Escribiendo para la historia

escribiendo para la historia

Como otras ramas de las humanidades, la historia vive y depende de la palabra escrita. Desde los días de Heródoto y Plutarco, los historiadores se han basado en textos escritos para comunicar la narrativa y el significado históricos. Esta página analiza la importancia de escribir para la historia y algunos consejos para hacerlo de forma eficaz.

Nuevas tecnologías, viejas habilidades.

A pesar de los avances tecnológicos de las últimas dos décadas, no ha cambiado mucho con respecto a la escritura para la historia. Las nuevas tecnologías han cambiado la forma en que se almacenan, comparten y presentan las fuentes históricas y la información escrita, pero no la información en sí. Los historiadores modernos todavía utilizan documentos, libros, ensayos y otras formas de escritura para registrar sus hallazgos.

A pesar de la llegada y la utilidad de las nuevas tecnologías, los estudiantes de historia aún deben esperar realizar una cantidad considerable de lectura y escritura. El éxito en los cursos de historia depende no sólo de su interés y conocimiento del pasado, sino también de su capacidad para escribir de forma clara y eficaz.

Una tarea desafiante

No se pueden negar los desafíos de escribir para la historia. No es un talento natural ni innato; Nadie nace siendo un gran historiador o escritor histórico. Al igual que otras habilidades, se aprenden, desarrollan y practican con el tiempo. Si está tomando un curso de historia para estudiantes de último año por primera vez, es mejor pensar en su escritura histórica como un trabajo en progreso; mejorará con el tiempo.

Mientras lees a diferentes historiadores, piensa en cómo organizan sus escritos; cómo entrelazan narrativa, evidencia y análisis; y cómo se comunican con sus lectores. Mientras escribe y envía sus propios artículos, piense críticamente sobre su escritura y busque comentarios de los demás.

Con práctica, consejos y reflexión, te convertirás en un escritor de historia eficaz. No es un proceso fácil: llevará tiempo y no se puede apresurar. Como ocurre con muchas cosas, diferentes estudiantes progresarán a diferentes velocidades. Lo importante es trabajar duro, tener paciencia y mantener una actitud positiva.

Aquí hay algunos consejos generales sobre cómo escribir para la historia. También puede encontrar información útil en nuestra página sobre escribir ensayos de historia.

Planifica tu escritura

Cuando escriba algo para la historia, siempre realice cierta planificación; no deje la estructura ni la organización de su escritura al azar.

Comenzar un escrito extenso sin ninguna planificación, con la esperanza de que "funcione" o "funcione", rara vez resulta eficaz. Es muy difícil estructurar y organizar la escritura sobre la marcha, incluso para escritores expertos.

Cuanto más larga sea la tarea, más esfuerzo deberás poner en estructurarla y planificarla. Antes de redactar un párrafo largo, una respuesta extensa o un ensayo, elabore algún tipo de plan breve. No tiene por qué ser complejo: una lista, algunos puntos o un mapa conceptual es suficiente. Este plan debe proporcionar un marco para las ideas, argumentos e información que pretende presentar.

Piensa antes de escribir, piensa mientras escribes

Este es un consejo obvio, pero que se olvida o se pasa por alto fácilmente. Debes pensar continuamente durante el proceso de escritura, de principio a fin.

Cada frase o frase complicada debe estar completamente concebida en tu mente antes de escribirla. Un momento de reflexión y planificación mental antes de cada nueva frase o párrafo marca a menudo la diferencia entre una escritura clara y eficaz y una palabrería sin rumbo.

Haga una pausa antes de comenzar una nueva oración y pregúntese qué pretende decir y cómo quiere que suene. Lea cada oración y párrafo cuando esté completo y piense si dice lo que desea.

Conoce tu respuesta o contienda

La mayor parte de la escritura de historia responde a un problema, pregunta o afirmación. Antes de empezar a escribir debes tener un argumento claro; en otras palabras, un argumento o "respuesta" que responda a la pregunta o afirmación.

En un ensayo, su argumento debe expresarse claramente en la introducción. Luego debe revisarse y reformularse periódicamente a lo largo del cuerpo del escrito y luego reiterarse en la conclusión.

La disputa es vital por dos razones. Primero, muestra que ha contemplado la pregunta y formado una respuesta segura y convincente. En segundo lugar, la contención debe servir como punto focal o "columna vertebral" de un ensayo eficaz o una respuesta extensa.

Planificar y señalizar

El primer paso hacia una redacción bien organizada y eficaz es un buen plan. El segundo paso es señalizar mientras escribes. Una señal es una oración o frase que muestra al lector la dirección que tomará su escritura. La señalización se puede utilizar en cualquier parte de su escrito, aunque generalmente se encuentra en la introducción o en las oraciones temáticas (la oración inicial de un párrafo o sección).

Hay varias formas diferentes de señalizar. Algunas indicaciones son directas y obvias, por ejemplo: "Este ensayo comenzará examinando los métodos de propaganda utilizados por los nazis antes de considerar los factores detrás de su ascenso al poder en 1933".

Las preguntas retóricas también pueden servir como señales, por ejemplo: "¿Qué factores llevaron al nombramiento de Hitler como canciller en enero de 1933?" Cuando se analizan varios puntos, puede señalar comenzando cada oración con "Primero", "Segundo", "Tercero", etc.

