La caída del muro de Berlín

muro de Berlín
Ronald Reagan pronuncia su discurso "derribar este muro" en 1987

En junio 1987, presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan visitó Italia para una cumbre económica multilateral. De camino a casa, Reagan se detuvo brevemente en Alemania Occidental para hablar en una ceremonia que conmemoraba el 750 aniversario de Berlín. Esta ceremonia se celebró cerca de la Puerta de Brandenburgo, uno de los principales puntos de entrada a Berlín desde finales del siglo XVIII. Desde la construcción del muro de BerlínSin embargo, la Puerta de Brandeburgo estaba cerrada. Se colocaron un atril y una alfombra roja afuera de la puerta, mientras los agentes del Servicio Secreto erigían paneles de vidrio a prueba de balas para proteger a Reagan de los francotiradores en Berlín Oriental. Reagan dio la bienvenida a las 45,000 personas presentes, así como a “aquellos que escuchan en toda Europa del Este, [a quienes] extiendo mis más cálidos saludos y la buena voluntad del pueblo estadounidense”. Luego dirigió su atención a la Unión Soviética, destacando el compromiso de Moscú con enormes arsenales nucleares mientras luchaba por alimentar a su pueblo. Reagan también se centró en el líder soviético. De Mikhail Gorbachev reformas recientes, dobladas volumen y perestroika, cuestionando si fueron movimientos genuinos hacia el cambio o un esfuerzo simbólico para apaciguar a los críticos. Luego, en quizás la cita más conocida de toda la Guerra Fría, Reagan desafió directamente a Gorbachov:

“Hay una señal que los soviéticos pueden hacer que sería inconfundible, que haría avanzar dramáticamente la causa de la libertad y la paz. Secretario General Gorbachov, si busca la paz ... si busca prosperidad para la Unión Soviética y Europa del Este, si busca la liberalización ... Venga aquí a esta puerta. Señor Gorbachov, ¡abra esta puerta! ¡Señor Gorbachov, derribe este muro! "

A pesar de ser transmitido en Europa y Estados Unidos, el discurso de Reagan no logró generar mucho interés. La mayoría lo descartó como algo más que el ruido de sables antisoviético de Reagan, su acción comercial. Varios de los asesores de Reagan habían querido que se eliminara del discurso el desafío de “derribar este muro”, por temor a que fuera demasiado conflictivo y pudiera dañar su creciente relación con Gorbachev. Sin embargo, la frase se mantuvo y pronto resultaría profética. A los pocos meses del discurso de Reagan en Berlín, los fundamentos ideológicos del muro de Berlín había comenzado a desmoronarse. A principios de 1989, la corriente de la historia se estaba volviendo contra el comunismo en Europa. Los gobiernos del bloque soviético sufrieron una tremenda presión interna para liberalizar y reformar. Los pueblos de Europa del este salieron a las calles, instando a sus propios líderes a imitar el reformismo de Gorbachov y relajar su control sobre el gobierno, la economía y la sociedad. Polonia y Hungría ya habían adoptado reformas políticas y sociales que habrían sido impensables apenas unos años antes. En Alemania del Este, la frontera del comunismo europeo y el epicentro de la división de la Guerra Fría, el Muro de Berlín se mantuvo firme, pero esto no iba a durar.

muro de Berlín
Alemanes orientales protestan contra el líder socialista Erich Honecker

A principios de 1989, el marea de sentimiento anticomunista arrasando Europa había llegado a Alemania Oriental. Los resultados de las elecciones de gobiernos locales de mayo de 1989 provocaron un importante malestar público: la coalición gobernante de partidos comunistas y socialistas obtuvo el 98.5 por ciento de los votos y casi todos los escaños, una clara señal de que las elecciones habían sido manipuladas. Esta corrupción política, junto con la lamentable situación económica del país y las condiciones sociales opresivas, desencadenaron otro éxodo de Alemania Oriental. Algunos alemanes orientales solicitaron visas de salida legítimas, mientras que otros se las arreglaron para huir del país ilegalmente. En agosto, cuando el gobierno húngaro abrió sus fronteras con Austria, los alemanes orientales aprovecharon esta nueva ruta de escape ('ruta de escape') hacia el Oeste. Miles de alemanes orientales se fueron de vacaciones a Hungría y nunca regresaron. Cuando Berlín Oriental tomó medidas para bloquear el flujo de refugiados, provocó protestas todos los lunes por la noche en varias ciudades. A medida que pasaban las semanas, estas protestas crecieron en tamaño e intensidad. Un día de noviembre de 1989, alrededor de 500,000 personas se reunieron en Berlín Oriental, donde fueron habladas por celebridades, actores e intelectuales locales. Entre las consignas coreadas por la multitud se encontraba “¡Wir vollen raus!” ('Queremos salir'), “¡Wir sind ein Volk!” ("Somos un solo pueblo") y "Vierzig Jahre sind genug!" ("40 años son suficientes").

