La revolución de febrero

revolución de febrero
Una representación soviética del zar rindiendo la corona

La Revolución de Febrero fue un levantamiento en gran parte espontáneo que provocó la abdicación de Nicolás II y el fin del zarismo en Rusia. Fue causado en gran parte por la participación de Rusia en Primera Guerra Mundial, que ejerció una enorme presión sobre la economía de Rusia, lo que provocó una escasez significativa, al tiempo que puso de relieve la gran incompetencia del régimen zarista.

La economía rusa devastada por la guerra

La Revolución de Febrero tuvo varias causas a largo y mediano plazo. Sin embargo, en el corazón del malestar popular de febrero de 1917 se encontraba la escasez de alimentos y combustible.

Muchas ciudades rusas habían comenzado a sufrir escasez de alimentos y combustible pocos meses después del estallido de la guerra. En abril y mayo de 1915, Petrogrado y Moscú quedaron paralizados por los llamados "pogromos de alimentos", donde las mujeres y los trabajadores se amotinaron en protesta por la falta de disponibilidad de carne y pan.

Estas marchas eran una sombra de lo que estaba por venir. En 1916, la escasez de alimentos en las zonas urbanas era aún más crítica. La guerra aumentó la demanda, pero la producción de alimentos se redujo significativamente. Esto llevó a San Petersburgo a autorizar la requisa de granos en 31 provincias diferentes.

Algunas investigaciones históricas sugieren que los agricultores rusos estaban produciendo lo suficiente para alimentar a la nación. Sin embargo, esta comida no llegaba a las ciudades debido a la escasez y fallas en las redes de transporte de Rusia.

Escasez en las ciudades.

La escasez de alimentos se volvió peligrosa durante el invierno de 1916-17. El clima severo cortó las conexiones ferroviarias entre la línea del frente, las ciudades y las áreas rurales, afectando el movimiento de recursos y personal.

Esta interrupción se sintió con mayor intensidad en las ciudades, donde los suministros de alimentos que tanto se necesitaban no llegaban por ferrocarril. Según una fuente, Moscú necesitaba 120 vagones de carga de cereales al día para alimentarse. A principios de 1917, recibía solo una sexta parte de esta cantidad.

La escasez de pan, no desconocida en las ciudades rusas, incluso en tiempos prósperos, se volvió endémica. En febrero, los ministros del gobierno respondieron racionando el pan. Esto provocó un aumento de los disturbios, protestas y saqueos. A finales de mes, casi personas de 200,000 estaban en huelga en las ciudades.

El error de juicio de Alexandra

Todo esto debería haber causado una gran preocupación por Tsarina Alexandra, quien con el zar lejos en el frente, efectivamente llevó las riendas del gobierno. Sin embargo, Alexandra no percibió los peligros del malestar público, y lo descartó como "un movimiento de gamberros". En cartas a Nicholas, ella le dijo que “si hacía frío, probablemente se quedarían en casa”. Fue para probar un error de juicio fatal.

Durante quince días, el zar recibió mensajes de pánico e informes pidiendo su regreso a Petrogrado. Inicialmente los ignoró y luego respondió como lo había hecho antes: ordenando a la guarnición de Petrogrado que saliera a las calles para hacer cumplir el orden. 

Mientras tanto, la Duma, que había estado creciendo en confianza y desafío, comenzó a insistir en el reemplazo de los ministros del gobierno. Mikhail Rodzianko, el presidente de la Duma, telegramó al zar y le informó que:

“Hay anarquía en la capital. El gobierno está paralizado. Es necesario encomendar de inmediato la formación del gobierno a una persona que goce de la confianza del país. Cualquier retraso es muerte ”.

Molesto por lo que pensó que era la reacción exagerada de Rodzianko, Nicholas cometió un último error fatal: ordenó la disolución de la Duma. Esta vez, sin embargo, la Duma se negó. No solo siguió reuniéndose, también formó un comité provisional de 12 hombres. Se pidió a este comité que formulara planes para un gobierno nacional temporal. 

Las reformas soviéticas de Petrogrado

El mismo día (28 de febrero), el Soviet de la ciudad, que se había reunido por primera vez en medio de la agitación de 1905, decidió reformarse. Compuesto principalmente por Mencheviques y Socialistas revolucionarios, el Soviet de Petrogrado se comprometió a representar los intereses de los trabajadores, soldados y marineros.

