La división sino-soviética

división sino-soviética
Mao y Khrushchev durante su difícil encuentro en 1959

La división sino-soviética fue una ruptura en las relaciones y comunicaciones entre las dos potencias comunistas más grandes del mundo: la Unión Soviética y la República Popular China. Las tensiones entre los dos se deterioraron tanto que en 1968 estuvieron a punto de entrar en guerra por el territorio en disputa. La división chino-soviética fue explotada por Estados Unidos y finalmente cambió la dirección de la Guerra Fría.

Antecedentes

En octubre 1949, Mao Zedong y sus seguidores declararon la victoria en la Revolución China y proclamaron la formación de la República Popular China. Con más de XNUMX millones de personas, China reemplazó a la Unión Soviética como el estado socialista más poblado del mundo.

Por derecho, la República Popular y la Rusia Soviética deberían haber sido aliados cercanos durante la Guerra Fría. Ambos compartían grandes poblaciones, un compromiso con el socialismo marxista, revoluciones turbulentas y transiciones difíciles al socialismo. Ambos también fueron rodeados y confrontados por la oposición occidental y alianzas militares (OTAN en Europa, SEATO en Asia-Pacífico).

A pesar de estas similitudes, la relación entre la China comunista y la Unión Soviética era compleja y cambiante. En la década de 1960, las dos potencias comenzaron a separarse y, a fines de 1968, estaban al borde de la guerra. La división chino-soviética, como se la conoció, fue un acontecimiento crítico en la Guerra Fría.

Conexiones chino-soviéticas

Los vínculos entre los comunistas chinos y rusos se remontan a 1919 y la formación de la Internacional Comunista, o Comintern. Esta agencia con sede en Moscú se formó para promover, apoyar y ofrecer orientación a los revolucionarios socialistas de todo el mundo.

El Komintern jugó un papel importante en la formación y dirección del Partido Comunista Chino (PCCh). De acuerdo con la teoría marxista, la mayoría de los miembros del Komintern creían que China aún no estaba preparada para una revolución socialista. Durante la década de 1920, la organización, la ideología y la metodología del PCCh siguieron las instrucciones y los consejos de Moscú.

Cuando Mao Zedong obtuvo el control del PCCh a mediados de la década de 1930, rechazó la visión de la Comintern, argumentando que China estaba lista para una revolución socialista impulsada por el campesinado. El ascenso de Mao y su ideología del "socialismo campesino" formaron las semillas de la división entre los comunistas chinos y la Unión Soviética.

El ascenso de Mao

división sino-soviética
Una fotografía tomada durante la visita de Mao Zedong a la Unión Soviética en 1949

Cuando Mao Zedong tomó el control de China en 1949, los regímenes socialistas tenían el poder en una quinta parte del mundo y gobernaban una población combinada de casi 800 millones de personas. Una relación amistosa y productiva entre Moscú y Beijing se consideró vital para el avance del socialismo mundial.

A finales de 1949, Mao viajó a Moscú para encontrarse con Joseph Stalin por primera vez. Reconociendo la necesidad de unidad, Stalin y Mao firmaron un tratado bilateral llamado Tratado de Amistad, Alianza y Asistencia Mutua. Incluía una alianza militar que requería que uno acudiera en ayuda del otro si eran atacados.

Más importantes para China fueron los beneficios económicos del tratado, incluido un préstamo de $ 300 millones y la provisión de asesores técnicos soviéticos.

Durante la década de 1950, miles de científicos, expertos de la industria y técnicos de la Unión Soviética vivieron y trabajaron en China. Su consejo y liderazgo jugaron un papel importante en la industrialización de China. Siguiendo el consejo de los estrategas económicos soviéticos, Beijing se comprometió con los modelos estalinistas de desarrollo, crecimiento y colectivización agrícola.

Signos de tensión

Sin embargo, a pesar de esta colaboración exitosa, también hubo signos de tensión. La visita de Mao a Rusia en 1949 negoció un tratado exitoso, pero en privado Mao se sintió infravalorado y faltado al respeto. El líder chino creía que Stalin lo había tratado como un subordinado más que como un socio importante.

