El camino a la guerra

camino a la guerra
Hitler revisa las tropas alemanas en camino a Polonia en 1939

Los nazis emprendieron el camino hacia la guerra a mediados de la década de 1930, cuando Hitler y su gobierno adoptaron políticas internas y externas que contribuyeron al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Muchos implicaron violaciones flagrantes del Tratado de Versalles (1919), así como otros acuerdos internacionales. Sin embargo, aunque los gobiernos europeos estaban al tanto de estas infracciones, no tomaron ninguna medida enérgica contra Alemania. La mayoría de los líderes adoptaron una línea suave sobre el régimen de Hitler, ignorando o racionalizando sus acciones. Prefirieron hacer concesiones a Alemania en lugar de arriesgarse a otra guerra devastadora. Este enfoque se conoce como apaciguamiento. En retrospectiva, el apaciguamiento de la Alemania nazi fue un error de juicio. Animó a Hitler, que ya estaba empeñado en la guerra y la conquista, a intimidar y amenazar aún más a los vecinos de Alemania.

Las siguientes políticas, eventos y factores nazis contribuyeron al estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939:

Rearme. La política económica de Hitler hasta mediados de la década de 1930 se centró en el rearme y la expansión del ejército alemán. Este programa comenzó en secreto, pero fue ampliamente conocido en Europa en 1935, el año en que Hitler reintrodujo el servicio militar obligatorio y aprobó el primero de varios grandes desfiles militares. Al año siguiente, Hitler dio a conocer su Plan de Cuatro Años: aparentemente un programa económico para lograr la autosuficiencia alemana; en realidad, un programa para preparar a los militares de la nación para la guerra. A principios de 1939, las fuerzas armadas de Alemania contaban con más de 900,000 soldados, 8,000 aviones y 95 buques de guerra.

Renania. La región que rodea el río Rin era esencialmente una zona de amortiguación entre Alemania y sus vecinos occidentales: Francia, Bélgica, Luxemburgo y Holanda. El tratado de Versalles prohibió a Alemania estacionar fuerzas militares en esta área. En marzo de 1936, Hitler ordenó que las tropas alemanas regresaran a Renania, desafiando el tratado. La remilitarización de Renania no fue un incidente dramático (la mayoría de los soldados de la Wehrmacht entraron en la región en tractores y a caballo; se les había ordenado retirarse si los franceses tomaban represalias). La medida podría haber instigado una guerra con Francia, cuyas fuerzas eran entonces numéricamente superiores a las de Hitler. Pero el Führer había elegido su momento: Francia estaba en medio de una elección y distraída por cuestiones internas. Ni Londres ni Bruselas se opusieron a la remilitarización, aunque Winston Churchill, entonces un segundo en la Cámara de los Comunes, propuso una acción militar para eliminar a las tropas alemanas.

El memorándum de Hossbach. En noviembre de 1937, Hitler convocó a sus asesores de política exterior y comandantes militares a una reunión secreta en Berlín. Allí expuso sus preocupaciones sobre el crecimiento económico de Alemania, destacando la necesidad de la autarquía (autosuficiencia en alimentos y materias primas), pero también reconociendo que sería inalcanzable. En cambio, Hitler propuso una solución militar: la expansión a Europa del Este para que Alemania pudiera acceder a la tierra y las materias primas allí. Gran parte de la reunión se centró en cómo responderían las potencias europeas a esto. Los asesores de Hitler acordaron que la agresión contra naciones como Checoslovaquia probablemente provocaría la guerra con Gran Bretaña y Francia, pero instaron a Hitler a esperar, sugiriendo que Alemania no estaría preparada para una guerra importante hasta 1941 o 1942. Las discusiones en esta reunión se registraron en un memorando preparado por el coronel Friedrich Hossbach. Este documento fue una de las pruebas más convincentes de los planes de guerra de Hitler.

