Saddam Hussein

Saddam Hussein (1937-2006) fue el presidente de Irak durante mucho tiempo, gobernando desde julio de 1979 hasta su derrocamiento en abril de 2003. Como líder de Irak, la relación de Saddam con sus compañeros gobernantes de Oriente Medio, así como con las potencias de la Guerra Fría como Estados Unidos y la Unión Soviética Rusia, era fluida y compleja.

Saddam Hussein

Vida temprana

Saddam nació en una familia de pastores cerca de la ciudad de Tikrit en el norte de Irak. Nunca conoció a su padre, que desapareció antes de que naciera Saddam, y fue criado por su brutal padrastro y tíos. Saddam asistió a la escuela secundaria en Bagdad y luego comenzó a licenciarse en derecho. Abandonó sus estudios legales para unirse al Partido Ba'ath, un grupo revolucionario que buscaba la formación de un único estado árabe socialista.

En julio de 1958, poco después de que Saddam se uniera a los baazistas, depusieron al rey Faisal de Irak y tomaron el control del gobierno. Saddam se involucró en las luchas internas de poder del movimiento Baaz y pasó la mayor parte de la década de 1960 en prisión o viviendo en el exilio.

A principios de la década de 1970, Saddam había vuelto a convertirse en una fuerza impulsora tanto en el partido como en su gobierno. Aunque no tenía cartera ni cargo, Saddam se convirtió en la figura más influyente del gobierno baazista. Supervisó importantes reformas económicas, incluida la nacionalización de los intereses petroleros extranjeros en Irak. Los ingresos generados por estos cambios se utilizaron para financiar un crecimiento militar significativo, así como bienestar social, educación gratuita y otras reformas.

Reformador brutal

Saddam trabajó para conseguir apoyo para el Partido Baaz y, cuando no se pudo obtener apoyo, utilizó una represión brutal para forzar la obediencia. Bajo el gobierno de Saddam, Irak, que durante mucho tiempo había sido un mosaico de tribus, clanes, grupos sectarios y divisiones religiosas, se fusionó en un estado unificado.

Para 1979, Saddam había acumulado suficiente apoyo y control sobre el Partido Baaz para hacerse con el liderazgo absoluto. En julio ordenó la detención de 68 líderes del partido, un tercio de los cuales fueron ejecutados sin demora. Cientos de personas más murieron durante las semanas siguientes. Saddam era ahora el dictador indiscutible de Irak.

Aliado soviético, aliado estadounidense

Con respecto a la política exterior, Saddam no confiaba en nadie y manejaba sus relaciones simplemente para beneficiar su propia agenda. En 1972 alineó su país con el Unión Soviética, principalmente para fortalecer al ejército iraquí. Irak recibió armas, asesores y entrenamiento de la URSS y el KGB, así como Alemania del Este y Stasi.

A mediados de la década de 1970, Saddam se alejó de los soviéticos y comenzó a obtener armas y equipo militar, e incluso un reactor nuclear, de Francia. El alejamiento de Saddam de Moscú, así como su guerra contra Irán (a partir de septiembre de 1980), hicieron que las potencias occidentales estuvieran más dispuestas a tratar con él.

Durante los 1980, Irak recibió ayuda militar y tecnología de armas de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania Occidental. En diciembre, 1983m, un enviado estadounidense, Donald Rumsfeld, más tarde secretario de defensa de Estados Unidos, visitó Irak y fue fotografiado dándole la mano a Saddam. La administración Reagan continuó apoyando y suministrando a Saddam durante la Guerra Irán-Iraq (1980-88). Este apoyo estadounidense incluía negarse a actuar después de que Saddam usara armas químicas contra civiles kurdos.

Saddam
El enviado estadounidense Donald Rumsfeld se encuentra con Saddam en 1983

Némesis de América

Cuando terminó la Guerra Fría, Saddam reemplazó a la Unión Soviética como el villano más importante de Estados Unidos. En agosto de 1990, Saddam intentó extender la influencia iraquí invadiendo la pequeña pero rica nación de Kuwait. Esta invasión provocó una respuesta inmediata del presidente de EE. UU. George Bush, quien ordenó a las fuerzas estadounidenses que expulsaran a las tropas de Saddam de Kuwait (Primera Guerra del Golfo, 1990-91). Irak no fue invadido, pero estuvo sujeto a años de sanciones económicas y embargos. Estas sanciones paralizaron la economía nacional de Irak y causaron un sufrimiento humano significativo. 

A raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el presidente estadounidense George W. Bush intensificó su retórica contra el régimen baazista. Bush identificó a Saddam como un tirano brutal, un patrocinador del terrorismo y un acumulador de armas químicas y biológicas. En marzo de 2003, una coalición de cinco naciones liderada por Estados Unidos invadió Irak, sin el respaldo de las Naciones Unidas. El ejército de Saddam, debilitado por años de sanciones, resultó ineficaz y su gobierno colapsó en unas pocas semanas.

En diciembre de 2003, las fuerzas estadounidenses encontraron al ex dictador escondido en un agujero cerca de su ciudad natal. Fue arrestado, interrogado y entregado a las autoridades iraquíes para su juicio. Saddam Hussein fue declarado culpable y ejecutado ahorcado en diciembre 2006.

Información de citas
Titulo: "Saddam Hussein"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/coldwar/saddam-hussein/
Fecha de publicación: 5 de noviembre.
Fecha accesada: 26 de septiembre de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.