los Balcanes

Balcanes
Un mapa de los Balcanes en 1914, que muestra los cambios territoriales recientes y el alcance del dominio otomano

Una causa importante de la tensión europea antes de la Primera Guerra Mundial fue la continua inestabilidad y el conflicto en los Balcanes. El propio nombre hacía referencia a una gran península situada entre cuatro mares: el Mar Negro, el Mediterráneo, el Adriático y el Egeo. En esta masa de tierra había un grupo de naciones y provincias, incluidas Grecia, Serbia, Bulgaria, Macedonia y Bosnia. A principios de siglo, la región de los Balcanes estaba menos poblada y subdesarrollada, en comparación con Europa occidental; tenía pocos recursos naturales, por lo que no era un premio económico. La importancia de la península balcánica radica en su ubicación geográfica. Situados en el cruce de tres grandes imperios (otomano, ruso y austrohúngaro) y con acceso a varias vías fluviales importantes, los Balcanes eran estratégicamente vitales. Debido a esto, la zona había sido durante siglos una puerta de entrada entre Oriente y Occidente, un área de intercambio cultural y mercantil, y un crisol de etnias y personas.

Los Balcanes sufrieron cambios y desorden significativos a finales del siglo XIX. En su apogeo, el Imperio Otomano había gobernado la mayor parte de Europa oriental, incluidos los estados balcánicos. Pero a finales del siglo XIX los otomanos estaban en retirada. Durante este siglo, Grecia, Serbia, Montenegro y Bulgaria lograron su independencia del dominio otomano. Las potencias de Europa occidental –particularmente Gran Bretaña, Francia, Alemania y Rusia– desarrollaron un fuerte interés en la región, basado en preocupaciones sobre lo que podría suceder una vez que el Imperio Otomano se desintegrara. Se refirieron a esto como la "cuestión oriental" y desarrollaron sus propios objetivos de política exterior. Rusia esperaba expandir su territorio avanzando hacia los Balcanes y otras áreas que anteriormente estaban bajo dominio otomano. La marina rusa, con sus puertos en el Mar Negro, codiciaba el acceso y el control del Bósforo, que proporcionaba acceso marítimo al Mediterráneo. Gran Bretaña se oponía a la expansión rusa en el Mediterráneo y Oriente Medio, por lo que quería que el Imperio Otomano permaneciera intacto durante el mayor tiempo posible, para servir de protección contra los rusos. Alemania esperaba adquirir regiones otomanas en quiebra como estados vasallos, posiblemente incluso como colonias.

“Las crecientes tensiones nacionalistas de la región y la vertiginosa diversidad étnica confundieron todos los intentos de encontrar soluciones duraderas a los conflictos aparentemente interminables ... Los diplomáticos europeos entendieron que las conexiones étnicas, económicas y políticas entre los grupos balcánicos y varias de las grandes potencias significaban que un conflicto en esta región podría expandirse fácilmente ... Pocos europeos esperaban que [el asesinato de Franz Ferdinand] condujera a una gran guerra, aunque otra guerra en los Balcanes era una posibilidad clara ... La mayoría de los europeos esperaban que prevaleciera la diplomacia y la cabeza fría, como lo habían hecho tan a menudo en el pasado reciente ".
Michael S. Neiberg, historiador

En 1912 varias naciones balcánicas, incitadas por Rusia, firmaron una serie de alianzas militares que formaron la llamada Liga Balcánica. La agenda de esta coalición era hacer la guerra a los otomanos y expulsarlos por completo de Europa del Este. La Liga declaró la guerra en octubre de 1912 y, a pesar de la laxitud de su alianza, los estados balcánicos salieron victoriosos después de sólo ocho meses de lucha. En junio de 1913, Bulgaria lanzó un ataque sorpresa contra sus antiguos aliados de la Liga Balcánica, en lo que fue poco más que una apropiación oportunista de territorio. Los búlgaros fueron rápidamente derrotados por griegos, serbios y rumanos en apenas un mes. El Tratado de Bucarest (agosto de 1913) penalizó severamente a Bulgaria, dejándola frustrada y hostil hacia sus vecinos. Los serbios, victoriosos en ambas guerras de los Balcanes, fueron los principales beneficiarios; su nación casi duplicó su tamaño con la adquisición de Kosovo y partes de Macedonia y Albania. Las dos guerras de los Balcanes obligaron a las grandes potencias a revisar su política exterior en la región, especialmente Rusia, que ahora dependía de Serbia como amortiguador contra la agresión austrohúngara.

