Historiografía de la Alemania nazi

historiografía de la Alemania nazi
Los historiadores han ideado diferentes teorías para explicar las ideas de Hitler

La historiografía de la Alemania nazi es extensa. Historiadores e investigadores han escrito millones de palabras sobre el régimen nazi, sus líderes, sus causas y la sociedad que creó.

Los historiadores especializados en la Alemania nazi se han centrado en muchas cuestiones o cuestiones. ¿Cuál fue el origen del nazismo? ¿Fueron las ideas nazis producto de su época o tenían raíces más profundas en la historia alemana? ¿Qué motivó a Hitler y qué dio forma a sus puntos de vista, valores y toma de decisiones? ¿Hasta qué punto Hitler ejerció poder absoluto sobre el Partido Nazi y Alemania? ¿Hasta qué punto los alemanes comunes y corrientes apoyaron a los nazis? ¿La mayoría de los alemanes respaldaron a Hitler y su partido, o fueron indiferentes o temerosos de oponerse a los nazis? ¿El liderazgo y la toma de decisiones de Hitler se basaron en un "plan maestro" o tomó decisiones de manera espontánea y errática? ¿Fueron la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto parte del plan a largo plazo de Hitler, o ocurrieron debido a factores cambiantes?

Diferentes historiadores han utilizado diferentes enfoques y teorías para abordar estas cuestiones. A veces esto ha dado lugar a debates, incluso a discusiones acaloradas entre historiadores. Uno de los más notables fue el Historikerstreit (o 'disputa de historiadores') en Alemania a finales del siglo XX.

La historiografía temprana de la Alemania nazi estaba tomando forma incluso cuando los aliados derrocaban a los nazis. A raíz de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, muchos historiadores y escritores buscaron explicaciones y respuestas sobre los horrores que habían ocurrido en Europa.

El primer grupo que especuló sobre el ascenso del nazismo fueron los periodistas; sin embargo, no eran lo suficientemente distantes ni objetivos para ser confiables. Las heridas dejadas por los nazis permanecieron demasiado abiertas para gran parte de la investigación académica hasta mediados de la década de 1950, cuando muchos historiadores comenzaron a debatir las causas, la composición y la naturaleza del Tercer Reich. En la mayoría de los relatos, Hitler fue demonizado como un fanático, un racista, un oportunista político; en general, una figura deplorable que no merecía un estudio detenido.

Historiografía nazi de Shirer
Guillermo Shirer

En la década de 1960 había pasado suficiente tiempo desde la guerra como para permitir estudios históricos más objetivos de Hitler y el movimiento nazi. El primero de ellos fue el de William Shirer. El ascenso y la caída del Tercer Reich, publicado en 1960. Shirer fue un periodista estadounidense que estuvo destinado en Europa durante gran parte de la década de 1930, por lo que tuvo experiencia de primera mano de los acontecimientos en Alemania.

La perspectiva historiográfica de Shirer era que el nazismo fue una fase lógica en el desarrollo nacional de Alemania. Esta visión ha llegado a ser conocida como la Sonderweg ('camino especial') escuela. Sugiere que el nazismo no fue un accidente ni una aberración, sino una culminación mortal del nacionalismo, el autoritarismo y el militarismo alemanes, todos los cuales se remontan a la Edad Media.

Hoy en día, Shirer sigue siendo uno de los historiadores más influyentes y ampliamente referenciados de esta escuela determinista.

Alemania nazi
John Toland

Las interpretaciones históricas del nazismo y su líder continuaron fluyendo durante la década de 1970. Algunos historiadores, como John Toland, se esforzaron por lograr una objetividad desapasionada respecto de Hitler. Haciendo caso omiso de la presunción de que Hitler era "malo", Toland trató de identificar sus atributos y cualidades positivas, para comprender por qué tantas personas lo apoyaban e incluso lo adoraban.

