Pere Duchesne sobre la vida de los sans-culottes (1794)

En un extracto del periódico radical de París. Pere Duchesne, el escritor compara la vida feliz y contenta de sans-culottes con la paranoia vigilante de los codiciosos capitalistas y acaparadores:

“Realmente me molesta ver a un grupo de sinvergüenzas construir castillos en el aire, sacrificar el honor y el país, y arriesgarse a la guillotina para hacerse ricos. ¿A quién sirve esta riqueza? El que tiene mucho oro y casas, ¿come dos veces? ¡Infierno! Si tan solo pudiéramos leer las mentes de todos los pobres diablos que han amontonado sous sobre sous para llenar sus arcas; si entendiéramos el estupor de todos estos avaros que despellejan pulgas para sacar sus pellejos ... asustados hasta la médula de sus huesos por el menor ruido, gritando clemencia al escuchar los juicios que se gritan contra unos sinvergüenzas, arrancándose los pelos cuando los ricos se ven obligados a soltar los hilos del bolso para ayudar a su país ...

¿Existe en todo el mundo una tortura peor que ésta? Qué maldita diferencia hay entre el destino de este patético personaje y el del honesto sans-culotte, que vive día a día del sudor de su frente. Mientras tenga una hogaza de cuatro libras en su caja de pan y una copa de vino tinto, estará contento. Tan pronto como se despierta, está tan feliz como una alondra y, al final del día, toma sus herramientas y canta su canción revolucionaria, La Carmagnole. Por la noche, después de haber trabajado duro todo el día, se dirige a su sección. Cuando aparece allí entre sus hermanos, no lo miran como si fuera un monstruo, y no ve a todos cuchicheando y señalándole con el dedo como lo haría un noble o un moderado.

Le dan la mano, le dan una palmada en el hombro y le preguntan cómo está. No le preocupa ser denunciado; nunca se le amenaza con redadas en su casa. Mantiene la cabeza en alto donde quiera que vaya. Por la noche, cuando entra a su casucha, su esposa se apresura a saludarlo, sus hijos pequeños lo abrazan, su perro salta y lo lame. Cuenta la noticia que escuchó en la sección. Está tan feliz como una almeja cuando habla de una victoria sobre los prusianos, los austriacos o los ingleses. Cuenta cómo un general traidor, seguidor de Brissot, fue guillotinado. Mientras les cuenta a sus hijos sobre estos sinvergüenzas, les hace prometer que siempre serán buenos ciudadanos y amarán a la República por encima de todo. Luego cena con mucho apetito y, después de la comida, entretiene a su familia leyéndoles ... "