Europa de posguerra

La Primera Guerra Mundial y los tratados que la llevaron a su fin tuvieron un profundo efecto en el continente europeo. La Europa de la posguerra era un lugar muy diferente a la Europa que dio lugar a la guerra en 1914.

Cambios drásticos

La guerra provocó la abolición de tres de las monarquías más poderosas del continente: la dinastía Hohenzollern en Alemania, los Romanov en Rusia y la Casa de Habsburgo-Lorena en Austria-Hungría.

El mapa de la Europa de la posguerra se rediseñó radicalmente. Se redefinieron las fronteras y se formaron nuevos países, tallados a partir de los imperios ruso y austrohúngaro. Algunos grupos étnicos y nacionalistas, que durante mucho tiempo habían soñado con la nacionalidad y el autogobierno, finalmente tuvieron la oportunidad.

La reconstrucción de la Europa de la posguerra no satisfizo a todos ni erradicó viejos prejuicios o presunciones sobre quién debía gobernar. La nueva Europa era una construcción idealista, pero no sería lo suficientemente fuerte para resistir el extremismo y el nacionalismo fanático que apareció una docena de años después.

Independencia polaca

Una nación que emergió de las secuelas de la Primera Guerra Mundial fue Polonia. Antes de 1914, el pueblo polaco había sido súbdito del Imperio Ruso, aunque durante mucho tiempo había alimentado el deseo de autogobierno.

Debido a que Polonia estaba intercalada entre Alemania y Rusia, allí tuvo lugar una gran cantidad de combates en el Frente Oriental. La situación cambió en marzo de 1918, cuando los rusos abandonaron la guerra, dejando la mayor parte de Polonia en manos alemanas. La derrota de Alemania en noviembre de ese año significó que Polonia, por primera vez en siglos, ya no tuviera un amo imperial.

El penúltimo de los Catorce Puntos de Woodrow Wilson pedía "un estado polaco independiente ... habitado por poblaciones indiscutiblemente polacas ... cuya independencia política y económica e integridad territorial deberían estar garantizadas por un pacto internacional".

La firma del Tratado de la Minoría Polaca (también llamado el Pequeño Tratado de Versalles porque fue firmado el mismo día, 28 de junio de 1919) creó el estado soberano independiente de Polonia.

Disolución austro-húngara

Diez semanas después, los aliados finalizaron el Tratado de Saint-Germain-en-Laye, que disolvió el Imperio Austro-Húngaro y reasignó gran parte de su territorio.

Los reinos de Austria y Hungría se separaron y se establecieron como naciones independientes, mientras que se formaron tres nuevos estados-nación: Polonia, Checoslovaquia y Yugoslavia.

Austria se sintió como el mayor perdedor de esta reorganización, con cierta justificación. Cuenta la leyenda que después de que los negociadores dividieran y asignaran las mejores tierras agrícolas y recursos industriales de Europa central, el líder francés Georges Clemenceau se burló “Le reste, c'est l'Autriche”('El resto es Austria'). 

Austria un 'remanente'

Una vez que el corazón palpitante de un imperio de 30 millones, Austria era ahora un remanente sin salida al mar. Su población se redujo a alrededor de seis millones, perdiendo tres millones de sus ciudadanos de habla alemana en los Sudetes (ahora parte de Checoslovaquia) y Tirol del Sur (cedido a Italia).

Austria se redujo a apenas 84,000 kilómetros cuadrados, perdiendo importantes tierras agrícolas y recursos industriales. A Austria se le prohibió cualquier futura unificación política con Alemania, y el nombre que había adoptado al final de la guerra: Deutsch-Osterreich, o la Austria alemana - también fue ilegalizada.

El ejército austríaco se limitó a un máximo de 30,000 voluntarios; toda su fuerza aérea y la mayoría de sus barcos de guerra fueron entregados a los aliados. Como Alemania, Austria se vio obligada a pagar reparaciones, aunque esto se limitó a 30 años.

