Rusia en la Primera Guerra Mundial

Primera Guerra Mundial
El zar a caballo, bendiciendo a las tropas rusas durante la Primera Guerra Mundial.

El destino de la Rusia zarista y su familia gobernante estuvo ligado a la tragedia de la Primera Guerra Mundial. Rusia se vio arrastrada a la guerra por las mismas locuras y errores de juicio que afectaron a las otras grandes potencias de Europa: rivalidad imperial, nacionalismo venenoso, política militar. exceso de confianza, demasiada confianza en las alianzas y poca confianza en la diplomacia. Pero si bien Rusia entró en la guerra por razones similares a las de sus vecinos europeos, no lo hizo en igualdad de condiciones. La economía de Rusia todavía estaba en desarrollo y dependía de la inversión extranjera; su sector industrial era incapaz de competir con la poderosa economía alemana. Tres años de guerra total agotarían la economía rusa y dejarían a su pueblo hambriento, helado y miserable. De este suelo surgiría la Revolución de Febrero.

Aunque las tensiones ruso-alemanas se remontaban a décadas atrás, Nicolás II creía que los lazos familiares excluían cualquier posibilidad de una guerra entre los dos imperios. Nicolás y el káiser alemán Guillermo eran primos; Wilhelm y la esposa de Nicholas, Alexandra, eran nietos de la reina Victoria de Inglaterra. La relación entre el zar ruso y el káiser alemán fue tensa al principio, pero luego se hicieron buenos amigos y se dirigían mutuamente como "Nicky" y "Willy" en las comunicaciones.

Nicolás pensó que era muy improbable que el káiser declarara la guerra al reino de su propio pariente. Con lo que el zar no contaba era con la propia duplicidad de Guillermo, ni apreciaba las fuerzas de guerra que se habían estado formando en Europa durante más de diez años. El sistema de alianza exigía que las naciones apoyaran a sus aliados si uno era atacado. Esto colocó al zar en una posición peligrosa entre la nación balcánica de Serbia –una nación con estrechos vínculos políticos, étnicos y religiosos con Rusia– y Austria-Hungría y Alemania.

Cuando el archiduque austriaco Francisco Fernando fue asesinado a tiros en Sarajevo en junio de 1914, se desencadenó una ola de amenazas, ultimátums y movilizaciones de tropas. En agosto, Serbia había sido invadida por Austria-Hungría y Rusia había declarado la guerra en respuesta, lo que llevó al káiser alemán a declarar la guerra a su primo ruso.

Primera Guerra Mundial
Una postal que muestra a una multitud saludando al zar fuera del Palacio de Invierno, agosto 1914.

Además de la creciente crisis internacional, Nicolás II también tenía preocupaciones internas apremiantes. El sentimiento antigubernamental y el malestar habían ido creciendo desde 1912, cuando las tropas zaristas masacraron a cientos de mineros en huelga en el río Lena.

A mediados de 1914, el número y la intensidad de las huelgas industriales se acercaban a los niveles de 1905. Hartos de los bajos salarios y las condiciones peligrosas, los trabajadores del remoto campo petrolero de Bakú se marcharon en junio. Cuando la noticia de esto llegó a San Petersburgo, se desató el malestar de los trabajadores allí; Sólo en junio la capital sufrió 118 huelgas. A principios de julio, alrededor de 12,000 trabajadores de la planta siderúrgica Putilov – la misma fábrica que estuvo en el centro de las protestas del “Domingo Sangriento” – marcharon en la capital, donde fueron atacados a tiros por soldados zaristas. Dos personas murieron y decenas resultaron heridas, pero la respuesta del gobierno fue negar que el incidente hubiera ocurrido.

Esto culminó con la gran huelga general de julio de 1914, que paralizó más de las cuatro quintas partes de las plantas industriales, manufactureras y comerciales de San Petersburgo. Un periódico de derecha describió la situación como revolucionaria y dijo: “Vivimos en un volcán”.

