El gran miedo

gran miedo
Una representación del Gran Miedo, que muestra los castillos siendo asaltados y quemados.

El gran miedo (en francés, Grande Peur) fue una ola de disturbios y violencia campesina que se extendió por Francia en julio y agosto de 1789. Al parecer fue provocada por preocupaciones económicas, noticias sobre acontecimientos políticos en París y rumores de ataques contrarrevolucionarios. Aunque los historiadores están divididos sobre cómo se extendió tanto este pánico, las consecuencias del Gran Miedo son más evidentes.

Resumen

Ya emocionados por los acontecimientos políticos del verano en Versalles y París, los campesinos franceses comenzaron a escuchar rumores sobre bandas ambulantes de bandidos contratados que, según se informa, arrasaban el campo, asaltaban aldeas y robaban grano.

Estos rumores aparecieron en diferentes lugares, adoptaron diferentes formas y provocaron diferentes niveles de respuesta. Muchos campesinos respondieron armándose y movilizándose para defender sus propiedades. Algunos fueron más allá y se involucraron en la violencia revolucionaria, saliendo a la carretera, saqueando castillos de aristócratas terratenientes y destruyendo contratos feudales. Al parecer, los campesinos se convirtieron en los bandidos destructivos que inicialmente temían.

Mientras que pocas personas fueron asesinadas durante el Gran Miedo, propiedades por valor de millones de libros fue robado o destruido.

Xenofobia campesina

El contexto del Gran Miedo fue la paranoia rural respecto de los forasteros. Los campesinos franceses estaban acostumbrados a que llegaran extraños a su región, normalmente a mediados de año, cuando el buen tiempo facilitaba los viajes. Algunos de estos viajeros eran trabajadores sin tierras o habitantes indigentes en busca de trabajo remunerado. Otros eran mendigos, vagabundos y marginados que decidieron que vivir de la tierra o buscar la caridad de los agricultores era mejor que morir de hambre en las ciudades.

Las comunidades campesinas eran, por naturaleza, insulares y desconfiadas de los forasteros. Consideraban a estos extraños con ojos sospechosos. Los recién llegados compitieron por mano de obra, comida y caridad proporcionada por la parroquia local.

La situación fue particularmente crítica en la primavera de 1789, cuando Francia sufrió su peor crisis alimentaria en años. Incluso las pequeñas reservas de cereales que conservaban los campesinos para su propia supervivencia estaban menguando. Según John Albert White, quien tradujo Georges LefebvreEn el estudio fundamental del Gran Miedo, el número de itinerantes en las zonas rurales alcanzó niveles nunca antes vistos:

“Los trabajadores desempleados, desplazados por la crisis de la industria, estaban por todas partes en busca de trabajo ... Vagabundos y mendigos, siempre motivo de preocupación para el pequeño propietario rural, obstruían las carreteras y amenazaban con represalias contra los dueños de casa que se negaban a darles cobijo o costra de pan. Hombres y mujeres hambrientos invadieron bosques y campos y los despojaron de leña o grano, antes de que la cosecha estuviera madura para los reunidos ”.

Noticias y rumores

gran miedo
La destrucción de la Bastilla fue un precedente para el Gran Miedo.

Las comunidades campesinas también estaban inquietas por los acontecimientos políticos de 1788-89. La convocatoria de la Estados Generales y la redacción de la cahiers creó un ambiente de optimismo y expectación en todo el país. El proceso de escribir el cahiers había reunido a los campesinos para discutir su situación y compartir sus quejas, particularmente las cargas de los impuestos reales y las cuotas feudales.

Noticias de la formación de la Asamblea Nacional, la Juramento de cancha de tenis y la aceptación de la reforma por parte del rey provocó entusiasmo en las comunidades campesinas, pero este entusiasmo duró poco. A mediados de julio llegó a las provincias la noticia de que el rey había movilizado sus tropas y despedido a su director de finanzas, Jacques Necker. Esto provocó rumores y teorías conspirativas de que una contrarrevolución realista o aristocrática era inminente.

