El nacionalismo como causa de la Primera Guerra Mundial

nacionalismo de la primera guerra mundial
El león era un símbolo del imperialismo y nacionalismo británico.

El nacionalismo es una forma intensa de patriotismo o lealtad al propio país. Los nacionalistas exageran el estatus, el valor o la importancia de su país, anteponiendo sus intereses a los de otros países. Estos sentimientos fueron prominentes en la Europa de principios del siglo XX, particularmente en las llamadas Grandes Potencias (Gran Bretaña, Francia y Alemania), lo que llevó a muchos europeos a creer que su nación ocupaba una posición de supremacía cultural, económica y militar.

Fuentes del nacionalismo

El creciente nacionalismo del siglo XIX y principios del XX provino de muchas fuentes. Muchas cosas surgieron de acontecimientos y acontecimientos históricos. En Gran Bretaña, la Revolución Industrial del siglo XVIII había generado cambios tecnológicos notables y creado nuevas formas de riqueza, mientras que el Imperio Británico había crecido hasta abarcar una cuarta parte del mundo. Francia y Alemania también experimentaron una rápida transformación económica, crecimiento imperial y modernización social.

Los éxitos nacionales de este tipo provocaron un orgullo y una confianza excesivos que, a su vez, dieron origen al sentimiento nacionalista. A ello contribuyeron políticos, diplomáticos y algunos líderes reales con sus comentarios y retórica. El nacionalismo también fue alimentado por informes de prensa unilaterales que eran excesivamente críticos con otras naciones pero rara vez críticos con la propia.

Las ideas nacionalistas también fueron perpetuadas y promovidas por la cultura popular, desde el alto arte de los pintores y esculturas hasta formas comunes de entretenimiento como la literatura barata y la comedia de music hall. La música, ya sea en forma de orquesta o de canción, fue un medio notable de sentimiento nacionalista.

Confianza inflada

El producto de este nacionalismo en gestación fue una confianza inflada en la propia nación, el gobierno y el poder militar. En cuestiones de asuntos exteriores o competencia global, muchos se convencieron de que su país era justo, recto y sin culpa ni censura.

En contraste, los nacionalistas demonizaron a las naciones rivales, caricaturizándolas como agresivas, intrigantes, engañosas, atrasadas o incivilizadas. Los informes de la prensa nacionalista convencieron a muchos de que los intereses de su país estaban amenazados por las conspiraciones, las maquinaciones y el imperialismo hambriento de sus rivales. La retórica nacionalista y militarista aseguró a los europeos que si estallaba la guerra, su nación saldría victoriosa.

En concierto con sus peligrosos hermanos, el imperialismo y el militarismo, el nacionalismo contribuyó a una ilusión continental de que la guerra no sólo estaba justificada sino que era fácilmente ganable. En su forma más extrema, este patriotismo agresivo se conocía como “patriotismo”, tomando su nombre de una canción del music hall británico de la década de 1870:

No queremos pelear pero por Jingo, si lo hacemos.
Tenemos los barcos, tenemos los hombres, también tenemos el dinero.
Hemos luchado contra el Oso antes, y aunque somos británicos,
¡Los rusos no tendrán Constantinopla!

La ambivalencia de Europa ante la guerra

A principios del siglo XX, muchos europeos parecían indiferentes a los peligros de la guerra. Esto se debió en parte a su falta de exposición a él. Aparte de la Guerra de Crimea (20-1853) y la Guerra Franco-Prusiana (56-1870), la segunda mitad del siglo XIX fue un siglo de relativa paz en Europa. Con la excepción de Francia, que fue derrotada por los prusianos en 71, las grandes potencias no habían experimentado una derrota militar significativa durante al menos dos generaciones.

Para la mayoría de los europeos, la guerra era un recuerdo lejano. Los británicos y los franceses habían librado guerras coloniales en África y Asia, pero fueron conflictos breves contra oponentes desorganizados y mal equipados en lugares lejanos. El militarismo y el nacionalismo revivieron las perspectivas de una guerra europea y crearon ingenuidad y exceso de confianza sobre sus probables resultados.

El nacionalismo también generó cierta ilusión sobre la capacidad militar de las grandes potencias. Los británicos creían que su poder naval, respaldado por el poder económico del Imperio, les ofrecía ventaja en cualquier guerra. Los líderes alemanes depositaron gran fe en la eficiencia militar prusiana, la creciente base industrial de Alemania, sus nuevos armamentos y su creciente flota de acorazados y submarinos. Si estallaba la guerra, el alto mando alemán tenía suprema confianza en el Plan Schlieffen, una estrategia militar preventiva para derrotar a Francia antes de que Rusia pudiera movilizarse para apoyarla.

