El impacto de la independencia.

independencia
Un dibujo que compara la independencia estadounidense con la mayoría de edad de una mujer joven

A pesar de todo su idealismo y contenido filosófico, la Declaración de Independencia fue diseñada principalmente para lograr resultados reales y prácticos. Con este documento, el segundo Congreso Continental esperaba acercar a los estadounidenses a la revolución; inspirar a los hombres a alistarse en el Ejército Continental o en las distintas milicias estatales; convencer a esos estados todavía ambiguos de que la causa revolucionaria era correcta; y mostrar a las naciones extranjeras –particularmente Francia– que la revolución la estaba llevando a cabo una sola nación y no trece colonias pequeñas y dispares.

En el momento en que se escribió, muchas personas no consideraban que la Declaración de Independencia fuera un documento de mucha importancia. Parecía ser sólo una más en la corriente de declaraciones y peticiones emitidas por organismos y escritores revolucionarios.

La medida crucial fue la moción inicial de Richard Henry Lee para declarar la independencia, aprobada el 2 de julio. El historiador Gary Wills se refiere a la Declaración de Jefferson como “un complemento propagandístico” de la moción original de Lee. Y su estatus legendario, casi mítico, se ha desarrollado con el tiempo; en 1776, la Declaración de Independencia fue vista como poco más que una interesante resolución del Congreso Continental.

Después de que el Congreso ratificara la Declaración el 4 de julio, se pidió a su impresor oficial, John Dunlap, que produjera 200 copias. Se conocieron como las "pantallas de Dunlap" y se distribuyeron entre los miembros del Congreso, quienes a su vez pasaron copias a las asambleas estatales, los comités de seguridad y los oficiales de alto rango del Ejército Continental.

Washington recibió una copia de la Declaración de Independencia el 6 de julio y ordenó que sus hombres hicieran desfilar tres días después para que se les pudiera leer el documento en voz alta. Declaró en órdenes generales que esperaba “… este importante acontecimiento sirva como un nuevo incentivo para que cada oficial y soldado actúe con fidelidad y valentía, sabiendo que ahora la paz y la seguridad de su país dependen, bajo Dios, únicamente sobre el éxito de nuestras armas. Ahora está al servicio de un Estado y posee poder suficiente para recompensar su mérito”.

El 9 de julio se tradujo al alemán una copia de la Declaración y se distribuyó en Pensilvania, donde un número sustancial de la población hablaba ese idioma. A finales de julio, la Declaración o extractos de ella habían aparecido en más de 30 periódicos diferentes de las colonias.

El 17 de agosto, la Declaración apareció por primera vez en un periódico de Londres. Los políticos y teóricos británicos escribieron largas respuestas a la Declaración y su lista de cargos contra el rey, siendo la más conocida una refutación de 110 páginas de John Lind, aunque fueron en gran medida ineficaces e incluso hoy en día son poco conocidas. Durante un intento de negociar la paz en septiembre de 1776, el comandante británico, general Richard Howe, exigió que los representantes estadounidenses (incluidos John Adams y Benjamin Franklin) se retractaran de la Declaración de Independencia. Posteriormente se negaron y los combates continuaron.

“En el lado occidental del Atlántico, silenciar la Declaración fue una respuesta gubernamental más eficaz a su desafío que intentar refutarla. Cuando la noticia de la Declaración llegó a la colonia británica de Nueva Escocia en agosto de 1776, el gobernador permitió que sólo se imprimiera el último párrafo del documento, no fuera a ser que el resto 'ganara a los rebeldes muchos conversos y enardeciera las mentes de Su pueblo. Los súbditos leales y fieles de Majestad de Nueva Escocia '. De vuelta en Gran Bretaña, el gobierno no pudo responder abierta y oficialmente a la Declaración, porque eso 'sería reconocer el derecho de otros estados a interferir en asuntos de los cuales toda interposición extranjera debería ser excluida para siempre'
David Armitage, historiador

La noticia de la independencia estadounidense fue recibida con diversión y curiosidad en otras partes de Europa, y Francia y España vieron el incidente como una prueba de que el control imperial británico estaba fallando. Sin embargo, había poca o ninguna creencia seria en que un Estados Unidos independiente sobreviviría; la opinión predominante era que las 13 ex colonias británicas, con el tiempo, se alinearían con una u otra de las potencias europeas.

En Estados Unidos, la mayoría de los afroamericanos desconocían la independencia o el texto de la Declaración; producto de ser analfabeto y estar políticamente aislado. Sin embargo, algunos sí notaron la ironía de sus grandes declaraciones sobre la libertad y la igualdad. Lemuel Haynes era un mulato de 23 años que servía en la milicia de Massachusetts. Escribió sobre la Declaración: “La libertad es una joya que fue transmitida al hombre desde el gabinete del cielo... el que quisiera quitarle la libertad a un hombre asume una prerrogativa que pertenece a otro. Me pregunto si la libertad es un principio tan contraído que puede limitarse a cualquier nación bajo el cielo. Incluso un africano tiene el mismo derecho a la libertad que los ingleses”.

Haynes no sería el único individuo que volvería el idealismo de la Declaración contra aquellos que parecían ignorar sus principios. El esclavo convertido en filósofo Frederick Douglass y el líder de los derechos civiles Martin Luther King se referirían posteriormente a las palabras de Jefferson para justificar su causa; también lo harían los movimientos de resistencia y liberación en otras naciones, como Ho Chi Minh en la Declaración de Independencia de Vietnam en 1945.

Información de citas
Posición: 'El impacto de la independencia'
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/americanrevolution/impact-of-independence
Fecha de publicación: 17 de Julio de 2019
Fecha actualizada: 23 de noviembre.
Fecha accesada: Sábado, Abril 11, 2024
Copyright: El contenido de esta página es © Alpha History. No puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestra Condiciones de uso.