Un pequeño grupo de historiadores revisionistas fue aún más lejos, ofreciendo relatos comprensivos de Hitler y sugiriendo que la historia y los historiadores lo habían tratado mal. El controvertido libro de David Irving de 1977 Guerra de Hitler sugiere que Hitler fue más una criatura de su tiempo, más que un loco enloquecido por el poder. El Hitler de Irving es un político brillante que se hizo con el gobierno no para explotar la situación, sino porque la situación - y el pueblo de Alemania - exigía un dictador.

A finales de la década de 1970, estaban tomando forma dos amplias escuelas de pensamiento historiográfico sobre Hitler y la Alemania nazi. Finalmente, el historiador británico de izquierda Timothy Mason los describió como "intencionalismo" y "funcionalismo". Ambos ofrecen explicaciones sobre la naturaleza del poder político, el alcance de la planificación, la organización del régimen nazi y el papel que jugó Hitler en la toma de decisiones.

Los historiadores intencionalistas sostienen que Hitler fue un gobernante muy poderoso que actuó de acuerdo con un "plan maestro"; Siempre fue su intención iniciar una guerra en Europa y exterminar a los judíos europeos. Por el contrario, el funcionalismo (a veces conocido como estructuralismo) sugería que el poder de Hitler en el NSDAP estaba exagerado y que el Fuhrer no tenía un plan a largo plazo. En cambio, Hitler era un oportunista que tomaba decisiones de manera conveniente y espontánea, a menudo para mantener su propio control sobre el poder.

“La mayoría de los historiadores se suscriben ahora a una combinación de posiciones intencionalistas y estructuralistas. Ningún historiador duda de la importancia de Hitler y sus creencias ideológicas para determinar la política nazi. Sus obsesiones ideológicas dieron forma al Tercer Reich. El Führer imponía adulación y respeto universal. Su autoridad fue el pegamento que mantuvo unido al Tercer Reich ... Al mismo tiempo, sin embargo, Hitler no era omnipotente. Necesitaba mantener su popularidad personal. El desorden gubernamental limitó lo que podía lograr ".
Catherine A. Epstein, historiadora

Una de las cuestiones historiográficas más importantes relacionadas con el nazismo es explicar su origen. La explicación más sencilla –que suelen emplear quienes no son historiadores– es atribuir el movimiento nazi casi por completo a Adolf Hitler.

Los historiadores intencionalistas adoptan un enfoque similar, que creen que el Partido Nazi y su ideología fueron manifestaciones de las propias creencias políticas de Hitler. Los 25 Puntos, coescritos por Hitler, se convirtieron en la guía del partido; Mein Kampf se convirtió en su Biblia. Antes de Hitler, el Deutsche Arbeitpartei (DAP) no se había diferenciado de muchos clubes nacionalistas de derecha. Al cabo de un año, el recién llegado austriaco había tomado el control del partido; al cabo de tres años estaba planeando un ambicioso y desafortunado intento de hacerse con el control de Baviera. Una década más y el Partido Nazi tomó las riendas del poder nacional, en gran medida gracias a la oratoria, el carisma, la determinación y la intensidad personal de Hitler.

Los historiadores intencionalistas creen que desde 1933, Hitler tuvo un amplio poder dentro del NSDAP y sobre la nación alemana. Karl Dietrich Bracher, por ejemplo, describe al líder nazi como el “amo del Tercer Reich”.

Aunque reconoce que el Estado nazi estaba menos organizado de lo que sugieren las apariencias, Bracher cree que esto se debió en gran medida a Hitler, quien intencionalmente creó múltiples departamentos y alentó intereses contrapuestos. Hizo esto para "dividir y gobernar", aumentando su propio poder al distraer a aquellos que podrían codiciarlo. Bracher y otros intencionalistas –como Eberhard Jackel y Lucy Dawidowicz– también creen que el antisemitismo nazi se derivó de los odios personales de Hitler.

Estos estudiosos sugieren las Leyes de Nuremberg, pogromos nazis como Kristallnacht y el Holocausto mismo surgió directamente del odio de Hitler hacia los judíos y otros nazis que los complacían.

historiografía de la Alemania nazi
Ian Kershaw

El principal historiador de los últimos tiempos es Ian Kershaw, quien ha escrito varios libros sobre el nazismo, incluida una biografía de Hitler de dos partes más vendida a finales de 1990.