Anschluss. El termino anschluss es alemán para "conexión". En la década de 1930 se utilizó para describir la unión propuesta de Alemania y Austria. Hubo cierto apoyo para esto ya en 1918; sin embargo, un estado austro-alemán combinado se consideraba un peligro para sus vecinos, por lo que se prohibió explícitamente en el Tratado de Versalles. A mediados de la década de 1930, Austria tenía su propio grupo nazi, influenciado por su movimiento matriz en Alemania. En julio de 1934, los nazis austríacos lanzaron un fallido intento de golpe de Estado, asesinando al canciller austríaco. Continuaron atrayendo miembros y abogando por la unificación con Alemania, una propuesta rechazada por el gobierno centrista en Viena. Bajo una presión considerable, el canciller austríaco Schuschnigg convocó un referéndum de marzo de 1938 sobre la independencia de Austria. Alegando que las elecciones estaban amañadas, Hitler envió a Schuschnigg un ultimátum: ceder el poder al Partido Nazi de Austria o enfrentar la invasión del Wehrmacht. Schuschnigg buscó ayuda de Gran Bretaña y Francia, pero esto fue rechazado, por lo que renunció como canciller. Las fuerzas alemanas cruzaron la frontera al día siguiente y se trasladaron a Austria sin resistencia. Los nazis locales se instalaron en el poder en Viena; Anschluss fue confirmado (99.7 por ciento) por un plebiscito 1938 de abril, casi seguro manipulado.

Sudetes. Habiendo asegurado Anschluss con Austria, Hitler dirigió su atención a los Sudetes, una región occidental de Checoslovaquia habitada principalmente por hablantes de alemán. Checoslovaquia era en sí misma una nación relativamente nueva, extraída del antiguo Imperio Austro-Húngaro por el Tratado de San Germán (septiembre de 1919). Pero Hitler no respetaba este tratado ni la soberanía checoslovaca. Comenzó a afirmar que los alemanes étnicos en los Sudetes estaban siendo perseguidos por Praga. Un pequeño pero ruidoso grupo pronazi en los Sudetes, liderado por Konrad Henlein, se hizo eco de estos agravios, aunque la mayoría fueron exagerados o inventados. En abril de 1938, el partido de Henlein exigió la autonomía política de los Sudetes. Hasta mediados de 1938 organizaron ataques terroristas contra las tropas e instalaciones del gobierno checoslovaco. Hitler, en un discurso ominoso en Berlín, prometió proteger a los alemanes en Checoslovaquia occidental:

“Con respecto al problema de los Sudetes-alemanes, ¡mi paciencia ha llegado a su fin! Le he hecho una oferta al [líder checoslovaco] Benes ... la decisión ahora está en sus manos: ¡Paz o Guerra! Él aceptará esta oferta y les dará a los alemanes su libertad, ¡o iremos a buscar esta libertad para nosotros!

Acuerdo de Munich. Con Hitler amenazando a Checoslovaquia, el primer ministro británico Neville Chamberlain intervino y se reunió con el fuhrer tres veces en septiembre de 1938. En la primera de estas reuniones, el 15 de septiembre, Chamberlain aceptó las demandas de Hitler; Posteriormente, Gran Bretaña instó a Checoslovaquia a conceder los Sudetes a Alemania. Los dos líderes se volvieron a encontrar una semana después y la posición de Hitler se había endurecido: exigió que se concediera a las fuerzas alemanas acceso inmediato a la región de los Sudetes. El 29 de septiembre Hitler, Chamberlain, Benito Mussolini (Italia) y Edouard Daladier (Francia) se reunieron en Munich para resolver la crisis. Firmaron un acuerdo aprobando la anexión nazi de los Sudetes, siempre que Hitler no avanzara más hacia Checoslovaquia. Al líder checoslovaco Benes se le dijo que podía someterse a la ocupación de los Sudetes o resistir a los nazis solo; eligió el primero. Chamberlain regresó a Gran Bretaña donde, de manera famosa e incorrecta, dijo que el acuerdo de Munich había asegurado “la paz para nuestro tiempo”. Las tropas alemanas entraron en los Sudetes dos días después. En diciembre de 1938, las elecciones arrojaron un 97.3 por ciento de los votos para el Partido Nazi.