En Rusia, el zar creía que su imperio estaba sostenido por Dios y protegido por un enorme ejército permanente de 1.5 millones de hombres, la fuerza terrestre más grande de Europa en tiempos de paz. Los comandantes rusos creían que la enorme población del país le daba el látigo sobre las naciones más pequeñas de Europa occidental. Los franceses depositaron su fe en las industrias y defensas del país, en particular en un muro de barreras de hormigón y fortalezas que recorre toda su frontera oriental.

Estereotipos y 'literatura de invasión'

nacionalismo primera guerra mundial
La batalla de dorking, típico de la ficción de invasión anti-alemana

A finales del siglo XIX, algunos europeos estaban casi ebrios de patriotismo y nacionalismo. Gran Bretaña, por poner un ejemplo, había disfrutado de dos siglos de dominio imperial, comercial y naval. El imperio británico abarcaba una cuarta parte del mundo y la letra de la popular canción patriótica ¡Regla Britannia! Pregonó que “los británicos nunca, nunca serán esclavos”.

Londres había pasado el siglo XIX promoviendo sus intereses imperiales y comerciales y evitando guerras; sin embargo, la unificación de Alemania, la velocidad del armamento alemán y las ambiciones belicosas del káiser Guillermo II preocuparon a los nacionalistas británicos. La “penny press” de Inglaterra –término colectivo para designar novelas baratas y serializadas– intensificó las rivalidades extranjeras al publicar ficciones increíbles sobre intrigas extranjeras, espionaje, guerras e invasiones futuras. La batalla de dorking (1871), uno de los ejemplos más conocidos de "literatura de invasión", era una historia descabellada sobre la ocupación de Inglaterra por las fuerzas alemanas.

En 1910, un londinense podía comprar docenas de novelas cortas de mal gusto que advertían sobre la agresión alemana, rusa o francesa. Esta literatura sobre invasión a menudo empleaba estereotipos o insinuaciones raciales. El alemán, por ejemplo, solía ser representado como frío, impasible y calculador; el ruso era un bárbaro inculto, dado a la violencia sin sentido; el francés era un holgazán en busca de ocio; los chinos una raza de salvajes asesinos y fumadores de opio.

Los novelistas, caricaturistas y satíricos de Penny también se burlaron de los gobernantes de estos países. El káiser alemán y el zar ruso, ambos objetivos frecuentes, fueron ridiculizados por su arrogancia, ambición o megalomanía.

Nacionalismo alemán

El nacionalismo y la xenofobia alemanes no fueron menos intensos, aunque adoptaron formas diferentes. A diferencia de Gran Bretaña, Alemania era una nación comparativamente joven, formada en 1871 tras la unificación de 26 estados y territorios de habla alemana. La creencia de que todos los pueblos de habla alemana debían estar unidos en un único imperio, o «pangermanismo», fue el pegamento político que unió a estos estados.

Los líderes de la Alemania posterior a 1871 se basaron en el sentimiento nacionalista para consolidar la nueva nación y ganarse el apoyo público. Se promovió y celebró la cultura alemana, desde la poesía de Goethe hasta la música de Richard Wagner. El nacionalismo alemán también estaba apuntalado por el militarismo alemán: la fuerza de la nación se sustentaba en la fuerza de sus fuerzas militares.

El nuevo Kaiser, Guillermo II, se convirtió en la personificación de esta nueva Alemania nacionalista. Tanto el Kaiser como su nación eran jóvenes y ambiciosos, obsesionados con el poder militar y la expansión imperial. El Kaiser estaba orgulloso de los logros de Alemania, pero nervioso por su futuro. Tenía envidia de otras potencias y estaba desesperado por el éxito nacional.

Para el Kaiser y para muchos otros alemanes, Gran Bretaña era el principal obstáculo al progreso y la expansión alemanes. Wilhelm sentía envidia del vasto imperio, las empresas comerciales y el poder naval de Gran Bretaña, pero pensaba que los británicos eran avaros e hipócritas. El gobierno británico supervisó el imperio más grande del mundo hasta el momento maniobró contra la expansión colonial alemana en África y Asia.

Como consecuencia, Gran Bretaña se convirtió en un objetivo popular en la prensa alemana de antes de la guerra, retratada como expansionista, egoísta, codiciosa y obsesionada con el dinero. El sentimiento antibritánico se intensificó durante la Guerra de los Bóers de 1899-1902, la guerra de Gran Bretaña contra los agricultores-colonos por el control de Sudáfrica.

