Historiografía de la primera guerra mundial

historiografía primera guerra mundial
Al igual que los soldados que estudian, los historiadores luchan por las causas de la Primera Guerra Mundial

La historiografía de la Primera Guerra Mundial es extensa, diversa y compleja. Como cualquier acontecimiento histórico importante, la Gran Guerra ha planteado muchas preguntas y cuestiones. Los historiadores políticos han investigado y teorizado sobre las causas, efectos y gestión de la guerra. Los historiadores militares han estudiado las estrategias, tácticas y metodologías utilizadas en los frentes y campos de batalla de la guerra. Los historiadores sociales han investigado cómo la guerra afectó a la gente corriente y afectó los roles, valores y actitudes sociales. Los historiadores económicos han considerado cómo la guerra afectó las economías nacionales, la riqueza personal, el comercio y las finanzas. De hecho, las primeras historias de la guerra se escribieron cuando ésta apenas tenía unos días de iniciada. Desde entonces, los supuestos y conclusiones historiográficas sobre la guerra han variado de un lugar a otro y han cambiado con el tiempo.


Historiografía posterior a 1918

En los años inmediatamente posteriores al armisticio de 1918, la mayoría de los escritos históricos intentaron establecer las causas y repartir culpas por la guerra. La mayoría de los historiadores de las naciones aliadas eran intencionalistas que creían que la guerra fue iniciada por líderes y gobiernos específicos, que actuaron con intenciones deliberadas y hostiles. Parte de esta escritura histórica estuvo teñida por las mismas tensiones paranoicas y nacionalistas de 1914. Al igual que los responsables del tratado de Versalles, muchos historiadores consideraron a los líderes alemanes en su mayor parte, si no enteramente, responsables del inicio de la guerra. El káiser Guillermo II fue acusado de acosar al gobierno austrohúngaro para que atacara Serbia; El militarismo alemán fue condenado por alimentar la carrera armamentista de antes de la guerra; El nacionalismo alemán fue acusado de envenenar las relaciones exteriores y la diplomacia. Uno de los primeros relatos académicos que afirmó estos puntos de vista fue Orígenes Inmediatos de la Guerra, publicado por el historiador francés Pierre Renouvin en 1925. El estudio de Renouvin no estuvo en pánico ni histérico; fue un examen sistemático y bien investigado del militarismo, el sistema de alianzas y el fracaso de la diplomacia en 1914. Sin embargo, responsabilizó a Alemania casi por completo del estallido de la guerra.

Mientras tanto, los historiadores alemanes trabajaban para contrarrestar el argumento de que su país era responsable de la guerra. En 1919, el gobierno de la República de Weimar creó una rama especializada del Ministerio de Asuntos Exteriores, la Sección de Culpabilidad de Guerra (Kriegsschuldreferat), para examinar a fondo los archivos y registros diplomáticos. los Kriegsschuldreferat's La misión era demostrar que la guerra tenía causas fuera de las decisiones o el control alemán. Esto tenía motivaciones políticas: Berlín esperaba socavar o invalidar el artículo 231 (la cláusula de "culpabilidad de guerra") del Tratado de Versalles y forzar la renegociación de la deuda de reparaciones de Alemania. El Kriegsschuldreferat ciertamente se dedicó a la investigación histórica, aunque sus motivos fueron impulsados ​​por la propaganda. Kriegsschuldreferat Los agentes recibieron instrucciones de suprimir o excluir fuentes que expusieran la beligerancia alemana y de resaltar fuentes que sugirieran causas de guerra no alemanas.

