Los protocolos de Sion

protocolos de zion
Una edición rusa de Los protocolos de Sion

La fuente más perniciosa y duradera del antisemitismo moderno es un libro llamado Los protocolos de los sabios ancianos de Sion (a menudo acortado a Los protocolos de Sion). Aunque afirma ser evidencia de una conspiración judía para dominar el mundo, Los protocolos de Sion fue en realidad una creación de agentes rusos a principios del siglo XX.

Una conspiración global

Los protocolos de Sion afirma ser un registro escrito de una reunión de ancianos judíos celebrada en algún momento a fines del siglo XIX. Durante el transcurso de esta reunión, estos ancianos describen y discuten su intención de conquistar el mundo. Luego brindan una explicación paso a paso de cómo se logrará esto.

Las declaraciones atribuidas a los ancianos en esta supuesta reunión sugieren una lujuria por el poder y la dominación global, sustentada en el desdén y el desprecio por las personas no judías.

Existe evidencia histórica clara y definitiva de que Los protocolos de Sion es falso, una falsificación deshonesta inventada para desacreditar al pueblo judío e incitar al odio racial. A pesar de esto, el contenido de Los protocolos de Sion ha sido aceptado como un hecho y repetido por miles de personas. En muchos aspectos, se ha convertido en el manual o la Biblia del antisemitismo moderno.

Antisemitismo ruso

Los protocolos de Sion apareció por primera vez en Rusia en los primeros años del siglo XX. En ese momento, el Imperio Ruso era la fuente más fértil de antisemitismo en Europa.

En 1900, Rusia albergaba a cinco millones de judíos (alrededor del 4% de la población mundial total). La mayoría de los rusos vivían en aldeas rurales donde la vida, la cultura y las creencias religiosas no habían cambiado notablemente desde la Edad Media. Periódicamente, los judíos rusos eran el blanco de los chivos expiatorios de cualquier evento adverso: desde sequías hasta malas cosechas, desde aumentos de impuestos hasta brotes de enfermedades.

El 'libelo de sangre', el mito de que los judíos secuestraban y sacrificaban niños, también era común en la Rusia de principios del siglo XX. Un ejemplo notable fue el juicio de 20 de Menahem Beilis, un capataz de fábrica judío que fue acusado falsamente de asesinar a un adolescente. Beilis finalmente fue absuelto, pero su juicio expuso la intensidad y la naturaleza irracional del antisemitismo ruso.

Nicolás II

El odio a los judíos en Rusia no se limitaba a las clases bajas. El propio zar, Nicolás II, era un antisemita declarado que culpaba a los judíos de los problemas que afligían a su imperio y ocasionalmente se lanzaba a largas diatribas racistas. Su antisemitismo fue compartido por miembros de la Iglesia Ortodoxa Rusa y grupos políticos reaccionarios como los 'Black Hundred'. 

En 1903, agentes de los 'Black Hundred' y otros grupos pro-zaristas azuzaron una serie de pogromos (disturbios antijudíos) en toda Rusia. Entre 2,000 y 2,500 judíos rusos fueron asesinados por sus propios compatriotas, incitados por rumores de complots judíos. Las comunidades judías fueron disueltas o expulsadas de ciertas áreas, sus propiedades destruidas o confiscadas.

La pogromos contra los judíos en Rusia generó indignación internacional y llevó a miles de judíos rusos a huir al extranjero. Fue en este ambiente venenoso que Los protocolos de Sion nació.

Orígenes de la Protocolos

La mayoría de los historiadores creen Protocolos de Sión fueron creados por agentes de la Okhrana, la unidad de policía secreta del zar, utilizando texto plagiado de una sátira francesa de 1864. 

Los protocolos apareció por primera vez en forma impresa en 1903, en forma serializada en un periódico ruso de derecha. Durante los siguientes cuatro años, el texto completo, o extractos de él, se volvieron a publicar y circularon por el Imperio ruso. 

Los protocolos se utilizó para sugerir o dar a entender que los problemas internos de Rusia fueron causados ​​por fuerzas o influencias judías malévolas. Una vez más, los judíos se convirtieron en un chivo expiatorio listo para la mala gestión y los fracasos políticos del propio zar.

Una respuesta al sionismo

La sugerencia de que los judíos estaban empeñados en dominar el mundo no era nueva. La idea había sido propagada por autores franceses y alemanes durante al menos tres décadas.