La señalización organizará sus ideas, preparará al lector para lo que puede esperar y, por lo tanto, mejorará la estructura y claridad de su ensayo.

Sea claro, confiado y directo

En historia, el estilo y el tono de tu escritura deben ser claros y directos al grano. Debe intentar parecer bien informado y confiado, incluso si no lo es.

Escribe de forma asertiva y directa. Exponga la información y los argumentos como si estuvieran fuera de toda duda. Evite el lenguaje florido o demasiado descriptivo, las declaraciones indecisas o la información de fondo irrelevante. Vaya directo al grano abordando la pregunta y describiendo su argumento.

Utilice oraciones más cortas siempre que sea posible. Escriba con voz activa en lugar de voz pasiva. Revise su trabajo cuidadosamente y, si es posible, pídale a otra persona que lo revise por usted. Una buena prueba de claridad en la escritura es si se puede entender completamente después de una lectura. ¿Es este tu caso?

Evitar hipérbole y cliché

Hipérbole (pronunciado perba-lee alto) es un lenguaje exagerado, demasiado colorido o dramático. Se utiliza por color o efecto en lugar de precisión histórica. Ejemplos de hipérbole podrían incluir “George Washington era un hombre coloso” o “la caída de la Bastilla paralizó a Europa”.

Una pequeña hipérbole ciertamente puede agregar color y estilo a la escritura, pero en la mayoría de los casos suena tonto. Debes evitar el uso de hipérboles y tener cuidado con ellas, especialmente al revisar tu trabajo final. La mejor escritura de historia es convincente porque presenta evidencia, hechos y argumentos de una manera tranquila y racional, no porque emplee un lenguaje dramático.

A cliché Es una expresión o frase cansada y usada en exceso. Más imágenes comenzaron como declaraciones creativas y significativas, pero han perdido su significado o impacto con el tiempo, generalmente por el uso excesivo.

Algunos clichés comunes incluyen “desde los albores del hombre”, “en el último momento”, “la supervivencia del más fuerte”, “la historia se repite”, “tan bueno como el oro”, “el tiempo vuela” y “gancho, hilo y plomo". Una lista completa de imágenes se puede encontrar en clichésite.com.

Es casi imposible escribir sin cliché en absoluto, sin embargo, un ensayo o texto con demasiado cliché sonará poco original, carente de creatividad y molesto. Se cauteloso con imágenes e intente limitarlos en su escritura. Es mucho mejor desarrollar sus propias formas de expresar ideas e información.

Evitar la generalización

Una trampa común en la escritura de historia es el hábito de generalizar, especialmente cuando se habla de naciones, sociedades u otros grandes grupos de personas.

Algunas generalizaciones comunes incluyen afirmaciones como "los nobles desconfiaban del rey", "todos los campesinos se morían de hambre", "el pueblo francés quería reformas" o "la nación se levantó como una sola". Las personas casi nunca están tan unidas ni se comportan de manera tan uniforme. Cuanto más grande es el grupo, más probable es que contenga diferentes condiciones, ideas, opiniones, lealtades e intereses.

Al escribir sobre un grupo grande, asegúrese de reconocer que contenía diferentes respuestas, puntos de vista y perspectivas. Hacerlo evita la generalización y le da a su escritura mayor profundidad y complejidad.

Escribe como neutral, no como personaje.

La escritura de historia debe demostrar investigación, análisis y evidencia, al mismo tiempo que articula un argumento convincente. No es un foro para escritura creativa o puntos de vista personales.

Cuando escriba para historia, considérese un periodista que utiliza información y fuentes para explicar un tema o cuestión en particular. Trate de evitar empantanarse en hechos o historias irrelevantes sólo porque parecen interesantes.

Escribe de forma clara, objetiva y desapasionada. Evite hacer juicios de valor o usar etiquetas emotivas como "malvado", "retorcido" o "aborrecible". Siempre escriba en tercera persona, como alguien que mira el tema desde una perspectiva neutral. Nunca escribas en primera persona ni uses frases como "Creo que ..." o "En mi opinión ...".

Usar narrativa, análisis y evidencia.

Un error común en la escritura de la historia es no lograr un equilibrio entre narrativa (describiendo lo que pasó) análisis (explicando cómo o por qué sucedió y por qué fue significativo) y evidencia sólida (información de fuentes primarias o secundarias que respalda su narrativa y análisis).

Entretejer estas tres cosas no es una habilidad fácil, pero es importante. Demasiada narrativa hará que tu escritura parezca una historia o una pieza descriptiva. Demasiado análisis hará que tu escritura parezca "seca", abstracta y complicada. La falta de evidencia hará que su escritura parezca poco convincente y sin autoridad.

Lea algunos párrafos de un historiador acreditado y piense en cómo utiliza la narrativa, el análisis y la evidencia. Esfuércese por lograr el mismo equilibrio en su propia escritura, apuntando a partes aproximadamente iguales de cada uno.

Información de citas
Posición: 'Escribir para la historia'
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/writing-for-history/
Fecha de publicación: 30 de septiembre de 2019
Fecha accesada: Febrero 21, 2024
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Condiciones de uso.