Balcanes
Una representación de las potencias europeas que se ciernen sobre los pequeños pero peligrosos estados balcánicos.

Las ganancias territoriales de Serbia tuvieron dos resultados importantes, los cuales contribuyeron al estallido de la Primera Guerra Mundial. El primero fue un fuerte aumento del nacionalismo serbio. Varios grupos nacionalistas serbios se formaron a principios del siglo XX y florecieron durante la siguiente década. Su objetivo principal era liberar a Serbia del control y la influencia extranjeros, particularmente de Viena. En 1900, los austrohúngaros anexaron formalmente Bosnia y Herzegovina. Esto despertó movimientos nacionalistas en la región. Grupos como el Narodna Odbrana ('Defensa del Pueblo'), Crna Ruka ('Mano Negra') y Mlada Bosna ("Joven Bosnia") se formaron entre 1908 y 1911 y se comprometieron a expulsar a los austrohúngaros. Estos grupos fueron alentados por agentes rusos, así como por personas del gobierno, el servicio público y el ejército serbios. La mayoría de sus actividades giraban en torno a la agitación política o la producción de propaganda antiaustriaca, pero algunos también entrenaban y planeaban actos de terrorismo. Su acto más revelador fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo en junio de 1914, a manos de un adolescente miembro de Crna Ruka, Gavrilo Principe.

Otra consecuencia profunda de la expansión serbia fue que amenazó la estabilidad de Austro-Hungría. El imperio de los Habsburgo ya había cedido un territorio importante a los italianos y los rusos en la década de 1870; Los acontecimientos en los Balcanes en 1912-13 parecían insinuar pérdidas aún mayores. Los generales austrohúngaros empezaron a hablar duramente de Serbia. Si bien la fuerza militar y el equipamiento de la monarquía dual estaban por detrás de los de Alemania, creían que podría vencer fácilmente a los problemáticos serbios. Al anciano emperador austríaco, Francisco José, no le gustaba la guerra y se mostraba reacio a poner en riesgo a sus queridos militares. Pero el asesinato de su sobrino y su heredero, junto con el "cheque en blanco" ofrecido por el káiser alemán, impulsaron al anciano a la acción. La predicción de Otto von Bismarck de 1888 sobre una futura guerra europea –que “comenzaría con alguna maldita tontería en los Balcanes”– estaba a punto de resultar correcta.

Balcanes

1 Los Balcanes eran un grupo de naciones en el este de Europa, entre los imperios austrohúngaro y otomano.
2 Su ubicación hizo que los Balcanes fueran estratégicamente importantes, por lo que las potencias europeas se centraron en los eventos allí.
3 Los Balcanes también eran políticamente volátiles, un foco de tensiones étnicas y nacionalistas.
4 Los Balcanes fueron interrumpidos por dos guerras en 1912-13, así como por el aumento de los grupos nacionalistas serbios.
5 El asesinato del archiduque Franz Ferdinand en la ciudad balcánica de Sarajevo proporcionó al gobierno austrohúngaro un pretexto para aplastar el nacionalismo serbio, algo que siempre había deseado.


© Alpha History 2014. El contenido de esta página no se puede volver a publicar o distribuir sin permiso. Para obtener más información, consulte nuestro Términos y Condiciones de Uso.
Esta página fue escrita por Jennifer Llewellyn, Jim Southey y Steve Thompson. Para hacer referencia a esta página, use la siguiente cita:
J. Llewellyn et al, “Los Balcanes” en Historia alfa, https://alphahistory.com/worldwar1/balkans/, 2014, consultado [fecha del último acceso].