Negación del Holocausto

negación del holocausto
El historiador británico David Irving con su libro Guerra de Hitler

La negación del Holocausto es el acto de refutar o negar los eventos o resultados del Holocausto. El alcance de la negación del Holocausto puede variar. Algunas personas reconocen que ocurrió el Holocausto pero rechazan ciertos eventos o resultados. Otros sugieren que el Holocausto no fue tan letal ni tan centralizado como se afirma. Algunos incluso sugieren que el Holocausto no ocurrió en absoluto, sino que es una ficción inventada con fines políticos.

Antecedentes

Todos los eventos de importancia histórica invitan a cierto debate y desacuerdo entre los historiadores. Si bien la gran mayoría de historiadores acepta la matanza masiva orquestada de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, esto ha sido cuestionado por un puñado de historiadores, escritores y figuras políticas individuales. Estas teorías alternativas se describen ampliamente como 'negación del Holocausto'.

Algunos negadores del Holocausto sostienen que los asesinatos en masa de la década de 1940 han sido tremendamente exagerados o inventados. Otros afirman que si bien los judíos fueron asesinados en gran número, no hubo un programa sistemático o deliberado para exterminarlos.

La negación del Holocausto generalmente se asocia con grupos modernos de extrema derecha y antisemitas, como las organizaciones neonazis o el Ku Klux Klan (KKK). También hay historiadores y escritores negacionistas que adoptan una posición similar pero no tienen afiliaciones aparentes con estos grupos.

David Irving

Quizás el exponente más conocido de la negación del Holocausto sea David Irving. Un historiador británico con un historial de opiniones y declaraciones cuestionables, Irving no niega que ocurrió el Holocausto, pero argumenta que no fue una política deliberada del gobierno nazi.

En su libro 1977 Guerra de Hitler, un relato comprensivo del liderazgo político y militar de Adolf Hitler, Irving afirmó que Adolf Hitler no tenía conocimiento directo del Holocausto. En cambio, sugirió que el asesinato en masa de judíos europeos fue llevado a cabo por "criminales sin nombre", un grupo que incluye elementos deshonestos de la Schutzstaffel (SS), civiles hostiles y, en algunos casos, soldados aliados.

Los libros posteriores de Irving se volvieron más negacionistas y, en ocasiones, se precipitaron hacia el antisemitismo. Su libro de 1981 Levantamiento, por ejemplo, sugirió que los conspiradores judíos estaban detrás del brutal régimen comunista en la Hungría de la década de 1950.

Entre otras afirmaciones hechas por Irving en la década de 1980 estaban que el Holocausto fue una serie de atrocidades espontáneas y sin conexión, más que una política nacional; y que algunos cadáveres judíos fotografiados en campos de exterminio liberados habían sido de hecho asesinados por los aliados.

Afirmaciones negacionistas

Algunas de las afirmaciones y argumentos específicos presentados por los negadores del Holocausto incluyen:

Falta de una política sistemática. Quizás la afirmación más frecuente de los negadores del Holocausto es que los nazis no tenían una política sistemática para exterminar a los judíos. Los negadores argumentan que el examen de la evidencia documental sobreviviente, como órdenes escritas y directivas, no demuestra claramente la intención genocida por parte del gobierno nazi. Admiten que indudablemente muchos judíos fueron asesinados, pero afirman que esto fue obra de oficiales y soldados celosos o sedientos de sangre, más que una política oficial.

Hitler no estuvo involucrado. Algunas teorías negacionistas enfatizan la falta de órdenes escritas firmadas o aprobadas por Hitler. Como consecuencia, alegan que Hitler no emitió órdenes directas para el exterminio de judíos y puede que no tuviera conocimiento de ello. Los subordinados de Hitler llevaron a cabo asesinatos antijudíos, posiblemente porque creían que era lo que él quería o esperaba, pero no fue ordenado ni aprobado por él. La cuestión de la culpabilidad de Hitler por el Holocausto ha sido explorada y debatida por muchos historiadores.

Número exagerado de muertes. Otro argumento común se relaciona con los resultados. Muchos negadores del Holocausto refutan la cifra aceptada de muertos judíos de seis millones de personas. Argumentan que en la ruptura del orden que siguió a la Segunda Guerra Mundial, fue imposible mantener cifras precisas sobre el movimiento de civiles, el reasentamiento, las muertes por enfermedades y desnutrición, etc. La cifra de seis millones de muertes es una estimación derivada de la evidencia disponible, pero muchos negadores afirman que ha sido enormemente exagerada, ya sea por accidente o por diseño.

