Una introducción a la República de Weimar

weimar alemania
La vida social durante la Edad de Oro de Weimar

La historia de la República de Weimar es intrigante, no solo por su trágico final y descenso al totalitarismo nazi, sino también por las lecciones que ofrece al mundo moderno.

Un experimento idealista

La República de Weimar nació en los últimos días de Primera Guerra Mundial. Comenzó con un motín entre marineros y trabajadores portuarios que forzaron la abdicación de Kaiser Wilhelm II, el monarca alemán.

El futuro de Alemania fue entonces comprendido por idealistas políticos que buscaban hacer de su patria la nación democrática más liberal de Europa. El sistema político y la sociedad que crearon se conocieron como la República de Weimar. Duró apenas 15 años, terminando en 1933-34 cuando sucumbió al gobierno totalitario de Adolf Hitler y los Nacionalsocialistas (NSDAP).

Incluso cuando los nazis estaban desmantelando la República de Weimar, los historiadores y los politólogos intentaron explicar por qué la democracia había fracasado en la Alemania de la posguerra. No encontraron respuestas fáciles. La República de Weimar murió una muerte de mil cortes. Fue debilitado y socavado por una miríada de factores y fuerzas.

Nace la república

En noviembre de 1918, cuando el esfuerzo bélico alemán se derrumbaba y la rendición a los aliados se hacía inminente, la Armada alemana amotinada y los La monarquía de Hohenzollern se derrumbó con apenas un quejido.

El gobierno de Alemania fue asumido por políticos civiles, liberales y socialdemócratas como Friedrich Ebert, Philipp Scheidemann y Gustav Noske. Estos hombres eran políticos moderados, pero también optimistas que creían que Alemania podría hacer una transición exitosa al republicanismo democrático.

Fieles a sus valores liberales, elaboraron un constitución que creó probablemente el sistema político más libre y democrático de su tiempo. Una vez que se les ordenó seguir y obedecer, el pueblo alemán ahora podía seleccionar a sus representantes, su gobierno y su jefe de estado. A todos los alemanes se les dio igualdad legal, libertades civiles y el derecho al voto, independientemente de su estatus, riqueza, educación o género.

Problemas y desafíos

República de Weimar
La Alemania de la posguerra fue cargada con una enorme deuda de reparaciones

Pero a pesar de su idealismo y buenas intenciones, los líderes de la Alemania de Weimar se enfrentaron a enormes desafíos y dificultades.

Estos políticos heredaron una nación exhausta, agotada y hambrienta por cuatro años de guerra total. También estaba dividido y lleno de una miríada de grupos políticos, incluidos revolucionarios de extrema izquierda y reaccionarios de extrema derecha.

En sus primeros meses, el nuevo régimen se vio amenazado por una Lucha por el poder entre las Espartaquistas (comunistas locales que querían la revolución), el Freikorps (ex soldados de opiniones políticas nacionalistas) y otros contrarrevolucionarios nacionalistas.

Alemania también estaba a merced de potencias extranjeras, que querían castigarla por la guerra y prevenir futuras amenazas diezmando la economía alemana. Los humillantes términos del Tratado de Versalles (1919) enardecidos nacionalistas paranoicos, que se aferraron a la creencia de que la rendición de 1918 no estaba justificada, obra de socialistas y conspiradores judíos.

División y desunión

Los hombres de Weimar elaboraron un modelo ambicioso para el gobierno republicano, pero unir a todos o incluso a la mayoría de los alemanes detrás de este modelo resultó casi imposible.

Los problemas más urgentes y visibles de la Alemania de Weimar fueron la inestabilidad política, la violencia y el sufrimiento económico. Estos problemas fueron particularmente agudos a principios de la década de 1920. La capacidad del gobierno para responder se vio limitada por el nuevo sistema político.

En lugar de fomentar un liderazgo decisivo y facilitar la acción, el Reichstag se convirtió en un pantano de fiestas pequeñas, ideas contradictorias e interés propio.

Los peligros de la década de 1920 exigían un liderazgo fuerte, pero el sistema de Weimar arrojó una serie de gobiernos de coalición débiles y no menos de 15 cancilleres diferentes, la mayoría de ellos políticamente impotentes. los Reichstag estaba dividido, paralizado e incapaz de implementar las políticas o reformas necesarias; dirigir el estado resultó una tarea difícil, si no imposible.