Rusia ahora tenía dos nuevas entidades políticas: una no elegida pero con autoridad delegada por una Duma elegida, la otra sin autoridad pero respaldada por las masas trabajadoras descontentas.

Cualquiera que sea el significado de estos grupos, el ejército era aún más importante. Si la guarnición de Petrogrado hubiera obedecido las órdenes del zar, la Revolución de Febrero probablemente habría sido aplastada. 

Temiendo una matanza inminente en Petrogrado y quizás el estallido de una guerra civil, el comité provisional de la Duma pidió a los comandantes militares que no cumplieran las órdenes del zar. No debían haberse preocupado porque pocos soldados en Petrogrado tenían la intención de obedecerlos.

Los batallones de guarnición enviados para ocuparse de los manifestantes y alborotadores hicieron poco y, a menudo, nada. Algunos desmontaron o rompieron filas y se unieron a los manifestantes a los que se les había ordenado disparar. Un pelotón, al que se le dio la orden de disparar contra los manifestantes, optó por disparar contra su oficial al mando.

Enfrentamiento en Pskov

revolución de febrero
El gobierno de Nicolás II llegó a su fin en un vagón de su tren real, varado en Pskov.

Finalmente, aceptando la realidad de la situación, Nicolás II abordó un tren de regreso a Petrogrado. El carruaje del zar se retrasó en una vía muerta en Pskov, justo al otro lado de la frontera con Estonia.

El 2 de marzo, Nicolás fue recibido en su vagón de tren por una delegación de la Duma que insistió nada menos que en su abdicación. Nicolás, todavía aferrado a la idea de que su dinastía podría salvarse por la fuerza, respondió pidiendo tiempo para consultar a sus generales.

La delegación había venido preparada y armada para esta eventualidad. Le mostraron a Nicolás telegramas de sus generales, algunos de los cuales no le ofrecieron ningún apoyo, algunos de los cuales lo instaron a renunciar al trono.

El zar abdica

Sin otras opciones, Nicolás cedió y firmó el instrumento de abdicación. No dispuesto a cargar a su hijo enfermo con la monarquía, el zar abdicó su poder autocrático a su hermano menor, el gran duque Miguel.

Michael, que comprendía el estado de ánimo de la nación y el gran peligro que enfrentaba el gobernante de Rusia, se negó a aceptar la corona a menos que se la ofreciera una asamblea constituyente elegida.

De un plumazo, Nicolás II había firmado más de 300 años de autocracia Romanov. Cuando Nicolás regresó impotente a su familia, quedaron preguntas sobre quién gobernaría Rusia.

La opinión de un historiador:
“Los historiadores a veces contrastan la 'espontaneidad' de la Revolución de Febrero - la idea de que surgió de protestas populares sin liderazgo político directo - con la Revolución de Octubre 'conspirativa', que a menudo se describe como un golpe de estado. La idea de que la Revolución de Febrero ocurrió espontáneamente también contrasta fuertemente con la "línea del partido" en las historias publicadas en la Unión Soviética, que sostenían que el Partido Bolchevique lideró a las masas en la Revolución de Febrero. Pero ni los partidos socialistas del nuevo Soviet de Petrogrado, ni los liberales del comité provisional de la Duma anticiparon que la huelga del 23 de febrero se convertiría en una revolución ".
Michael C. Hickey

febrero revolución 1917

1 La revolución de febrero comenzó como una huelga pública sobre la escasez de alimentos y combustible en la capital rusa, Petrogrado.

2 La guerra y la mala gestión doméstica habían provocado el fracaso del sistema de transporte, reduciendo especialmente el movimiento de alimentos.

3 A finales de febrero, las protestas alimentarias en Petrogrado se convirtieron en una revolución popular, lo que llevó al zar a disolver la Duma.

4 Esta orden fue ignorada. La Duma, en cambio, formó un comité provisional para organizar un gobierno temporal.

5. Cuando los soldados rechazaron las órdenes del zar de disparar contra civiles, y sus generales se negaron a respaldarlo, finalmente accedió a abdicar. El documento fue firmado en un vagón varado en Pskov el 2 de marzo de 1917.

Información de citas
Titulo: "La revolución de febrero"
Autores: Jennifer Llewellyn, Michael McConnell, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/russianrevolution/february-revolution/
Fecha de publicación: 30 julio de 2019
Fecha accesada: 05 de Mayo de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.