Propaganda de guerra. Esta línea de negación del Holocausto sugiere que las historias de campos de exterminio, cámaras de gas, crematorios y cadáveres fueron fabricadas o exageradas por los soldados aliados durante el último año de la Segunda Guerra Mundial, con el fin de demonizar a Alemania y su pueblo. Las historias de violencia antijudía se utilizaron como propaganda de guerra y, por lo tanto, están abiertas al escrutinio. Los negadores antisemitas van más allá al sugerir que las instalaciones de exterminio fueron construidas por intereses judeo-sionistas, como un medio para ganarse la simpatía del mundo.

Evidencia imperfecta. Quienes niegan el Holocausto comúnmente afirman que la evidencia existente del Holocausto ha sido fabricada o alterada. Se han falsificado documentos; fotografías de edificios e instalaciones manipuladas para dar la impresión de cámaras de gas y crematorios; los testimonios orales han sido inventados o distorsionados. Estas afirmaciones son un intento de socavar, desacreditar o refutar el entendimiento existente sobre el Holocausto.

El 'Holoengaño'. La afirmación más extraña hecha por los negacionistas, generalmente de grupos antisemitas radicales, es que todo el Holocausto es un mito. El 'Holoengaño', afirman, fue un ejercicio de relaciones públicas de proporciones masivas, diseñado por conspiradores judíos y fabricado por gobiernos y medios de comunicación pro-judíos. Su función era generar simpatía por el pueblo judío, suprimir la conciencia de su "control global" y alentar el apoyo internacional para el establecimiento de una patria judía.

Semillas de negación

Los negadores del Holocausto con frecuencia se refieren o explotan ciertas condiciones y factores históricos. Uno de sus puntos focales habituales es la política de 'tierra arrasada' empleada por las fuerzas nazis cuando se retiraron de Europa occidental a finales de 1944.

Durante este período, los oficiales de las SS recibieron órdenes de Himmler de que no se dejaría ninguna evidencia de la 'Solución Final' para caer en manos aliadas o soviéticas. Como consecuencia, las tropas de las SS en retirada se involucraron en una destrucción generalizada: quemar papeleo, derribar edificios, destruir instalaciones de exterminio y crematorios. Los cuerpos de judíos y otros civiles fusilados por einsatzgruppen años antes fueron exhumados e incinerados.

Debido a esta campaña de destrucción, los negacionistas del Holocausto citan la falta de evidencia física de que los campos de concentración en realidad fueron utilizados para el trabajo esclavo y el genocidio.

Eufemismos nazis

Otro factor que complica la situación es que los líderes y burócratas nazis rara vez expresaron por escrito el verdadero significado de la Solución Final. Solían emplear eufemismos, como "reasentamiento" y "trato especial", cuando se referían a la matanza masiva de judíos y otros "enemigos raciales".

Otro punto conflictivo es la ausencia de órdenes escritas definitivas de Adolf Hitler. Esto no es prueba de que Hitler ignorara la Solución Final, aunque refleja su estilo de liderazgo laxo. Hitler era un orador fuerte y contundente, pero un operador político perezoso que odiaba lidiar con el papeleo. Su método preferido de liderazgo era dar amplias instrucciones verbales a los subordinados y dejar que se preocuparan por los detalles.

Si Hitler dio instrucciones para iniciar el genocidio de todos los judíos europeos, es casi seguro que fueron verbales. Si no lo hizo, es difícil imaginar cómo o por qué podría llevarse a cabo sin su conocimiento.

El peso de la evidencia

En realidad, la evidencia del Holocausto es abrumadora, tanto en términos de cantidad como de validez. Hay millones de documentos, registros estadísticos, fotografías y testimonios de testigos presenciales que, en conjunto, verifican puntos de vista consensuados sobre la Solución Final.

La política de "tierra arrasada" empleada por los nazis en 1944-45 se ve compensada por el hecho de que eran unos escrutadores exigentes. Entonces, aunque se destruyó una enorme cantidad de evidencia, quedan suficientes documentos para proporcionar evidencia de una política sistemática.