Una economía en colapso

La situación económica de Alemania era aún más peligrosa. Aunque las hostilidades terminaron formalmente en noviembre de 1918, los alemanes continuaron sufriendo un bloqueo de alimentos aliados que continuó hasta mediados de 1919. El hambre resultante contribuyó a la muerte de más de un millón de civiles.

Las Tratado de Versalles despojó a Alemania de sus posesiones coloniales, importantes territorios europeos y valiosas regiones industriales. En 1921 Berlín recibió un indemnización factura por un total de más de $ 30 mil millones.

Esta escandalosa carga acabó con cualquier esperanza de recuperación económica de la posguerra. La ya devastada economía alemana no podía soportar esta carga y en 1922, Berlín estaba incumpliendo sus pagos trimestrales de reparaciones a los Aliados.

Francia y Bélgica respondieron enviando tropas a ocupar la región industrial del Ruhr y confiscar material y productos alemanes. Los alemanes respondieron iniciando una huelga general paralizante y, como último recurso del desesperado gobierno de Weimar, imprimieron frenéticamente billetes, una medida que desencadenó la devastadora hiperinflación de 1923.

La 'Edad de Oro', ¿o no?

Gustav Stresemann, quien condujo a Alemania nuevamente al redil europeo

Alemania fue finalmente levantada de este pantano por el pragmatismo de Gustav Stresemann, la restauración de relaciones Extranjeras y Asistencia financiera estadounidense.

Reconociendo que una Alemania en quiebra desestabilizaría a Europa y amenazaría su propia economía, Estados Unidos intervino, negociando con un gobierno de Weimar más conciliador. El Plan Dawes de 1924 reconfiguró los pagos de reparaciones y facilitó miles de millones de dólares en préstamos extranjeros para reactivar la economía alemana. Esta inyección de capital permitió que los sectores industriales y manufactureros alemanes se recuperaran rápidamente, lo que condujo a mejoras rápidas en el empleo, los salarios y el nivel de vida.

En consecuencia, el período 1924-29 se denomina el 'Edad de oro de Weimar'. Fue una época de progreso de mejores niveles de vida, de valores burgueses y oleadas de artículo, película y la cultura popular.

La gran Depresión

Pero la Edad de Oro de Weimar fue una prosperidad temporal y artificial, algo que los propios alemanes parecen comprender. En 1929, la nación fue devastada por el Gran Depresión, que drenó a Alemania de dinero y capital extranjeros.

Amenazados con el desempleo y el hambre por segunda vez en una década, los votantes alemanes perdieron la fe en el gobierno y abandonaron los principales partidos políticos. En cambio, recurrieron a grupos marginales que estaban comprometidos con el desmantelamiento y la destrucción de la democracia.

Uno de estos grupos, el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes o NSDAP, había sido pequeño e insignificante durante la década de 1920. Sin embargo, a medida que las condiciones en Alemania se deterioraron, la suerte electoral del NSDAP mejoró y los discursos de su líder, Adolf Hitler, empezaron a tocar la fibra sensible del pueblo alemán.

Por 1932, el camino hacia un gobierno dirigido por Hitler - ya la muerte del republicanismo de Weimar - estaba siendo absuelto.

La opinión de un historiador:
“La Alemania de Weimar todavía nos habla. Las pinturas de George Grosz y Max Beckmann son muy solicitadas ... Bertold Brecht y Kurt Weill son revividos periódicamente en los cines de todo el mundo ... Los diseños de cocina invocan los estilos de la década de 1920 y el trabajo creativo de la Bauhaus ... Lo que un cinéfilo no ha visto The Cabinet del Dr. Caligari o Metropolis? La Alemania de Weimar también nos habla de otras formas, la mayoría de las veces como una señal de advertencia. Esta era una sociedad golpeada por una crisis económica y un conflicto político implacable. La Alemania de Weimar evoca temores de lo que puede suceder cuando simplemente no hay un consenso social sobre cómo avanzar, y cada diferencia se convierte en una causa de batallas políticas existenciales. Es una señal de advertencia porque todos sabemos cómo terminó.
Eric D. Weitz

Información de citas
Titulo: "Una introducción a la República de Weimar"
Autores: Jennifer Llewellyn, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/weimarrepublic/weimar-republic-introduction/
Fecha de publicación: 3 de septiembre de 2019
Fecha accesada: El día de hoy
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.