Movimientos de independencia

nacionalismo guerra china
El nacionalismo también estaba emergiendo en colonias distantes. Esta caricatura muestra el creciente nacionalismo chino

Mientras las grandes potencias se golpeaban el pecho y aprovechaban esta ola de superioridad y superioridad moral, un segundo tipo de nacionalismo iba en aumento en el sur y el este de Europa. Este nacionalismo no se trataba de supremacía o imperio sino del derecho de los grupos étnicos a la independencia, la autonomía y el autogobierno.

Con el mundo dividido en grandes imperios y esferas de influencia, muchas regiones, razas y grupos religiosos buscaron la libertad de sus amos imperiales. En Rusia, más de 80 grupos étnicos de Europa oriental y Asia se vieron obligados a hablar el idioma ruso, adorar al zar ruso y practicar la religión ortodoxa rusa.

Durante gran parte del siglo XIX, China había sido “dividida” y explotada económicamente por las potencias europeas; Los chinos resentidos formaron grupos nacionalistas secretos y exiliados para librar a su país de la influencia extranjera. Los grupos nacionalistas contribuyeron al debilitamiento del Imperio Otomano en Europa del Este, al intentar derrocar el dominio musulmán.

Nacionalismo serbio

Ningún movimiento nacionalista tuvo mayor impacto en el estallido de la guerra que los grupos eslavos de los Balcanes. El paneslavismo, la creencia de que los pueblos eslavos de Europa oriental deberían tener su propia nación, era una fuerza poderosa en la región.

El nacionalismo eslavo fue más fuerte en Serbia, donde había aumentado significativamente a finales del siglo XIX y principios del XX. El paneslavismo se oponía particularmente al Imperio austrohúngaro y su control e influencia sobre la región. Agravados por la anexión de Bosnia y Herzegovina por parte de Viena, los jóvenes serbios se unieron a grupos nacionalistas radicales como la "Mano Negra" (Crna Ruka). Estos grupos esperaban expulsar a Austria-Hungría de los Balcanes y establecer una "Gran Serbia", un Estado unificado para todos los pueblos eslavos.

Fue este nacionalismo paneslavo el que inspiró el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo en junio de 1914, un acontecimiento que condujo directamente al estallido de la Primera Guerra Mundial.

“Un nacionalismo nuevo y agresivo, diferente de sus predecesores, surgió en Europa a finales del siglo XIX… El nuevo nacionalismo se enfrentó a las feroces emociones del grupo nosotros/ellos –lealtad hacia adentro, agresión hacia afuera– que caracterizan las relaciones humanas en niveles sociológicos más simples. como la familia o la tribu. Lo nuevo era vincular estas pasiones a la nación... En su dimensión exterior, el nuevo nacionalismo era plenamente un movimiento de la "era del imperialismo" -del "gran juego", la "lucha por África", la empresa de grandes poderes."
Lawrence Rosenthal, historiador

nacionalismo primera guerra mundial

1 El nacionalismo era una forma intensa de patriotismo. Aquellos con tendencias nacionalistas celebraron la cultura y los logros de su propio país y colocaron sus intereses por encima de los de otras naciones.

2. El nacionalismo de antes de la guerra fue alimentado por guerras, conquistas y rivalidades imperiales, retórica política, periódicos y cultura popular, como la "literatura de invasión" escrita por novelistas de prensa.

3 El nacionalismo británico fue impulsado por un siglo de paz y prosperidad comparativas. El Imperio Británico había florecido y expandido, su fuerza naval había crecido y los británicos solo habían conocido guerras coloniales.

4. El nacionalismo alemán fue un fenómeno nuevo que surgió de la unificación de Alemania en 1871. Se sintió fascinado por la expansión imperial alemana (asegurando el "lugar bajo el sol" de Alemania) y resentido con los británicos y su imperio.

5 El aumento del nacionalismo también fue un factor en los Balcanes, donde los serbios eslavos y otros buscaron la independencia y la autonomía del dominio político de Austria-Hungría.

Información de citas
Posición: 'El nacionalismo como causa de la Primera Guerra Mundial'
Autores: Jim Southey, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/worldwar1/nationalism/
Fecha de publicación: Sábado, Abril 5, 2017
Fecha actualizada: 20 de diciembre de 2023
Fecha accesada: Sábado, Abril 15, 2024
Copyright: El contenido de esta página es © Alpha History. No puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestra Condiciones de uso.