Fue necesario el estallido de la guerra a principios de agosto de 1914 para sofocar esta militancia. Al menos durante unas semanas, las quejas de los trabajadores fueron sofocadas por una creciente ola de patriotismo. El zar, que semanas antes había sido abucheado y despreciado, se convirtió en objeto de afecto nacionalista. Como dijo un observador, odiar a los alemanes era fácil, pero odiar al zar se convirtió en un acto de traición nacional.

Días después de la declaración de guerra rusa, Nicolás II y Alejandra –irónicamente ella misma de nacimiento alemán– aparecieron en el balcón del Palacio de Invierno, para ser recibidos por miles de personas de rodillas. Cuando se distribuyeron órdenes de reclutamiento en la capital, más del 95 por ciento de los reclutas se presentaron voluntariamente al servicio. Los acontecimientos de agosto de 1914 también cambiaron al zar. En los meses anteriores había mostrado poco interés en los asuntos de Estado, pero tanto la guerra como el resurgimiento del afecto público revitalizaron a Nicolás, quien se entregó a sus deberes.

“Desde el comienzo de las hostilidades nunca he podido averiguar nada sobre nuestro plan general de campaña. [Años antes] conocí el plan general en caso de guerra con Alemania y Austria-Hungría. Fue estrictamente defensivo y en mi opinión mal concebido desde muchos puntos de vista, pero no se puso en ejecución porque las circunstancias nos obligaron a emprender una campaña ofensiva para la que no teníamos preparativos. ¿Cuál fue este nuevo plan? Para mí era un secreto a muerte. Es muy posible que nunca se estableciera un nuevo plan y que seguimos la política determinada por nuestras necesidades en un momento dado ”.
General Brusilov

Sin embargo, la renovada fortuna del zar no duró mucho. El esfuerzo bélico de Rusia comenzó mal y pronto expuso algunos problemas críticos en la forma en que se comandaba, organizaba y equipaba el ejército. Rusia movilizó millones de tropas rápidamente, de hecho más rápido de lo que sus enemigos alemanes esperaban, pero muchas no estaban adecuadamente preparadas ni abastecidas. Miles de soldados de infantería rusos partieron hacia el frente sin equipo crítico, incluidas armas, municiones, botas o ropa de cama. Algunos relatos históricos sugieren que hasta un tercio de los soldados rusos no llevaban un rifle; sus órdenes permanentes eran recoger uno de un colega muerto cuando surgiera la oportunidad. A finales de 1914, el cuartel general de Rusia informó que se necesitaban 100,000 nuevos rifles cada mes, pero que las fábricas rusas eran capaces de producir menos de la mitad de esa cantidad (42,000 por mes). Los soldados estaban mejor armados con oraciones y penitenciales, mientras los obispos y sacerdotes ortodoxos rusos trabajaban arduamente para bendecir a quienes estaban a punto de ir a la batalla.

Prisioneros de guerra rusos después de la batalla de Tannenberg, 1914.

La escasez de equipamiento del ejército ruso se vio agravada por el mal liderazgo de sus generales y oficiales. El ejército inició una invasión de la Prusia Oriental alemana en el primer mes de la guerra, pero fue derrotado en la batalla de Tannenberg (agosto de 1914).

La campaña de Tannenberg estuvo plagada de errores tácticos. Los oficiales rusos enviaron planes de batalla sin codificar por radio, mientras que los generales rusos que lideraban la ofensiva (Samsonov y von Rennekampf) se despreciaban mutuamente y se negaban a comunicarse. El ejército ruso sufrió 30,000 bajas en Tannenberg y otros 100,000 soldados fueron hechos prisioneros. Una semana después, los rusos sufrieron pérdidas aún mayores (170,000 bajas) en la batalla de los lagos de Masuria, que los obligó a retirarse del territorio alemán. Las ofensivas rusas contra los austrohúngaros más débiles tuvieron más éxito, permitiéndoles cruzar los Cárpatos y entrar en Galicia; sin embargo, la llegada de refuerzos alemanes en mayo de 1915 obligó nuevamente a los rusos a retirarse.