A mediados de 1950, Mao comprometió fuerzas para guerra coreana, creyendo que Stalin seguiría su ejemplo y comprometería a las fuerzas soviéticas y proporcionaría hombres, maquinaria y armas. Sin embargo, Stalin prefirió no verse involucrado en un conflicto abierto con Estados Unidos. Limitó la participación soviética en Corea a proporcionar apoyo aéreo y suministro de aviones, armas y municiones (por lo que cobró el precio total del gobierno de Mao).

La Guerra de Corea fue un éxito político para los chinos, pero los costos para su economía en apuros fueron enormes. Mao se sintió explotado y traicionado por Stalin, quien no había cumplido con sus garantías anteriores.

división sino-soviética
La propia propaganda de Mao lo había alineado estrechamente con Stalin

Mao y Jruschov

Después de la muerte de Stalin en 1953, Mao comenzó a imaginarse a sí mismo como el líder comunista más importante del mundo. En la Unión Soviética el liderazgo pasó a Nikita Khrushchev, un funcionario del partido que previamente había mostrado una lealtad inquebrantable a Stalin. Esto cambió en febrero de 1956 cuando Jruschov pronunció su famoso 'Discurso secreto', en la que condenó el culto a la personalidad, el despotismo, los juicios, las purgas y la violencia que se produjeron bajo el estalinismo.

La crítica de Jruschov a Stalin colocó a Mao en una posición incómoda. Si bien Mao desconfiaba de Stalin en privado, en público siempre había elogiado a Stalin como un líder socialista brillante. Mao también había replicado el culto a la personalidad de Stalin dentro de China.

Para Mao, el "discurso secreto" de Jruschov fue una traición al legado de Stalin. Los comunistas chinos respondieron desarrollando su propia interpretación de Stalin, que fue articulada en el Diario del Pueblo el 5 de abril de 1956:

“Algunas personas consideran que Stalin se equivocó en todo. Este es un grave error. Stalin fue un gran marxista-leninista pero al mismo tiempo un marxista-leninista que cometió varios errores graves sin darse cuenta de que eran errores. Deberíamos ver a Stalin desde un punto de vista histórico, hacer un análisis adecuado y completo para ver dónde tenía razón y dónde estaba equivocado y extraer lecciones útiles de ahí. Tanto las cosas que hizo bien como las cosas que hizo mal fueron fenómenos del movimiento comunista internacional y llevaron la impronta de los tiempos. En su conjunto, el movimiento comunista internacional tiene poco más de 100 años y hace solo 39 años desde la victoria de la Revolución de Octubre ... Se han logrado grandes logros, pero todavía hay deficiencias y errores ”.

La relación se deteriora.

sino-soviético
Un ejemplo de propaganda antiestadounidense en China

En octubre de 1957, la Unión Soviética y China firmaron un nuevo acuerdo de defensa, y Moscú acordó compartir nuevas tecnologías militares, incluidos prototipos de armas nucleares.

Las relaciones chino-soviéticas comenzaron a deteriorarse poco después, en parte debido a la línea más suave de Jruschov hacia Occidente. Si bien Mao siempre había atacado a Estados Unidos como un matón imperialista al que se debía temer y resistir, Jruschov sugirió que la "coexistencia pacífica" con Estados Unidos era posible.

Jruschov visitó China en julio de 1958, pero la reunión no fue bien. El líder soviético y su séquito estaban alojados en apartamentos ruinosos sin aire acondicionado, a pesar del calor sofocante. Durante las conversaciones, Mao trató a Khrushchev con arrogancia y desdén, no muy diferente de cómo Mao había sido tratado por Stalin en 1949. Mao se negó a considerar los proyectos de defensa conjunta propuestos por Khrushchev; Jrushchov tomó represalias sacando a la mayoría de los asesores soviéticos de China.

Jruschov visitó China nuevamente al año siguiente y enfureció a Mao con un discurso que elogió al presidente estadounidense Dwight Eisenhower y su política exterior. Este viaje en particular fue tan agrio que se redujo de siete días a solo tres.

Las tensiones aumentan

Moscú comenzó a repudiar los términos de la alianza militar de 1949 y en un año el Tratado de Amistad, Alianza y Asistencia Mutua estaba casi muerto. En 1960, la Unión Soviética sacó a los asesores técnicos restantes de China, dejando sin terminar varios proyectos importantes de infraestructura. 

