Los orígenes del antisemitismo

orígenes del antisemitismo
Una representación de católicos quemando copias del Talmud en 1242

El antisemitismo es un miedo u odio abyecto hacia el pueblo judío. Se ha convertido en una de las formas de racismo más duraderas y maliciosas de la historia de la humanidad. El antisemitismo incluye, entre otros, los estereotipos raciales, la discriminación antijudía y la aceptación o difusión de teorías de conspiración que involucran a judíos.

Orígenes

Los orígenes del antisemitismo están profundamente arraigados en la historia de la humanidad, y se remontan a la época antigua y medieval. Las ideas y los prejuicios antisemitas han existido dondequiera que se hayan encontrado judíos, e incluso, en algunos casos, en lugares donde están ausentes.

El antisemitismo tiene diferentes formas y se expresa de diferentes maneras. Ha sido impulsado por diferentes factores y condiciones - políticos, religiosos, culturales, etnológicos, sociales o económicos - y ha alcanzado distintos niveles de intensidad.

El único atributo común del antisemitismo a lo largo de los siglos es la marginación o el objetivo de los judíos impulsados ​​por el miedo o el odio.

Antisemitismo antiguo

En la antigüedad, el antisemitismo estaba motivado principalmente por diferencias étnicas y culturales.

En diferentes momentos de la historia, los griegos y romanos atacaron a los judíos no por sus creencias religiosas sino por su supuesta falta de voluntad para adaptarse o asimilarse. Algunos gobernantes, como el emperador Tiberio de Roma, intentaron forzar la asimilación ordenando el reclutamiento de jóvenes judíos en las legiones de Roma.

Los gobernantes romanos posteriores permitieron y en ocasiones incluso alentaron las prácticas religiosas y culturales judías. El ascenso de Constantino, el primer emperador cristiano de Roma, puso fin a esta tolerancia y dio lugar a una forma más punzante de prejuicio antijudío. A partir de ese momento, el antisemitismo fue alimentado no solo por factores culturales sino también por divisiones y tensiones religiosas.

El surgimiento del cristianismo

El cristianismo comenzó como una secta del judaísmo en lugar de una religión separada. En las décadas posteriores a la muerte de Cristo, surgieron algunas diferencias teológicas e ideológicas críticas entre cristianos y judíos. Los cristianos, por ejemplo, afirmaron que Jesucristo era el Mesías o el Hijo de Dios; Los teólogos judíos rechazaron esto y afirmaron que Cristo era mortal.

El Nuevo Testamento, gran parte del cual fue escrito en el siglo I d.C., se interpreta ampliamente como un rechazo del judaísmo y sus creencias fundamentales. En el siglo II d.C., el cristianismo se había separado y se había vuelto contra el judaísmo, su religión madre.

Algunos pensadores importantes del cristianismo primitivo ofrecieron una alegación peligrosa: que los judíos de Judea habían entregado a Cristo a Poncio Pilato y apoyado su crucifixión, por lo que eran responsables de su muerte.

La edad Media

En la Europa medieval, dominada por el cristianismo, estas acusaciones de deicidio ("asesinato de Dios") tuvieron un profundo impacto en la percepción y el trato de los judíos. Estos prejuicios fueron inflamados por muchos teólogos cristianos notables que expresaron ideas antisemitas en sus enseñanzas. 

Uno de los antepasados ​​de la iglesia cristiana, Agustín de Hipona (principios del siglo V d. C.) describió a los judíos como un pueblo "avergonzado", maldecido por Dios para vagar por la Tierra por la eternidad. Cristo había sido uno de los suyos, escribió Agustín, sin embargo, lo entregaron a los romanos y lo vitorearon mientras lo condenaban, brutalizaban y ejecutaban.

Santo Tomás de Aquino, escribiendo a mediados del siglo XIII, argumentó que los judíos deberían ser explotados pero no asesinados:

“Sería apropiado mantener a los judíos, debido a su crimen, en servidumbre perpetua (esclavitud). Por tanto, los príncipes pueden considerar las posesiones de los judíos como pertenecientes al estado. Sin embargo, deben usarlos con cierta moderación y no privar a los judíos de las cosas necesarias para la vida ".

El 'pueblo elegido'

Otro factor en las tensiones judeo-cristianas fue una declaración, hecha tanto en la Torá como en las escrituras rabínicas, de que los judíos eran el "pueblo elegido" de Dios. Deuteronomio 14: 2, por ejemplo, dice que los judíos son "un pueblo santo ... Dios te ha elegido para que seas su pueblo preciado, de entre todas las naciones que hay sobre la faz de la tierra".