La noción de una 'conspiración mundial judía' fue impulsada en parte por el Primer Congreso Sionista, una conferencia de 1897 en Suiza a la que asistieron líderes judíos europeos. El enfoque principal del congreso fue la discusión sobre una posible patria para el pueblo judío, pero los extremistas lo reclamaron como evidencia de objetivos más siniestros.

La aparición de la Protocolos no solo reforzó esta teoría de la conspiración, sino que también proporcionó detalles sobre cómo los judíos pretendían lograr la "dominación mundial". Entre los métodos descritos en el Protocolos:

  • Los judíos gradualmente ganarían el control de los pilares financieros, como los bancos, el oro y el crédito. Este control les permitiría manipular y controlar la economía.
  • Al adquirir la propiedad y el control de la prensa y otros medios, los judíos podrían moldear la opinión pública.
  • Los académicos judíos también ascenderían a posiciones prominentes en las universidades, permitiéndoles controlar la educación, la ideología, el pensamiento y la cultura.
  • Una vez que se estableciera su control económico, los judíos iniciarían deliberadamente recesiones y depresiones económicas, creando desempleo y socavando la confianza pública en el gobierno.
  • Los judíos también aumentarían y expandirían su propio poder al desencadenar guerras sin sentido pero brutales, lo que debilitaría la moral pública y haría que las personas fueran más susceptibles a sugerencias y propaganda.
  • Las corporaciones de propiedad judía producirían y venderían alcohol y pornografía baratos. La disponibilidad inmediata de estos productos peligrosos y moralmente cuestionables también debilitaría y socavaría a la sociedad.

La conspiración se extiende

Los protocolos de Sion fue ampliamente distribuido y publicado después de la Primera Guerra Mundial. Muchos atribuyeron la Revolución Rusa (1917) y el surgimiento del comunismo a las conspiraciones judías.

El patrocinador y editor de más alto perfil de Los protocolos de Sion Fue Henry Ford, el industrial estadounidense que se hizo muy rico al revolucionar la producción en masa de automóviles.

Utilizando su propio dinero, Ford hizo que las imprentas produjeran medio millón de copias de Los protocolos de Sion para distribución. También compró y dirigió un pequeño periódico, el Dearborn Independent, que entre 1920 y 1922 publicó artículos que reflejan el contenido de la Protocolos.

Ford se vio obligado a disculparse más tarde, aunque siguió siendo un ferviente antisemita. En la década de 1930, se convirtió en un firme partidario del Partido Nazi alemán y mantuvo correspondencia frecuente con Adolf Hitler.
El propio Hitler había leído Los protocolos de Sion. En su biografía Mein Kampf, proclamó que “revelan la naturaleza y la actividad del pueblo judío y exponen sus contextos internos así como sus objetivos finales últimos”.

La falsificación descubierta

Los protocolos de Sion También se publicó en Gran Bretaña, bajo el título El peligro judío. En 1920-21, un periodista del periódico londinense The Times realizó una investigación sobre Los protocolos, su contenido y origen. Se remonta a Sergei Nilus, un burócrata de la Rusia zarista que afirmó haber recibido el manuscrito de un socio anónimo.

Según The Times'investigación, Los protocolos de Sion fueron inventados para convencer a otros rusos de que los disturbios políticos en el país estaban siendo causados ​​por judíos, en lugar de las políticas represivas del gobierno zarista.

The Times pasó a agregar:

“[Los Protocolos] han hecho daño no tanto, en opinión del escritor, al despertar un sentimiento antijudío, que es más antiguo que los Protocolos y persistirá en todos los países donde hay un problema judío hasta que ese problema se resuelva. Más bien, han hecho daño al persuadir a todo tipo de personas, en su mayoría acomodadas, de que cada manifestación reciente de descontento por parte de los pobres es un fenómeno antinatural, una agitación facticia causada por una sociedad secreta de judíos ".

protocolos de zion

1. Los protocolos de Sion es el título de un libro que resume un supuesto complot judío para conquistar el mundo.

2. Probablemente fue creado alrededor de 1903, muy probablemente por agentes de la policía secreta del gobierno zarista.

3 Pretende ser el acta de un aquelarre de ancianos judíos, que discuten formas en que lograrán el control mundial.

4 Entre los métodos que describen están el control de la banca, las finanzas, los medios, la educación y el gobierno.

5. Los protocolos apuntala el antisemitismo más moderno y las teorías infundadas sobre una conspiración judía.

Información de citas
Titulo: "Los Protocolos de Sion"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/holocaust/the-protocols-of-zion/
Fecha de publicación: 24 julio de 2020
Fecha accesada: 26 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.