Checoslovaquia. Habiendo perdido su región occidental ante los nazis, a finales de 1938 Checoslovaquia fue aún más destrozada por conferencias internacionales. Un territorio checoslovaco significativo fue entregado a Alemania, Hungría y Polonia, reduciéndolo y debilitándolo aún más como nación. Hitler, por supuesto, no tenía intenciones de honrar el acuerdo de Munich. En marzo de 1939 convocó al nuevo líder checoslovaco, Emil Hacha, a Berlín y le dijo que una invasión nazi comenzaría ese mismo día. Amenazado con el bombardeo de Praga por parte de la Luftwaffe, Hacha ordenó la rendición de sus fuerzas armadas. Al final del día siguiente, el propio Hitler estaba en Praga proclamando la victoria. Checoslovaquia independiente dejó de existir; su mitad oriental, Eslovaquia, recibió autonomía como estado satélite pronazi. El acuerdo de Munich fue expuesto como una farsa; la política de apaciguamiento había fracasado por completo. Se había puesto de manifiesto la crueldad, la deshonestidad y el desprecio de Hitler por las negociaciones internacionales.

El pacto germano-soviético. A mediados de 1939, los nazis habían centrado su atención en Polonia. En público, la principal preocupación de Hitler era la ciudad de Danzig, una vez parte de Prusia Oriental pero ahora en el territorio polaco. Al igual que en los Sudetes, la mayoría de los ciudadanos de Danzig eran de habla alemana. Pero el verdadero interés de Hitler en Polonia era el lebensraum: "espacio vital" y recursos naturales para los alemanes. El único obstáculo para una invasión nazi de Polonia era cómo podría responder la Unión Soviética. Esta cuestión se resolvió en agosto de 1939 con la firma del Tratado de No Agresión entre Alemania y la Unión Soviética. Este acuerdo comprometió a Berlín y Moscú a mantener relaciones pacíficas por un período de cinco años; también preveía el intercambio de materias primas, maquinaria y armas. Hitler y Stalin habían sido rivales acérrimos anteriormente, más propensos a hacer la guerra que a firmar tratados de paz, por lo que el pacto sorprendió a los observadores de todo el mundo. Habrían estado más sorprendidos si supieran que en la misma mesa de negociaciones, los nazis y los soviéticos habían hecho planes secretos para dividirse y reclamar Polonia y Europa del Este.

La opinión de un historiador:
“El término 'apaciguamiento' fue originalmente un término de aprobación. Tenía connotaciones positivas de cambio pacífico en un mundo que no se recuperó, y tal vez nunca se recuperará, de los estragos de ... la Gran Guerra ... Fue en este contexto que la perspectiva de otra guerra no solo parecía aterradora sino, en cierto sentido, imposible de elegir. a cargo en Inglaterra y Francia en la década de 1930. Se habían raspado con la piel de los dientes la última vez; ¿Cuáles eran las perspectivas de volver a hacerlo? ¿Hubo alguna causa concebible por la que pudieran llamar a sus pueblos a luchar y morir una vez más?
Gerhard Weinberg

guerra de alemania nazi

1. La marcha a la guerra fue impulsada por la obsesión de Hitler con Lebensraum: obtener más territorio para el pueblo alemán.

2 Sus intenciones quedaron claras en una reunión con líderes militares a finales de 1937, como se registra en el memorándum de Hossbach.

3 En 1938, Hitler ordenó una serie de movimientos provocativos y expansionistas en Austria y Checoslovaquia.

4 Gran Bretaña y Francia adoptaron una política de apaciguamiento, permitiendo cierta expansión alemana con la esperanza de prevenir la guerra.

5 En el Acuerdo 1938 de Múnich, Hitler se comprometió a frenar una mayor expansión si se reconocían sus reclamos de soberanía alemana sobre los Sudetes.

Información de citas
Titulo: "El camino a la guerra"
Autores: Jennifer Llewellyn, Jim Southey, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/nazigermany/the-road-to-war/
Fecha de publicación: 2 de septiembre de 2015
Fecha accesada: 17 de Mayo de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.