La guerra de palabras continuó, incluidos los enfrentamientos verbales entre delegados chinos y rusos en las conferencias del partido en 1960 y 1961. En 1962, tras la crisis de los misiles en Cuba, Mao acusó a Jrushchov de tener miedo de Estados Unidos. Cuando China e India fueron a la guerra brevemente a fines de 1962 por fronteras en disputa, Moscú dio su apoyo a India.

En ese momento, China y la Unión Soviética estaban inmersos en una guerra fría propia, sin embargo, las relaciones continuaron empeorando. En 1964, Mao Zedong afirmó que la Unión Soviética todavía poseía territorio chino robado por la Rusia prerrevolucionaria. En julio de 1964 retiró al embajador de China y cortó las relaciones diplomáticas con Moscú. La propaganda antisoviética dentro de China alcanzó un punto álgido. En agosto de 1967, en el apogeo de la Revolución Cultural, unos 200,000 guardias rojos, azotados en un frenesí por la retórica antisoviética de Mao, sitiaron la embajada soviética en Beijing.

La guerra fronteriza 1968

El chino-soviético llegó a un punto crítico con una breve guerra fronteriza a fines de la década de 1960. Las discusiones sobre una frontera en disputa en la provincia de Xinjiang en el noroeste de China llevaron a una ronda de conversaciones chino-soviéticas, sin embargo, estas se rompieron rápidamente.

En el verano y otoño de 1968, tanto los chinos como los soviéticos aumentaron su presencia militar en la región. Finalmente, más de 1.5 millones de soldados se alojaron a ambos lados del río Ussuri. En octubre de 1968, el ministro de defensa chino Lin Biao afirmó que sus fuerzas se estaban preparando para una invasión del territorio soviético.

Las primeras escaramuzas se registraron en marzo de 1969, con soldados chinos y rusos disparándose entre sí en la isla de Zhenbao. Siguieron más enfrentamientos que obligaron a reanudar las conversaciones en junio. Entre 350 y 700 soldados murieron en los combates esporádicos en Xinjiang, la mayoría de ellos chinos. Durante un tiempo, los comandantes soviéticos incluso consideraron usar armas nucleares tácticas contra su antiguo aliado. 

La muerte del líder comunista vietnamita Ho Chi Minh en septiembre de 1969 facilitó el restablecimiento del contacto diplomático entre Moscú y Beijing, sin embargo, las relaciones chino-soviéticas permanecieron frías.

La opinión de un historiador:
“El colapso de la alianza chino-soviética marcó la transformación del mundo de la Guerra Fría de bipolaridad a multipolaridad ... Desde sus inicios, la unión aparentemente monolítica estuvo cargada de expectativas en constante cambio sobre su lugar preciso en el mundo socialista, sujeta a los intentos estadounidenses de dividido y afligido por el radicalismo ideológico de ... Mao Zedong ".
Lorenz M. Luthi, historiador

división sino-soviética

1 La cooperación chino-soviética comenzó con la formación de la Unión Soviética y el Comintern de Moscú, que brindó apoyo y dirección al feroz Partido Comunista Chino (PCCh).

2 A finales de 1949, Mao visitó a Stalin en Moscú. Mientras Mao se sentía infravalorado y despreciado por Stalin, los dos líderes firmaron un importante tratado y una alianza militar.

3. En público, la propaganda de Mao y el PCCh aclamó a Stalin como un líder visionario del socialismo mundial, sin embargo, en privado, Mao se sintió traicionado por la falta de apoyo y participación de Stalin durante la Guerra de Corea.

4. En 1956, Nikita Khrushchev denunció la brutalidad que ocurrió bajo el liderazgo de Stalin. Esta condena de Stalin colocó a Mao en una posición incómoda y obligó al PCCh a reevaluar su posición sobre Stalin.

5 Las relaciones chino-soviéticas continuaron empeorando desde 1957, impulsadas por divisiones ideológicas, diferentes actitudes hacia Occidente, comentarios provocativos y hostiles, conversaciones fallidas entre Mao y Jruschov y disputas fronterizas que llevaron a un breve conflicto en 1969.

Información de citas
Titulo: "La división chino-soviética"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/sino-soviet-split/
Fecha de publicación: 15 de septiembre de 2020
Fecha accesada: 26 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.