Kershaw es principalmente un funcionalista: tiene una visión muy negativa del gobierno de Hitler. Kershaw ve el Fuhrer como un 'dictador vago' que poseía un poder absoluto pero carecía de la energía o la atención para usarlo mucho. Hitler no trabajaba muchas horas, detestaba el papeleo y no tenía ningún interés en supervisar los proyectos en detalle. Era reactivo e incapaz de producir nuevas ideas, confiando en cambio en asesores y acólitos en su círculo íntimo.

En esta interpretación, gran parte de la transformación nazi que tuvo lugar en Alemania a mediados y finales de la década de 1930 no fue obra de Hitler, sino del trabajo de otros hacia la Fuhrer'- en otras palabras, haciendo lo que ellos creían que él querría que hicieran.

Kershaw también es un defensor del "mito de Hitler". Sostiene que la brillantez política y el carisma del líder nazi eran percepciones públicas más que rasgos naturales o inherentes. La agitación política y económica de los años veinte y principios de los treinta ayudó a alimentar una visión colectiva de que Alemania necesitaba un salvador nacional, un "hombre fuerte" político con una personalidad cautivadora y fuerza de voluntad.

La oratoria del líder nazi, que en otros momentos de la historia habría tenido dificultades para atraer audiencia, lo puso en el centro de atención del público. Los alemanes comunes y corrientes comenzaron a ver a Hitler como un hombre adaptado a su época. También proyectaron sus propias esperanzas, temores y ambiciones sobre Hitler. Así, el líder nazi se convirtió en muchas cosas para mucha gente.

La propaganda del NSDAP aprovechó esto, retratándolo de muchas maneras, algunas de ellas contradictorias. Hitler fue retratado como el guerrero teutónico que aplastaría a los enemigos de Alemania, entonces el amable y paternal protector de mujeres y niños. Podría comprometerse a defender los derechos y las condiciones de los trabajadores alemanes, al tiempo que promete a los magnates industriales ganancias, prosperidad y aumento de la producción. La imagen de Hitler como un salvador carismático y omnipotente fue concebida como una ficción, escribe Kershaw, y luego vendida a mentes que anhelaban la idea.

Hans Momsen

Dos de los predecesores funcionalistas de Kershaw fueron los historiadores alemanes Martin Broszat y Hans Mommsen, quienes comenzaron a escribir en la década de 1960.

Tanto Broszat como Mommsen sugieren que la disciplina y la unidad del régimen nazi eran fachadas deshonestas. Internamente, la Alemania nazi era una tormenta confusa de individuos y grupos en competencia: departamentos gubernamentales, las SS, el ejército y el liderazgo del NSDAP. Fue esta competencia y tensión las que dieron forma a la mayoría de las decisiones del gobierno nazi.

Con respecto a Hitler, Mommsen lo describió acuñando la frase “dictador débil”. Sostuvo que Hitler era una figura decorativa que aprobaba o respaldaba ideas que venían desde abajo, pero carecía del poder para imponer sus propias ideas tanto al partido como al Estado. Ambos historiadores también respaldaron el concepto de “radicalización acumulativa”: a medida que se intensificó la competencia entre los grupos nazis, sus políticas y acciones se volvieron más radicales a medida que buscaban superarse unos a otros. Esta radicalización finalmente condujo a la guerra y al genocidio racial.


© Alpha History 2018. El contenido de esta página no se puede volver a publicar o distribuir sin permiso. Para obtener más información, consulte nuestro Términos y Condiciones de Uso.
Esta página fue escrita por Jennifer Llewellyn, Jim Southey y Steve Thompson. Para hacer referencia a esta página, use la siguiente cita:
J. Llewellyn et al, “The historiography of Nazi Germany”, Alpha History, consultado [fecha de hoy], https://alphahistory.com/nazigermany/historiography-of-nazi-germany/.