Desde órdenes escritas y memorandos emitidos a los comandantes y oficiales del campo; a las órdenes del movimiento ferroviario para deportar judíos en masa; a pedidos y solicitudes de gas Zyklon B; Para los planes y pedidos de bienes para la construcción de crematorios, hay pruebas documentales convincentes de una política de genocidio.

Historias orales y de testigos

El peso de los testimonios orales de los supervivientes del campo, familiares, civiles alemanes, soldados aliados e incluso ex guardias de las SS también es significativo. Los comandantes aliados que liberaron los campos en 1945 tuvieron la previsión de recopilar tanta evidencia como pudieron.

El general estadounidense Dwight D. Eisenhower inspeccionó personalmente varios campos de concentración y de internamiento y envió a buscar más fotógrafos y directores de fotografía para documentar lo que quedaba. Cuando se le preguntó por qué Eisenhower supuestamente dijo: "Porque llegará el día en que algún hijo de puta dirá que esto nunca sucedió".

Las delegaciones parlamentarias y civiles de varias naciones aliadas también recorrieron los campos de exterminio y vieron evidencia de primera mano de lo que había ocurrido allí.

Negación ilegal

En la actualidad, 15 países europeos tienen leyes que prohíben la negación del Holocausto, lo que convierte la publicación o circulación de teorías negacionistas en un delito penal. Estas leyes son en sí mismas controvertidas, ya que limitan la libertad de expresión y pueden impedir una mayor investigación sobre el tema.

Austria fue el primero en prohibir la negación del Holocausto (1947), pero otras naciones no aprobaron leyes similares hasta la década de 1990, para combatir una oleada de teorías negacionistas y neonazismo. El autor francés Roger Garaudy fue uno de los primeros escritores destacados en ser procesados, después de repetir ciertos "mitos" sobre el Holocausto.

En 2005, David Irving fue arrestado y juzgado en Austria, donde se declaró culpable de “trivializar y negar el Holocausto”. Irving fue condenado a tres años de prisión. Fue puesto en libertad condicional después de cumplir 13 meses y se le prohibió volver a entrar en Austria. Irving también fue deportado de Canadá y se le negó la entrada a Alemania, Italia, Australia y Nueva Zelanda.

La sentencia más dura dictada en virtud de estas leyes fue en Austria en 2008, cuando el extremista de derecha Wolfgang Frohlich fue enviado a prisión por un período acumulativo de seis años. Frohlich había escrito cartas a varios políticos y líderes declarando que el Holocausto era "una mentira satánica".

“Los negadores del Holocausto niegan hechos bien establecidos sobre el Holocausto. Afirman que el asesinato de aproximadamente seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial nunca ocurrió y que los alemanes son víctimas de un complot sionista para extorsionarles grandes sumas de dinero sobre la base de un engaño ... Con el pretexto de la búsqueda de una persona razonable de En verdad, los negadores del Holocausto difunden falsedades y desinformación que parece razonable para el lector desinformado. Muchas veces reclaman el manto de la libertad de expresión diciendo que están a favor de la “investigación continua” de una historia “compleja” y “tergiversada”; sin embargo, su método nunca es verdaderamente histórico. Los negacionistas no se basan en evidencia documental y artefactos para crear sus hipótesis, sino que desarrollan una historia de opinión en la que cualquier manipulación o distorsión de la historia es aceptable como creencia personal ".
Deborah Lipstadt, historiadora

negación del holocausto

1. La negación del Holocausto implica argumentar que el Holocausto o varios componentes del mismo, como el alcance o la matanza o las políticas del gobierno nazi, no existieron.

2. Los negadores del Holocausto emplean varios argumentos, como la falta de una política gubernamental nazi claramente articulada o la ausencia de otras pruebas.

3. El negacionista más conocido del Holocausto es el autor británico David Irving, quien aceptó que ocurrieron algunas matanzas masivas pero que Hitler no fue directamente responsable de ellas.

4. Sin embargo, las pruebas colectivas documentales y de testigos presenciales del Holocausto son abrumadoras y los argumentos negacionistas se refutan fácilmente.

5. Varios países tienen leyes que prohíben la negación del Holocausto y establecen multas y penas de prisión. Estas leyes son controvertidas porque impiden la libertad de expresión y pueden sofocar futuras investigaciones.

Información de citas
Titulo: "Negación del Holocausto"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/holocaust/nazi-fugitives/
Fecha de publicación: 22 de agosto de 2020
Fecha accesada: 26 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.