muro de Berlín
Civiles alemanes se alzan triunfalmente sobre el Muro de Berlín en 1989

Frente a una revolución popular, el gobierno de Alemania Oriental comenzó a ceder. En octubre 18th Erich Honecker, que había dirigido el Estado del bloque soviético durante más de 18 años, dimitió bajo la presión de sus propios ministros. El 9 de noviembre, el gobierno respondió a la presión pública y anunció planes para abrir puntos de control designados en Berlín. Cuando se implemente, cualquier alemán del Este que desee atravesar el Muro de Berlín será libre de hacerlo. Esta orden estaba programada para entrar en vigor el 17 de noviembre, pero debido a una confusión en las comunicaciones se informó que entró en vigor de inmediato. Miles de civiles se concentraron en puntos críticos a lo largo del Muro de Berlín, exigiendo que Grepo Los guardias cumplen la promesa del gobierno y abren las puertas. Inseguros de sus órdenes y bajo la presión de la multitud, los guardias cedieron y abrieron las barreras. Miles de alemanes orientales cruzaron la frontera. Otros escalaron el muro y abrazaron a los berlineses del otro lado, sentándose en lo alto de la estructura y bebiendo cerveza y champán.

Esa noche, gente de ambos lados comenzó a atacar el muro, primero con graffitis y consignas de paz y luego con herramientas. Individuos y pequeños grupos apodados "pájaros carpinteros de la pared" comenzaron a atacar la estructura con picos y mazos. Algunos buscaban recuerdos del Muro de Berlín; otros simplemente querían participar en su destrucción. Imágenes del Muro de Berlín siendo traspasado, desfigurado y desmantelado se difundieron por todo el mundo. Pocos se perdieron la importancia de este evento. Margaret Thatcher lo llamó "un gran día para la libertad... ves la alegría en los rostros de las personas y ves lo que significa la libertad para ellos". George Bush, que sucedió a Reagan como presidente de Estados Unidos en enero, atribuyó la caída del Muro de Berlín “al propio pueblo”, pero se negó a alardear y declaró que no “bailaría sobre el muro”. Gorbachov dijo muy poco en público, pero su asesor político, Anatoly Chernyaev, escribió que “toda la era de la historia del sistema socialista ha terminado”. Las tropas de Alemania Oriental comenzaron a demoler el muro a principios de 1990. Hoy en día, tres secciones del Muro de Berlín original permanecen en pie como monumentos conmemorativos, mientras que la mayor parte de su recorrido original de 155 kilómetros de largo está marcado con ladrillos, placas y monumentos conmemorativos más pequeños.

guerra fría caída del muro de berlín

1. El Muro de Berlín fue un símbolo de la división de la Guerra Fría durante más de 25 años. En 1987, Ronald Reagan visitó Berlín y desafió a Mikhail Gorbachev a "derribar este muro".

2 Los cambios políticos que se extendieron por Europa a finales de 1980 vieron al gobierno socialista en Alemania del Este bajo una presión significativa de su propio pueblo.

3 En octubre, 1989 Erich Honecker renunció como líder de Alemania del Este y el nuevo gobierno prometió abrir puntos de control. El muro de Berlín se rompió el 9 de noviembre debido a un malentendido.

4 Esto llevó a los alemanes a ambos lados a escalar la pared, desfigurarla con graffiti y atacarla con picos y mazos.

5 La caída del Muro de Berlín se cubrió ampliamente en todo el mundo. Los líderes occidentales lo aclamaron como una victoria del pueblo alemán, que había elegido la libertad sobre la división. El muro se desmanteló rápidamente, allanando el camino para la reunificación alemana.


El contenido de esta página es © Alpha History 2018. Este contenido no se puede volver a publicar o distribuir sin permiso. Para obtener más información, consulte nuestro Términos y Condiciones de Uso.
Esta página fue escrita por Jennifer Llewellyn, Jim Southey y Steve Thompson. Para hacer referencia a esta página, use la siguiente cita:
J. Llewellyn et al, “The fall of the Berlin Wall”, Alpha History, consultado [fecha de hoy], https://alphahistory.com/coldwar/fall-of-the-berlin-wall/.