe el levantamiento podría sugerir debilidad a Occidente y alentar levantamientos similares en otras partes del bloque soviético. Las tropas del Pacto de Varsovia cruzaron la frontera y entraron en territorio húngaro a fines de octubre.

Sintiendo una invasión inminente, El gabinete de Nagy declaró la neutralidad de Hungría, se retiró del Pacto de Varsovia y pidió ayuda a las Naciones Unidas. Sin embargo, la ONU no respondió. Intervenir en el bloque soviético invitaría a la confrontación con la Rusia soviética, además las potencias occidentales ya estaban lidiando con otra crisis internacional en el Suez.

El 3 de noviembre, las tropas rusas cerraron las fronteras de Hungría y rodearon Budapest. Entraron en la capital durante la noche y ocuparon el edificio parlamentario. Las tropas soviéticas marcharon por las calles de la capital, disparando indiscriminadamente contra edificios, mientras que las áreas industriales, que Moscú creía que albergaban a la mayoría de los rebeldes, fueron destruidas por la artillería y los ataques aéreos rusos.

La rebelión aplastada

Nagy permaneció en el poder hasta el amanecer del 4 de noviembre. Transmitió la noticia de que Budapest estaba bajo ataque soviético antes de refugiarse en la embajada yugoslava.

En el mismo día János Kádár, Viceprimer ministro de Nagy, operando bajo instrucciones de Moscú, declaró la formación de un gobierno contrarrevolucionario. Nagy fue arrestado más tarde por los soviéticos y sometido a un juicio secreto, antes de ser ahorcado.

Pasó una semana de lucha antes de que las tropas soviéticas pudieran someter la resistencia, con la muerte de más de 2,500 húngaros. Moscú instaló a Kádár como el nuevo líder nacional. Mantendría el control del gobierno de Hungría durante más de 30 años.

Respuesta internacional

Hubo una respuesta internacional mixta a la revolución húngara y su brutal represión por parte de los soviéticos. Tanto la ONU como la OTAN fueron criticadas por no acudir en ayuda de Nagy y sus seguidores.

La ONU convocó una investigación especial sobre los eventos de octubre-noviembre de 1956, sin embargo, tanto el gobierno húngaro como el soviético se negaron a participar. La investigación resultó en una condena del régimen de Kadar, pero ninguna otra acción o hallazgos significativos. La revista TIME nombró al 'luchador por la libertad húngaro' como el 'Hombre del año' de 1956, y lo describió como quien "sacudió el mayor despotismo de la historia hasta sus cimientos".

A largo plazo, la Revolución húngara sirvió para endurecer el estancamiento entre Oriente y Occidente. Para los líderes occidentales quedó claro que los intentos de desestabilizar el bloque soviético mediante la promoción de levantamientos internos solo podrían poner en riesgo a la población local. A otros líderes reformistas detrás del Telón de Acero también se les dio una clara lección sobre lo que podría suceder si desafiaran el control soviético.

Una visión húngara:
“El público occidental, especialmente la generación más joven, apoyó la causa de Hungría con todo su corazón y alma, quizás debido al apoyo político poco entusiasta que vino de sus propios gobiernos. Los refugiados fueron acogidos en el extranjero. Muchos de los políticos, presidentes y primeros ministros occidentales de hoy se encontraban entre los que en ese momento se manifestaron y protestaron frente a las embajadas soviéticas y abrazaron a los jóvenes refugiados húngaros ... Para ellos, la revolución húngara fue una experiencia decisiva de libertad, una experiencia edificante que continúa para beneficiarnos. Para el mundo, el nombre de Hungría se ha convertido en sinónimo de libertad y un deseo elemental de democracia ".
Arpad Goncz, político húngaro

levantamiento húngaro de la guerra fría

1. La Hungría de la posguerra, como muchos de sus vecinos de Europa oriental, fue ocupada por los soviéticos después de la Segunda Guerra Mundial y sometida a la "sovietización".

2. En 1956, la denuncia de Jruschov de Stalin socavó el liderazgo de Matyas Rakosi y encendió reformas liberales y protestas en Hungría.

3 Iniciado por un conjunto de demandas políticas redactadas por estudiantes, el levantamiento húngaro pronto se hizo popular, apuntando a la policía estatal.

4. La respuesta de Moscú a los acontecimientos en Hungría fue equívoca al principio, sin embargo, las tropas del Pacto de Varsovia finalmente invadieron y sofocaron el levantamiento.

5. El levantamiento húngaro terminó con el arresto de Imre Nagy y la instalación de Janos Kadar, un comunista soviético leal, como líder de la nación. Alrededor de 2,500 húngaros murieron. La respuesta soviética provocó críticas y condenas en todo el mundo.

fuentes de la guerra fría

Un informe sobre los esfuerzos de Estados Unidos para difundir propaganda anticomunista en Hungría (marzo 1955)
Las demandas reformistas de los estudiantes húngaros (octubre 1956)
El periodista británico Sefton Demler describe el levantamiento húngaro (octubre 1956)
Los líderes soviéticos deciden reprimir el levantamiento en Hungría (octubre 1956)
El gabinete de Hungría vota para retirarse del Pacto de Varsovia (noviembre de 1956)
El primer ministro húngaro, Imre Nagy, pide ayuda de la ONU (noviembre 1956

Información de citas
Titulo: "El levantamiento húngaro"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/hungarian-uprising/
Fecha de publicación: 11 de septiembre de 2020
Fecha accesada: 17 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.