Gobierno real

gobierno francés
Luis XIV, el 'Rey Sol', que estableció la monarquía absolutista en Francia

Para comprender las causas políticas de la Revolución Francesa, primero hay que comprender la naturaleza del gobierno real. Luis XIV amplió y modernizó el gobierno y la burocracia de Francia en la segunda mitad del siglo XVII. Esto creó las bases para un gobierno nacional moderno, pero también dejó a los futuros reyes con algunos problemas críticos, sobre todo el costo de mantener el Estado.

Gobernar por derecho divino

Según la doctrina política de la época, Francia era una monarquía absolutista de derecho divino. Estaba gobernada por reyes que se creían soberanos y todopoderosos porque su autoridad provenía de Dios.

En la práctica, sin embargo, el ejercicio de la autoridad real no fue perfecto ni ilimitado. El monarca francés ciertamente ejercía un poder considerable, pero no era absoluto ni estaba libre de control. El rey podía hacer nombramientos, formular políticas y emitir órdenes arbitrarias, como letras de cachet – pero la autoridad del rey se extendía sólo hasta donde podía implementar y hacer cumplir sus órdenes.

Entre 1643 y 1792, Francia estuvo gobernada por sólo tres reyes Borbones, todos llamados Luis. Bajo el primero de estos reyes, Luis XIV, el poder real aumentó y se extendió por toda Francia. A sus sucesores, sin embargo, les resultó difícil afirmar niveles similares de poder real sobre una nación que estaba cambiando rápidamente y al borde de la bancarrota.

El 'Rey Sol'

La monarquía francesa alcanzó su cenit bajo Luis XIV, el "Rey Sol", que gobernó entre 1643 y 1715. Cuando tenía nueve años, Luis fue expulsado de sus palacios durante una amarga guerra civil instigada por la nobleza y París. parlamentos contra la corona y los ministros reales.

En 1661, poco después de que Luis alcanzara la edad adulta, sorprendió a la corte real al asumir el control absoluto del gobierno. Se negó a seleccionar a un aristócrata de alto rango como su primer ministro y, en cambio, eligió a sus ministros y funcionarios según sus méritos, incluidos varios plebeyos.

El nuevo rey se interesó mucho en asuntos de gobierno, administración, política, leyes y militares. Insistió en revisar y firmar pedidos importantes personalmente. También ordenó una serie de reformas militares y amplió el ejército nacional permanente, poniendo fin a su dependencia de los ejércitos de los nobles provinciales.

Luis utilizó la religión para justificar y reforzar su creciente absolutismo. La monarquía francesa, afirmaba Luis, estaba facultada por Dios, un don de derecho divino. Cuando un emisario político le preguntó sobre la naturaleza del Estado francés, se dice que Luis XIV respondió: “¿Le t'at? ¡Soy yo!" ('¿El Estado? Ese soy yo.')

“Luis XIV diseñó su gobierno para asegurar su autoridad. Es cierto que los mecanismos de autoridad se estaban volviendo cada vez más burocráticos, pero el monarca dominaba. Si bien Luis XIV buscaba gobernar de manera racional, diseñó su burocracia no para gobernar en su lugar, sino para garantizar que él solo gobernara... En un grado considerable, Luis limitó o suprimió la acción independiente entre los agentes de su autoridad, particularmente en el caso de sus comandantes militares. Más autoridad se concentró en la corte, bajo la supervisión directa del rey. Esto hizo que el papel del rey y de los ministros que lo rodeaban fuera aún más importante, ya que en la cima de la estructura de poder había muy pocos individuos”.
John A. Lynn, historiador

El poder de Versalles

Para realzar su propio poder, el "Rey Sol" desarrolló formas de marginar a sus rivales y diluir el poder de los nobles provinciales. La corte real de Versalles se convertiría en su arma más poderosa.

En 1682, Luis XIV trasladó su corte de los castillos fortificados de París a un palacio recién construido en Versalles, a unas 12 millas (19 kilómetros) al suroeste de la capital. Versalles se convirtió en uno de los palacios más grandiosos de Europa, con 2,153 habitaciones, 230 acres de jardines y 20 millas de caminos y senderos.

Sin embargo, Versalles no fue sólo una obra maestra real, sino que se convirtió en un de facto prisión política para los nobles provinciales de Francia. El rey exigió la asistencia casi permanente de nobles importantes a Versalles. Retenidos en la corte, estos nobles se volvieron políticamente ineficaces, ociosos y amantes del ocio. Pasaban la mayor parte de sus días participando en frívolas intrigas judiciales, juegos de azar, caza, bailes y juegos sexuales. Las costumbres y rituales en Versalles evolucionaron para enfatizar la supremacía política y la mística del rey.

Mantenidos alejados de sus bases provinciales, los nobles no pudieron conspirar ni conspirar contra la monarquía. Bajo Luis XIV, Versalles se convirtió en un modelo práctico del lenguaje político "mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca".

gobierno francés
Una representación de Luis XIV y una grandiosa ceremonia judicial en Versalles

Guerras y campañas extranjeras

Luis XIV también reforzó su poder monárquico al involucrar a Francia en varios guerras y campañas extranjeras. Durante su reinado, Francia estuvo involucrada en la Guerra de Devolución (1667-68), la Guerra Franco-Holandesa (1672-78), la Guerra de Sucesión Española (1701-14) y otros conflictos menores.