Estas historias tomaron diferentes formas en diferentes regiones. El rumor más común era que el rey o sus nobles conservadores habían empleado bandas de tropas extranjeras o bandidos para marchar hacia las provincias y poner a la gente de rodillas con violencia, saqueos y destrucción sin sentido.

"El miedo engendra miedo"

gran miedo 1789
Un mapa que muestra las olas de movimiento y violencia durante el Gran Miedo

Estos temores a represalias reales y aristocráticas se extendieron exponencialmente a finales de julio (como dijo el propio Lefebvre, “el miedo engendró el miedo”). Lefebvre y historiadores posteriores han intentado seguir el curso del Gran Miedo, aunque con éxito limitado.

La circulación de rumores fue rápida –casi demasiado rápida para la época– y esporádica. No siempre siguió rutas de transporte lógicas, como ríos y carreteras. Hay relatos del mismo rumor que apareció en lugares separados por 20 millas el mismo día. A medida que circularon estos rumores, algunas comunidades campesinas se convencieron de que bandidos contratados marchaban hacia su aldea.

En este clima paranoico, incluso el evento más benigno (el avistamiento de extraños, un movimiento en la distancia, humo en el horizonte) podría desencadenar una respuesta de pánico. En Angulema, por ejemplo, miles de hombres se armaron y movilizaron después de detectar una nube de polvo. Se formó una milicia campesina en Champaña después de que los lugareños vieran a unos hombres escabulléndose por un bosque cercano; los 'invasores' resultaron ser vacas.

“La crisis política jugó un papel importante, porque la agitación que provocó hizo que la gente se sintiera inquieta e ingobernable. Cada mendigo, vagabundo y alborotador parecía un "bandolero". Siempre había habido una gran ansiedad en la época de la cosecha: era un momento que los campesinos temían... El levantamiento en París... extendió el miedo a los bandidos por todas partes, y al mismo tiempo el pueblo esperaba ansiosamente que los aristócratas derrotados se vengaran de el Tercer Estado con la ayuda de tropas extranjeras. Nadie dudó ni por un momento de que habían tomado a sueldo a los bandidos prometidos”.
Georges Lefebvre, historiador

Destruyendo registros feudales

En algunas aldeas o pueblos pequeños, el Gran Miedo tenía cierta organización y liderazgo. Los lugareños se reunieron en la plaza o plaza del pueblo para escuchar a sus representantes locales. Algunos resolvieron realizar un ataque preventivo contra posibles contrarrevolucionarios. Grandes grupos de campesinos, a veces pueblos enteros, tomaron las armas y salieron a la carretera en busca de objetivos.

Su violencia no fue indiscriminada (se dirigieron únicamente a los símbolos de la autoridad feudal) ni sanguinaria (se informó que murieron menos de 20 personas durante el pánico de julio y agosto). Los daños a la propiedad privada, sin embargo, fueron cuantiosos. La aristocracia terrateniente y señores sufrió peor. Su castillos (casas de campo) fueron sitiadas, invadidas, saqueadas y, en la mayoría de los casos, incendiadas.

Se buscaron ansiosamente registros escritos con nombres, propiedades de tierra, contratos y obligaciones feudales y, si se encontraban, se destruyeron rápidamente. Estos podrían tomar la forma de libros de contabilidad que mostraran qué campesinos estaban sujetos a la champart, cuyas rentas estaban adeudadas y que debían trabajo para el corvée. Los campesinos esperaban que si este sabotaje no acababa con el feudalismo señorial, al menos lo haría inviable.

Violencia mínima contra los nobles.

Lo peor de los disturbios del Gran Miedo estalló en Dauphiné, en el sureste de Francia, a finales de julio. A partir de Bourgoin, bandas de campesinos participaron en una orgía de destrucción de cinco días, saqueando y quemando numerosos castillos hasta que fueron dispersados ​​por soldados voluntarios de Lyon y Grenoble.