historiografía
Harry Elmer Barnes

Uno controvertido Kriegsschuldreferat El proyecto financiaba una investigación externa de Harry Elmer Barnes. Barnes, un historiador estadounidense, había sido antialemán, pero cambió de posición y argumentó en contra de la participación de Estados Unidos en la guerra. En su controvertido libro de 1926, La génesis de la guerra mundial, Barnes nombró a Francia y Rusia como las dos naciones más responsables de los acontecimientos de 1914. Por el contrario, minimizó la participación de los otros dos protagonistas. Austria-Hungría había actuado sólo para preservar su imperio, afirmó Barnes, mientras que Alemania sólo había desempeñado un papel de apoyo hasta finales de julio de 1914. Si el káiser y sus generales realmente querían una guerra, argumentaba Barnes, tenían muchas oportunidades de comenzar una antes. entonces. El relato de Barnes sobre la guerra causó revuelo; fue ampliamente condenado como revisionista histórico y propagandista alemán. Otro Kriegsschuldreferat El historiador patrocinado, Hermann Lutz, se centró en las acciones de Gran Bretaña. El libro de Lutz de 1927, Lord Grey y la guerra mundial, se centró en el ministro de Asuntos Exteriores británico, Sir Edward Grey, sugiriendo que las intrigas y la interferencia de Grey en 1914 fueron una provocación importante a la guerra.

“Examinar la historiografía de la Primera Guerra Mundial no es una tarea fácil. Rara vez se ha escrito tanto sobre un tema histórico. Rara vez las actitudes y creencias con respecto a la causa de un evento han cambiado tan rápida o continuamente como con esa guerra. Apenas ha pasado una década que no haya sido testigo de un cambio significativo en la interpretación dominante. Hubo muchos motivos para el desacuerdo desde el principio, por supuesto ... En un sentido muy real, todas las interpretaciones que los historiadores han ofrecido desde la guerra fueron presagiadas por explicaciones desarrolladas por los participantes en ese momento ".
Spencer C. Olin, historiador

Desde finales de la década de 1920, los historiadores comenzaron a alejarse de posiciones extremas y de señalar con el dedo a medida que la ira por la guerra se enfriaba. Los historiadores intencionalistas comenzaron a dar paso a los historiadores estructuralistas, quienes sostenían que la guerra no fue iniciada por líderes o políticos individuales, sino por una compleja red de militarismo, alianzas, nacionalismo y otros factores. En 1928, el historiador estadounidense Sidney Fay publicó Los orígenes de la guerra mundial, después de pasar varios años examinando archivos y documentos gubernamentales europeos. Fay sostuvo que si bien las potencias centrales eran, en general, más responsables de la guerra, Alemania debería cargar con toda la culpa. Fay argumentó que se había exagerado drásticamente el papel del káiser en la crisis de julio; fueron los gobiernos de Austria-Hungría, Rusia y Serbia los principales responsables de dar los pasos finales hacia la guerra. La perspectiva más equilibrada de Fay deleitó al Kriegsschuldreferat, que se apresuró a imprimir una edición en alemán. Incluso entregó copias gratuitas de las embajadas alemanas.

Mientras los historiadores de la República de Weimar intentaron limpiar el nombre de Alemania, otros eligieron su propio camino. Gran parte de lo escrito sobre la guerra en la década de 1920 era "autobiografía disfrazada de historia". Winston Churchill La crisis mundial (publicado entre 1923 y 1931) se convirtió en una de las cuentas más populares de la guerra, vendiendo casi copias de 100,000. La crisis mundial Fue una narrativa amplia que se centró de cerca en los acontecimientos militares y navales, y atribuyó gran parte de la culpa de la guerra al militarismo alemán. Otro relato personal notable fue el de David Lloyd George. Memorias de guerra (1933). Como podría esperarse de figuras políticas, los escritos de Churchill y Lloyd George contenían un fuerte grado de autojustificación de su propio liderazgo y acciones. Churchill se mostró particularmente a la defensiva ante la fallida campaña de los Dardanelos de 1915, de la que fue arquitecto. Esta invasión fracasó, según Churchill, debido a una mala información y ejecución, más que a una mala planificación estratégica.

