La caída del nazismo

caída del nazismo
La última aparición de Hitler en público en 1945

Se necesitó la guerra más grande en la historia de la humanidad para provocar la caída del nazismo. La invasión de Polonia en septiembre de 1939 no tenía la intención de provocar una guerra importante. En la mente de Hitler, fue otro acto de expansión, muy parecido al Anschluss con Austria y la incursión nazi en Checoslovaquia. Hitler creía que los británicos no estaban dispuestos a iniciar otra guerra y que Londres buscaría un segundo acuerdo. Pero dentro de una quincena de la invasión polaca, Francia, Gran Bretaña y varios países del Imperio Británico habían declarado la guerra a Alemania. Como ni Alemania ni los Aliados estaban preparados para un conflicto importante, los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial produjeron pocos combates importantes fuera de Polonia. En cambio, las naciones combatientes se prepararon reclutando y movilizando tropas, aumentando la producción militar y organizando el frente interno.

Esta "guerra falsa", como se la conoció, terminó en abril y mayo de 1940, cuando los nazis lanzaron una serie de invasiones en Europa occidental. Más de un millón Wehrmacht y las tropas de las SS marcharon a Dinamarca, Noruega, Francia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos. Las fuerzas militares en estos países defendieron galantemente pero fueron invadidas por los nazis. guerra relámpago, o "guerra relámpago", una forma de guerra mecanizada que enfatizaba la velocidad y la penetración. A finales de 1940, las fuerzas alemanas controlaban la mayor parte de Europa occidental. Ocuparían estos países durante cuatro años, instalando gobiernos títeres, saqueando sus economías, obligando a la población a trabajar y arrestando y deportando judíos y otros objetivos raciales.

A mediados de 1941, Hitler inició la Operación Barbarroja y ordenó la invasión de la Rusia soviética, menos de dos años después de la firma del pacto de no agresión nazi-soviético. La decisión de Hitler de atacar a Rusia no fue sorprendente: fue tanto el hogar de su enemigo ideológico, Stalin, como el premio crítico en su búsqueda del lebensraum. El momento de Barbarroja, sin embargo, resultó desastroso. Un gran número de tropas alemanas seguían atadas en Europa occidental y en lugares tan lejanos como Grecia y el norte de África. La invasión soviética no solo comprometió a más de un millón de tropas en el Frente Oriental, como se le conoció, sino que también colocó tensiones adicionales sobre la economía alemana en tiempos de guerra. Los generales de Hitler le habían instado a que no ordenara la invasión soviética hasta 1943, o 1942 como muy pronto, pero fueron rechazados.

A pesar de estas tensiones en el este, la máquina de guerra nazi permaneció firmemente arraigada en Europa occidental. La resistencia local y los grupos partidistas llevaron a cabo operaciones encubiertas contra los nazis, pero no pudieron desplazarlos. La expulsión de los alemanes de Europa occidental solo se logró mediante una contraofensiva masiva británica, francesa, estadounidense y soviética, lanzada el 6 de junio de 1944 ('Día D'). Después de una de las acumulaciones militares más grandes de la historia, las tropas aliadas fueron transportadas a través del Canal de la Mancha, donde asaltaron las playas fuertemente fortificadas de la Francia ocupada por los nazis. A pesar de las grandes pérdidas, los aliados rompieron las defensas alemanas y comenzaron a llegar a Europa. En el este, dos años de Operación Barbarroja habían resultado un desastre absoluto, que le costó a Alemania más de un millón de hombres. A finales de 1944, las fuerzas alemanas estaban agotadas, divididas y en retirada por toda Europa. La derrota de la Alemania nazi no solo era inevitable, también era inminente.

Hitler compartió el destino condenado de su máquina de guerra. Su desastrosa decisión de invadir Rusia antes de lo previsto lo hizo profundamente impopular entre muchos de sus generales. En julio de 1944 un grupo de Wehrmacht los oficiales intentaron asesinar a Hitler colocando una bomba a sus pies durante una sesión informativa del ejército. Hitler resultó herido pero sobrevivió, sin embargo, se retiró de la vista del público y, a partir de entonces, rara vez se lo vio u oyó. A los albores de 1945, Hitler y su círculo íntimo estaban acobardados en un búnker fortificado debajo del edificio de la Cancillería en Berlín. A medida que el Ejército Rojo soviético avanzaba hacia la capital, el ahora delirante Hitler emitió planes de batalla inútiles a los ejércitos que eran incapaces de llevarlos a cabo. También entregó una orden de 'tierra arrasada', ordenando la destrucción total de Alemania para que no quedara nada a los invasores soviéticos. Afortunadamente, esta orden nunca se llevó a cabo.

El 30 de abril, cuando las tropas rusas entraron en las afueras de Berlín, Adolf Hitler se suicidó. El liderazgo de Alemania pasó a Joseph Goebbels, pero en 24 horas él también se quitó la vida. En otros lugares, otros líderes nazis estaban bajo la custodia de los aliados o corriendo como fugitivos. La rendición alemana se produjo el 7 de mayo, una semana después de la muerte de Hitler. El nazismo, el movimiento orgulloso y jactancioso de la década de 1930, estaba dando su último suspiro. Los nazis habían prometido al pueblo alemán dignidad, respeto y prosperidad, y durante un tiempo parecieron cumplir estas promesas. Pero su legado final fue una guerra que se había cobrado la vida de más de 48 millones de personas, un genocidio racial como ningún otro en la historia y una Alemania devastada, ocupada y desgarrada durante más de 40 años.

1. La invasión de Polonia por Hitler provocó declaraciones de guerra de Gran Bretaña, Francia y varias otras naciones.

2 En mayo 1940 los nazis comenzaron la invasión de Europa occidental, invadiendo y ocupando Francia, Bélgica y otros.

3 La conquista de Europa occidental fue seguida por una ambiciosa invasión de la Rusia soviética en junio 1941.

4 Una contraofensiva aliada, a partir de junio de 1944, empujó a los nazis fuera de Europa occidental y se retiró.

5 A principios de 1945, Alemania fue invadida, mientras que Hitler y su círculo íntimo se refugiaron en Berlín. Hitler se suicidó en abril 1945 y la rendición alemana siguió una semana después.

Información de citas
Titulo: "La caída del nazismo"
Autores: Jennifer Llewellyn, Jim Southey, Steve Thompson
Autor: Historia alfa
URL: https://alphahistory.com/nazigermany/downfall-of-nazism/
Fecha de publicación: 4 de septiembre de 2015
Fecha accesada: 08 de junio de 2021
Copyright: El contenido de esta página no puede volver a publicarse sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestro Términos de Uso.