Friedrich Ebert sobre divisiones políticas en Weimar Alemania (1920)

En septiembre 1920, el primer presidente de Weimar, Friedrich Ebert, escribió al primer ministro de Suecia, describiendo las divisiones políticas dentro de Alemania:

“Por enorme que parezca nuestra tarea, sería sólo la mitad de difícil si la clase trabajadora estuviera unida. Naturalmente, es totalmente imposible pensar en la reconciliación con los grupos comunistas. Los Independientes (USPD) están en un embrollo espantoso, oscilando entre la dictadura soviética y la democracia. Por eso tenemos que defender la república democrática por la que hemos estado luchando durante décadas, contra los ataques de la derecha pero también de la izquierda.

Luchamos contra los golpes militares y contra los golpes comunistas por la seguridad de la República. No es imposible que un día el golpistas de derecha y de izquierda nos enfrentará en un frente unido. En cualquier caso, nos mantenemos firmes en la línea de la democracia y lo lograremos. Es especialmente difícil establecer una autoridad estatal confiable sin la cual ni siquiera una democracia puede existir. Las condiciones de paz nos han obligado a aceptar una tropa de mercenarios, peligrosa para cualquier estado.

Lo que hay que hacer sería, en primer lugar, sacar de este cuerpo a todos los oficiales reaccionarios… El mismo tipo de limpieza también le vendría bien a la administración, aunque allí también tenemos que afrontar la falta de candidatos idóneos. Desafortunadamente, es cierto que nuestras universidades y escuelas secundarias son el caldo de cultivo para los reaccionarios.

Si la revolución no ha tenido un efecto más penetrante y persistente en estas áreas, esto es, sobre todo, resultado del Tratado de Versalles. La actitud brutal hacia nuestra independencia nacional y los continuos ataques sádicos contra nuestros sentimientos nacionales deben avivar las pasiones nacionales y ayudar a difundir la demagogia nacionalista entre los jóvenes. Son el mayor enemigo de la democracia alemana y el impulso más fuerte para recurrir al comunismo y al nacionalismo ”.