A medida que avanzaba el período de entreguerras, la historiografía de las causas de la guerra alcanzó una especie de consenso. La mayoría de los historiadores aceptaron que todos los gobiernos europeos importantes habían contribuido al estallido de la guerra, ya sea directa o indirectamente. Continuaron destacando los impactos negativos del nacionalismo y el militarismo alemanes, pero muchos historiadores dirigieron su atención a áreas de estudio más especializadas, como la estrategia militar, el impacto social de la guerra o los acontecimientos en su propia nación. Alemania, al parecer, quedó libre de responsabilidades. En Alemania, el ascenso de Adolf Hitler y los nacionalsocialistas (nazis) tuvo poco impacto en la historiografía de la guerra. Los propios nazis creían que en 1914 Alemania no deseaba la guerra, pero que se vio empujada a ella por la hostilidad británica, francesa y rusa. Pero ni los nazis ni los historiadores que simpatizaban con ellos mostraron ningún interés en explicar el pasado; estaban mucho más interesados ​​en el futuro.

La tesis de Fischer

historiografía primera guerra mundial
Fritz Fischer

La década de 1960 produjo una nueva y desafiante tesis del historiador alemán Fritz Fischer. Fischer, ex nazi que renunció a su membresía en el partido durante la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en un destacado académico e historiador. Pasó varios años examinando todos los archivos del gobierno guillermino y fue el primer historiador en hacerlo. Fischer se basó en esta investigación para publicar dos libros: Los objetivos de Alemania en la Primera Guerra Mundial, (1961) y Guerra de ilusiones (1969). En ambos textos, Fischer declaró que Alemania era la única responsable del estallido de la Primera Guerra Mundial. Las elites alemanas habían saboreado durante mucho tiempo una “apropiación del poder mundial”, argumentó, y su agresivo expansionismo se remontaba a la década de 1890. Anhelaban una guerra con Rusia en particular, donde la victoria les daría grandes ganancias territoriales en el este y el dominio alemán sobre Europa continental. La tesis de Fischer, esencialmente una reivindicación histórica de la famosa "cláusula de culpabilidad de guerra", fue enormemente controvertida, pero estuvo cuidadosamente respaldada con pruebas documentales. Una fuente importante localizada por Fischer fue un conjunto de actas tomadas en una reunión celebrada en diciembre de 1912. En esta reunión, los generales alemanes instaron a una declaración de guerra antes del otoño de 1914, para no perder su ventaja sobre las naciones combatientes.

historiografía primera guerra mundial
El historiador británico de izquierda Eric Hobsbawm

También fueron populares en la década de 1960 los relatos marxistas sobre las causas de la guerra. Los marxistas atribuyen la guerra no a individuos, gobiernos o naciones, sino a las clases propietarias y sus intereses de clase. Estas interpretaciones también se remontan a la propia guerra. El revolucionario ruso Vladimir Lenin escribió prolíficamente sobre la guerra, sugiriendo que era inevitable y predecible. El crecimiento industrial y la rivalidad imperial habían unido a las grandes potencias europeas, en competencia por territorios y recursos finitos. Lenin insinuó que los aliados ansiaban la guerra con Alemania para “arruinar una nación competidora que ha mostrado un ritmo de desarrollo económico más rápido”. Atrapadas en medio de esta rivalidad económica estaban las clases trabajadoras de Europa. Lenin los llamó a “convertir la guerra imperialista en una guerra civil”; dejar de luchar entre sí y apuntar con sus armas a la realeza, generales, aristócratas y capitalistas. Historiadores marxistas posteriores, como Eric Hobsbawm, profundizan en las causas económicas de la guerra. Según Hobsbawm, la rápida industrialización de finales del siglo XIX aumentó el consumo y los niveles de vida, pero también aumentó la demanda, la competencia y la inseguridad.


© Alpha History 2014. El contenido de esta página no se puede volver a publicar o distribuir sin permiso. Para obtener más información, consulte nuestro Términos y Condiciones de Uso.
Esta página fue escrita por Jennifer Llewellyn, Jim Southey y Steve Thompson. Para hacer referencia a esta página, use la siguiente cita:
J. Llewellyn et al, “Historiografía de la Primera Guerra Mundial” en Historia alfa, https://alphahistory.com/worldwar1/world-war-i-historiography/, 2014, consultado [fecha del último acceso].