Estas guerras tuvieron un efecto transformador en la nación. El ejército nacional de Francia se convirtió en una de las fuerzas militares más profesionales y exitosas del continente europeo. Territorios como Flandes, Artois, Hainault, Alsacia y Lorena fueron adquiridos y absorbidos por el Estado francés.

Las victorias militares consolidaron la autoridad de Luis XIV en Francia y la incrementaron en el extranjero. Alimentaron el nacionalismo francés, aumentaron el prestigio personal de Luis y fortalecieron la fe pública en la monarquía. La guerra también proporcionó a Luis una premisa para ampliar el gobierno nacional. La movilización militar requirió una burocracia nacional para recaudar ingresos, organizar y abastecer al ejército.

Como consecuencia, los departamentos y agencias gubernamentales crecieron rápidamente durante el reinado de Luis XIV. Se decía que al comienzo del reinado de Luis su Ministerio de Asuntos Exteriores cabía en un carruaje, pero a su muerte llenaron un salón de baile.

Deuda estatal y opresión

gobierno francés
Una lettre de cachet, emitida por Louis XVI en agosto 1785

La mayoría de estas políticas y cambios fueron realizados arbitrariamente por Louis XIV. Confió en los expertos para recibir asesoramiento y confió a los ministros y administradores para implementar sus decisiones. No se detuvo para consultar al parlamentos (Los alguna vez poderosos tribunales superiores de Francia) o los Estados Generales (la asamblea ocasional de la nación).

Si bien estas medidas ampliaron el poder personal de Luis XIV, dejaron una letanía de problemas para los futuros monarcas de Francia. El constante belicismo del Rey Sol, junto con sus grandiosos gastos y la construcción del imperio en Versalles, agotaron el tesoro real. Sus guerras fueron financiadas por préstamos estatales y impuestos crecientes, cuya carga recaía invariablemente sobre las clases bajas de Francia.

En segundo lugar, con el creciente absolutismo vino un aumento de la opresión estatal. El gobierno real se volvió despiadado al reprimir las críticas, la disidencia política y la herejía religiosa. La censura de libros y folletos aumentó bajo Luis XIV y su sucesor, Luis XV; también lo hizo el uso de letras de cachet detener arbitrariamente a personas. Muchos escritores radicales y revolucionarios, incluidos Voltaire, Denis Diderot y Honore Mirabeau, cayeron en desgracia con el Estado y pasaron tiempo en prisión o en el exilio a mediados del siglo XVIII.

Una burocracia inflada

En tercer y último lugar, la expansión del gobierno nacional bajo Luis XIV, si bien fue eficaz a corto plazo, fue a la vez azarosa e ineficiente. Se crearon nuevos departamentos y oficinas, pero rara vez se abolieron los tradicionales y obsoletos.

El resultado fue que Francia adquirió una burocracia moderna, pero fue creada sobre sistemas anticuados de privilegios y desigualdad. Mientras el gobierno se expandía y la economía francesa se modernizaba y capitalizaba, el orden social siguió dominado por los tres estados. El costo de mantener este gobierno nacional ampliado aumentó pero los ingresos estatales estaban disminuyendo.

Cuando Luis XVI subió al trono en 1774, gobernar Francia se había vuelto extraordinariamente difícil. En ausencia de una legislatura, la corte real siguió siendo el corazón político de la nación, pero su capacidad para desarrollar e implementar políticas a escala nacional era extremadamente limitada. Es posible que la tradición y la mitología hayan declarado al nuevo rey un monarca absolutista, pero su poder era absoluto sólo de nombre.

revolución francesa gobierno real

1 Francia antes de la revolución era una monarquía absolutista, en teoría, aunque no en la práctica. Se decía que todo el poder político y la soberanía residían en el monarca, que derivaba su autoridad de Dios.

2 El absolutismo real fue ampliamente definido y ampliado por Louis XIV, quien gobernó entre 1643 y 1715. Louis trasladó el gobierno real a Versalles, involucró a Francia en varias guerras y amplió enormemente la burocracia militar y estatal.

3 Luis XIV también minimizó las amenazas a su autoridad al exigir a los nobles provinciales poderosos que asistieran a la corte en Versalles, donde estaban ocupados con actividades mundanas e intrigas.

4. Luis XIV también reforzó su autoridad al no convocar a los Estados Generales, eludiendo la parlamentos y el uso de instrumentos de opresión estatal, como la censura y letras de cachet.

5. Cuando Luis XVI subió al trono en 1774, la economía francesa estaba creciendo y modernizándose, pero sus sistemas políticos y sociales apenas habían cambiado. El gobierno se había vuelto extremadamente complejo y la autoridad real establecida por Luis XIV había disminuido.

Información de citas
Posición: 'Gobierno real'
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/frenchrevolution/royal-government/
Fecha de publicación: 19 de septiembre de 2019
Fecha actualizada: 6 de noviembre.
Fecha accesada: Febrero 21, 2024
Copyright: El contenido de esta página es © Alpha History. No puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestra Condiciones de uso.