Los propios nobles no sufrieron daños, a menos que intentaran resistir. Lefebvre informa sólo de tres asesinatos durante el Gran Miedo. Una de las víctimas fue Michel de Montesson, un noble de Douillet que semanas antes se había sentado con el Segundo estado en Versalles. Otro asesinado por la turba fue Cureau, que tenía fama de acaparar comida.

Sin embargo, decenas de nobles fueron expulsados ​​de sus hogares, si no del distrito. Hubo casos de aristócratas a los que se pidió rescate y se los obligó a renunciar a sus derechos feudales sobre los campesinos de sus propiedades.

Algunos nobles se dejaron engañar por los rumores de bandidos errantes. En Lemosín, en el centro de Francia, el barón de Drouhet y el barón de Belinay reunieron una milicia para proteger a los ciudadanos de Saint-Angel de un rumoreado ataque. Desafortunadamente para ambos barones, los guardias de Saint-Angel los confundieron con espías y fueron atados, amordazados y transportados en carro a Limoges.

La teoría del cornezuelo de centeno

gran miedo 1789
Trigo contaminado con ergot, que puede verse como pequeños cilindros negros

El Gran Miedo fue un levantamiento peculiar porque fue espontáneo, esporádico y desorganizado. Los historiadores aún no han presentado un relato completo o convincente de lo que provocó el pánico de julio y agosto de 1789.

Una teoría, propuesta por Mary Matossian a finales de los años 1980, pero ignorada por la mayoría de los historiadores, era que los campesinos amotinados habían comido harina almacenada contaminada con cornezuelo de centeno. El hongo cornezuelo de centeno contiene ácido lisérgico, el compuesto activo del narcótico LSD, y si se ingiere en cantidades suficientes puede provocar alucinaciones y delirios paranoicos.

Cualesquiera que sean sus verdaderas causas, el Gran Miedo tuvo tres resultados importantes. En primer lugar, demostró que el campesinado francés estaba dispuesto a movilizarse, tomar las armas y defenderse. En segundo lugar, fue destructivo y erradicó muchos aspectos de un sistema señorial ya debilitado. En tercer lugar, el Gran Miedo envió un mensaje claro a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente sobre la profundidad del odio campesino hacia el señorío y las cuotas feudales.

revolución francesa gran miedo

1 El gran miedoGrande Peur) fue una ola breve pero intensa de disturbios y levantamientos campesinos en julio y agosto 1789, provocada por disturbios políticos, rumores y pánico.

2. El contexto de este pánico fue el sufrimiento económico de mediados de 1789, los acontecimientos políticos en Versalles y el temor y la sospecha de larga data del campesinado hacia los forasteros.

3 A mediados de julio, los campesinos escucharon rumores de que el rey y / o sus aristócratas habían contratado pandillas de mercenarios o bandidos para destruir sus cultivos o propiedades, como un medio para imponer el control político.

4 Tomaron las armas y se movilizaron para defenderse. Algunos emprendieron largas marchas, atacando el castillos de nobles, saqueando, quemando y destruyendo registros feudales.

5 El Gran Miedo no solo expuso la profundidad del sentimiento campesino sobre las cuotas feudales, sino que causó cierta consternación entre el Segundo Estado y los diputados de la Asamblea Nacional Constituyente.

la revolución francesa genera un gran miedo

Perigny sobre los levantamientos campesinos del Gran Miedo (1789)

Información de citas
Título: 'El gran miedo'
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/frenchrevolution/great-fear/
Fecha de publicación: 7 de Octubre de 2019
Fecha actualizada: 9 de noviembre.
Fecha accesada: el 17 de julio de 2024
Copyright: El contenido de esta página es © Alpha History. No puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestra Términos y Condiciones de Uso.