Los teólogos cristianos medievales consideraron esto arrogante y blasfemo, una sugerencia de que los judíos se creían superiores a los gentiles (no judíos).

Durante la Edad Media, cuando los judíos fueron expuestos al acoso, la marginación y la persecución, las comunidades judías naturalmente se volvieron defensivas, retraídas e insulares. Es comprensible que los judíos se mantuvieran reservados a sí mismos, a sus familias y comunidades.

Donde había interacción entre cristianos y judíos, por lo general era transaccional, confinada a negocios o comercio. Muchos interpretaron esta insularidad y aislamiento social como una prueba de que los judíos se situaban por encima de los cristianos.

Chivos expiatorios

Otra causa predominante del antisemitismo es que los judíos a menudo han sido chivos expiatorios convenientes para una plétora de problemas o desastres.

En tiempos antiguos y medievales, eventos desastrosos como pandemias, malas cosechas o clima extremo no podían explicarse científicamente. En cambio, se consideró que eran actos de intervención divina, magia o brujería.

La culpa de estas adversidades o desastres a menudo recaía sobre los judíos. Los niños desaparecidos casi siempre habían sido víctimas de rabinos judíos y sacrificios rituales. La Peste Negra fue obra de judíos envenenadores de pozos. Los cultivos fracasaron debido al sabotaje judío. Los aumentos de precios fueron el resultado de una conspiración judía.

Estas teorías de la conspiración a menudo fueron apoyadas por enseñanzas religiosas. Tolerar la presencia de judíos y su religión herética en una comunidad cristiana, afirmaban algunos, provocaría la ira de Dios.

Formas modernas

El medievalismo eventualmente se desvaneció con la Ilustración (mediados del siglo XVII) y el auge de la ciencia comenzó a proporcionar explicaciones racionales para eventos como desastres naturales. Pero incluso cuando el mundo moderno comenzó a surgir, los judíos europeos fueron incapaces de deshacerse de este papel de chivos expiatorios. Los judíos continuaron existiendo como un “otro” significativo, viviendo y trabajando entre los cristianos en Europa, pero nunca fueron completamente aceptados o comprendidos de cerca por ellos.

Los viejos odios medievales hacia los judíos como asesinos de Cristo, herejes, subversivos, intrigantes y estafadores se diluyeron con el tiempo, pero nunca fueron erradicados. El antisemitismo siempre se podía encontrar en alguna parte, ya fuera murmurado en los rincones de tabernas oscuras, enterrado en los sermones de ministros cristianos o susurrado en los pasillos del poder.

Como todos los odios oscuros y radicales, el antisemitismo a menudo resurgió durante tiempos y condiciones difíciles, flotando como una explicación de cosas que no podían explicarse adecuadamente.

“El asesinato de Cristo del que los judíos han sido acusados ​​durante siglos no es simplemente una idea teológica distante y abstracta. Es una historia que se repite sin cesar desde la infancia, complementada por un número infinito de imágenes sagradas… Es la historia, sobre todo, de una traición, una traición por dinero. El mensaje que transmite es muy claro: el judío es codicioso y traicionero, conspira a espaldas de sus benefactores. Esta imagen de Judas, una corrupción de una figura religiosa, 'explica' la verdadera naturaleza del judío para el antisemita. ¿No se dedican los 'Judas' a profesiones rapaces que explotan a los pobres y necesitados? ¿No son judíos muchos usureros [prestamistas]? "
Roberto Finzi, historiador

orígenes del antisemitismo

1 El antisemitismo es un miedo u odio irracional hacia el pueblo judío. Sus orígenes se remontan a tiempos antiguos y medievales.

2 En la antigua Grecia y Roma, los judíos fueron atacados y perseguidos por sus diferencias sociales y culturales.

3 El desarrollo del cristianismo dio lugar a divisiones teológicas y la acusación de que los judíos habían matado a Cristo.

4 Durante la Edad Media, los judíos se convirtieron en chivos expiatorios convenientes y fueron culpados de una serie de problemas o desastres.

5 Aunque causaron menos violencia y una persecución abyecta, estas ideas antisemitas sobrevivieron en el mundo moderno.

Información de citas
Titulo: "Los orígenes del antisemitismo"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/holocaust/origins-of-anti-semitism/
Fecha de publicación: 21 julio de 2020
Fecha accesada: 22 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.