El destino de Europa del Este

Los tratados posteriores enmarcados en París también resolvieron el destino de Bulgaria, Hungría y el Imperio Otomano:

  • El tratado de Neuilly (firmado en noviembre 27th 1919) obligó a Bulgaria a entregar su costa del mar Mediterráneo a Grecia; reconocer la independencia de Yugoslavia; para pagar reparaciones de 100 millones de libras; y para mantener un ejército no más grande que los hombres 20,000. Los búlgaros estaban muy ofendidos por los términos de este tratado, aunque fue indulgente en comparación con el trato otorgado a Alemania y Austria.
  • El tratado de Trianon (Junio ​​4th 1920) finalizó el destino de Hungría. Al igual que Austria, Hungría perdió más de la mitad de su población, varias ciudades importantes y grandes extensiones de territorio valioso. La mayoría terminó con la Checoslovaquia recién formada, mientras que un territorio oriental pasó a Rumania. El ejército húngaro estaba restringido a los hombres 35,000 y tenía prohibido adquirir aviones, tanques o artillería pesada.
  • El tratado de Sevres (August 10th 1920) trató con el Imperio Otomano. Redujo el antiguo sultanato de 614,000 kilómetros cuadrados a 175,000. Se otorgó parte del territorio otomano a Grecia y Armenia, mientras que las potencias aliadas Gran Bretaña (Palestina e Irak) y Francia (Líbano y Siria) recibieron mandatos en Medio Oriente. Estos términos fueron revisados ​​en el Tratado 1923 de Lausana, que se formó después de la Guerra de Independencia de Turquía.

Llama a un organismo multilateral

Una caricatura que representa el estado frágil de la recién formada Liga de las Naciones

El sentimiento pacifista de 1919 hizo que muchos buscaran mejores formas de resolver las disputas y tensiones internacionales. Una sugerencia fue la creación de una organización multilateral, donde los delegados de naciones soberanas pudieran discutir, debatir y arbitrar disputas entre sus estados miembros.

El presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, fue el partidario más destacado de esta idea, y la mencionó en un discurso ante el Congreso de los Estados Unidos en enero de 1918. Los catorce puntos de Wilson pedían una "asociación general de naciones" para "ofrecer garantías mutuas de independencia política y territorial integridad". Jan Smuts de Sudáfrica también escribió extensamente sobre una "liga de naciones" y cómo podría funcionar.

En la conferencia de paz de París en junio de 1919, 44 países ratificaron el Pacto de la Sociedad de Naciones. El nuevo organismo se creó en enero de 1920.

La Liga de las Naciones

La primera asamblea de la Sociedad de Naciones consistió en una asamblea de todas las naciones miembros, junto con un consejo ejecutivo de ocho naciones. Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Italia y Japón serían miembros permanentes del ejecutivo.

En total, la Liga tenía 42 miembros fundadores. Ninguno de los poderes centrales recibió invitaciones para ser miembro de la Liga, aunque no tuvieron que esperar mucho. Austria y Bulgaria se unieron en diciembre de 1920, Hungría en septiembre de 1922 y Alemania en septiembre de 1926.

Oposición americana

Desde el principio, la Sociedad de Naciones dependió del apoyo de Estados Unidos. Cuando Woodrow Wilson regresó a Estados Unidos a mediados de 1919, sin embargo, descubrió que las actitudes hacia la Liga eran mixtas.

Entre los políticos estadounidenses, hubo un consenso tibio de que un organismo multinacional era necesario, más para la paz y la estabilidad de Europa que por cualquier otra razón, pero también hubo una fuerte oposición a algunos aspectos del pacto.

De particular preocupación para los miembros del Partido Republicano fue el Artículo X, que obligaba a los miembros de la Liga a "respetar y preservar ... la integridad territorial y la independencia política" de otros miembros. Interpretaron esto como un tratado indefinido que podría paralizar la política exterior estadounidense al obligarla a proteger a otras naciones de la agresión.