Para el otoño de 1915, se estimaba que habían muerto 800,000 soldados rusos, pero el ejército ruso no había logrado ganar ningún territorio significativo. La moral pública y el apoyo a la guerra estaban disminuyendo; Los rusos se volvieron más receptivos a la retórica y la propaganda pacifistas, en gran parte difundidas por el creciente movimiento bolchevique.

En agosto de 1914, los rusos se vieron obligados a ordenar una retirada masiva de Galicia y Polonia. El zar indignado cometió un error revelador: destituyó al comandante en jefe de su ejército, Nicolás Nicholaevich, y tomó él mismo el mando del ejército. Los generales de Nicolás y varios de sus asesores civiles se opusieron a esta medida. Le recordaron al zar que su experiencia militar se limitaba al entrenamiento de caballería; no tenía experiencia práctica en guerra estratégica ni en el mando de infantería y artillería en combate. Pero el zar, animado por el aliento de su esposa, pasó al frente.

La decisión de Nicolás de tomar el mando del ejército no tuvo un efecto significativo en el esfuerzo bélico de Rusia; rara vez intervino o anuló las decisiones de sus generales en el campo de batalla. Lo que sí hizo fue vincular al zar con sus generales, haciéndolo responsable de todos y cada uno de los fracasos militares. También abandonó Rusia en un momento de crisis interna: las riendas del gobierno quedaron en manos de los ministros de Nicolás, pero el látigo quedó en manos de su esposa.

Dos años de guerra también tuvieron un impacto revelador en la economía interna de Rusia. El reclutamiento de millones de hombres produjo una escasez de mano de obra en las propiedades campesinas y la consiguiente disminución de la producción de alimentos. Un gran número de campesinos también fueron trasladados al sector industrial, lo que generó un ligero aumento en la producción, pero no lo suficiente como para satisfacer las necesidades bélicas de Rusia. La guerra sometió al sistema de transporte de Rusia a una enorme presión, ya que se redistribuyeron motores, vagones y personal para trasladar soldados y equipos hacia y desde los teatros de guerra. El mantenimiento y la sustitución inadecuados de esta infraestructura provocaron su fracaso. A mediados de 1916, se estimaba que el 30 por ciento del parque ferroviario de Rusia estaba inutilizable. Esto tuvo un grave impacto en las ciudades de Rusia, que dependían de los envíos por ferrocarril para su suministro de alimentos y carbón. Al carecer de reservas para financiar el esfuerzo bélico, el gobierno recurrió a la impresión de papel moneda en exceso, lo que a su vez provocó inflación. A finales de 1916 la inflación había alcanzado casi el 400 por ciento.

Rusia en la primera guerra mundial

1. Rusia entró en la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914, después de prometer apoyo a Serbia, su aliado balcánico, contra Austria-Hungría.

2. La guerra apagó el sentimiento antigubernamental que había alcanzado su punto máximo con una huelga general en San Petersburgo en julio de 1914.

3. Las primeras incursiones militares de Rusia fueron desastrosas: sus soldados estaban mal equipados y sus oficiales apenas eran competentes.

4. En septiembre de 1915, el zar tomó el mando del ejército, medida que lo asoció con futuras derrotas y pérdidas.

5. A mediados de 1916, dos años de guerra habían diezmado la economía rusa, provocado caídas en la producción agraria, problemas en la red de transporte, inflación monetaria y escasez de alimentos y combustible en las ciudades.


© Alpha History 2018. El contenido de esta página no se puede volver a publicar o distribuir sin permiso. Para obtener más información, consulte nuestro Términos y Condiciones de Uso.
Esta página fue escrita por Jennifer Llewellyn, John Rae y Steve Thompson. Para hacer referencia a esta página, utilice la siguiente cita:
J. Llewellyn et al, “Rusia en la Primera Guerra Mundial” en Historia alfa, https://alphahistory.com/russianrevolution/world-war-i/, 2018, consultado [fecha del último acceso].