Los estadounidenses más conspiradores vieron a la Liga de Naciones como un "nuevo orden mundial" globalista, una forma de gobierno supranacional que podría anular la soberanía y los intereses nacionales de Estados Unidos.

Estados Unidos retrocede

A pesar de la vigorosa campaña de Wilson en apoyo de la Liga, no pudo reunir suficiente apoyo en el Senado de los Estados Unidos, donde se necesitaba una mayoría de dos tercios para ratificar el pacto. Una facción republicana, encabezada por el senador Henry Cabot Lodge, se negó a apoyar a la Liga a menos que el Congreso de los Estados Unidos retuviera el poder para participar en la guerra.

Como consecuencia, Estados Unidos nunca se unió oficialmente a la Liga de Naciones. Sin embargo, Washington y sus diplomáticos trabajarían en estrecha colaboración con la Liga, mientras que numerosos grupos e individuos estadounidenses contribuían activamente a la Liga y sus diversas agencias.

Con esta retirada estadounidense, la Liga pasó a depender de otras naciones aliadas victoriosas, como Gran Bretaña y Francia. La vida útil de la Liga de 25 años estuvo marcada por una serie de éxitos y un puñado de fracasos notables, el más obvio fue el fracaso para evitar la Segunda Guerra Mundial. Al carecer de cualquier forma de fuerza militar, y con los estados miembros reacios a desplegar la suya, el único medio de coerción de la Liga eran las sanciones económicas. Estos fueron efectivos en algunas situaciones pero no en otras.

En octubre de 1919, Woodrow Wilson recibió el Premio Nobel de la Paz por su papel en el inicio de la Sociedad de Naciones. Casi inmediatamente después, Wilson sufrió dos golpes debilitantes que lo dejaron ciego y paralizado en un lado de su cuerpo. Wilson cumplió los últimos 18 meses de su presidencia inmóvil y oculto a la vista del público. Murió en febrero de 1924.

“Al final, Versalles resultó ser un fracaso colosal para Woodrow Wilson, para los Estados Unidos y para el futuro de un mundo que había esperado estar gobernado por principios de libertad y autodeterminación. Como observó Harold Nicolson, no se llegó abiertamente a los pactos de paz. No se aseguró la libertad de los mares. El libre comercio no se estableció en Europa; Se terminaron erigiendo muros arancelarios, más altos y numerosos que los conocidos hasta ahora. Los armamentos nacionales no se redujeron. Las colonias alemanas y las tierras de sus aliados fueron distribuidas entre los vencedores como botín, los intereses de sus poblaciones flagrantemente desatendidos ”.
David Andelman, historiador

Europa de la posguerra

1. La Primera Guerra Mundial provocó el fin de las monarquías e imperios centenarios de Europa y la reorganización de las fronteras y soberanías europeas.

2. Los tratados de posguerra condujeron a la formación de un estado-nación independiente de Polonia, la disolución de Austria-Hungría y la formación de Checoslovaquia y Yugoslavia.

3. Las conferencias de paz de París también formaron la Sociedad de Naciones, un organismo multilateral para resolver disputas internacionales y prevenir la guerra.

4. A pesar de los intentos concertados del presidente Woodrow Wilson, una campaña política vio a la Liga de Naciones rechazada por el Congreso de los Estados Unidos, que temía los impactos de la Liga en la soberanía e independencia estadounidenses.

5. La Sociedad de Naciones se reunió por primera vez en 1920 y duró 25 años. Aparte de las sanciones económicas, carecía de poder coercitivo contra los estados-nación. La Liga produjo varios éxitos pero también algunos fracasos notables.

Titulo: "Europa de la posguerra"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/worldwar1/post-war-europe/
Fecha de publicación: 21 de septiembre de 2017
Fecha accesada: 08 de junio de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.